Translate

miércoles, 23 de febrero de 2011

LA ley Sinde

Si no eran pocas las evidencias del pensamiento estalinista de este gobierno que nos ha tocado sufrir, ahora llega la ley Sinde. Una ley, que de haber salido con el texto original, hubiese sido un atentado contra la libertad sin precedentes, más propia de un régimen comunista que de una democracia. Su pretensión de cerrar cualquier sitio web de forma arbitraria, hubiese supuesto un verdadero golpe de estado contra internet. Al menos, ahora, después de pasar por trámite parlamentario, se ha conseguido que se necesite la intervención de un juez. Aunque sigue siendo una aberración, al menos es más complicado aplicar la censura que pretendía.


Resulta, cuando menos paradójico, que un gobierno que se hace llamar socialista, haga estas cosas. Aunque no es de extrañar. Ya vimos que ayudó a los bancos, si, a esos, los que les condonan las deudas de las campañas electorales. Ahora supongo que toca pagar a los de la ceja por su apoyo, a esos pobres desgraciados que pagan sus impuestos en Miami. Y también, como no, a la SGAE, no vaya ha ser que se nos mueran de hambre, los pobres. Que con el dinero que recaudaban de los soportes digitales, no tenían ni para pagar uno de los sillones de su despacho.

Si sumamos esto, la ley anti-tabaco, la educación para la ciudadanía, la ley memoria histórica y la nueva ideología de genero, el resultado final, es una sopa con un sabor a dictadura ideológica que da auténtico asco. Pero por si el menú no fuese suficientemente nauseabundo, ahora, de postre, controlar los medios de comunicación, la policía y el poder judicial. Sin duda, con este menú, la ulcera de estómago está asegurada, al menos para los que amamos la libertad y la democracia. No me refiero a la que nos veden como democracia, claro, sino a la de verdad.

Aunque si hay algo que realmente me está provocando una ulcera de estómago, es ver como la gente se queda en sus casitas, viendo programas como Sálvame, ese magnífico programa lleno de intelectuales de la más alta cualificación académica. Esos, que cada vez que abren la boca es para decir sandeces, y que la gente lo escucha con gran interés. Estoy seguro, que si la ministra Sinde, pretende ahora sacar una ley para regular los contenidos televisivos, no lo va ha hacer para retirar esta bazofia de la televisión, sino exclusivamente para cerrar los medios de comunicación disidentes, Veo7 O Intereconomía; verdaderos azotes políticos para estos salva patrias.

Aunque no comulgo con muchos de los contenidos de estas televisiones, en absoluto estoy de acuerdo con que se cierren, es más, sería el primero que saldría a la calle para pedir libertad, pues a mi entender, la estarían vulnerando, y de que manera. Estoy completamente seguro, que Sálvame, y programas de similar calaña, seguirían en antena con el mismo objeto que están ahora, para mantener distraído al populacho, mientras ellos hacen y deshacen a su antojo. Mientras poco a poco, van haciendo eso que ese deficiente intelectual pretendía desde que empezó a gobernar, crear una sociedad de borregos, algo que creo que ya ha conseguido, por cierto