Translate

domingo, 22 de mayo de 2011

El 15M y los medios de comunicación de masas

Los medios de comunicación han actuado como se esperaba ante el movimiento 15M. Las críticas feroces al movimiento democrático y la petición al gobierno del desalojo de la plaza es lo que más e ha escuchado y cuestionado. A excepción de algunos comentaristas, la sexta y el canal 33, la mayoría se ha cebado con ellos, criticando el movimiento en todo lo que han podido, desprestigiándolo y menospreciándolo. Como era de proveer todos han quedado retratados como servidores del poder establecido.
Es de destacar el seguimiento especial que ha realizado Intereconomía, con conexiones en directo casi durante todo el día, lamentablemente con un claro afán de manipular y condicionar la opinión pública en contra del movimiento. Los contertulios del “Gato al agua”, y especialmente su presentador Antonio Jimenez, a despotricado de forma masiva contra este movimiento, calificándolo de todo menos lo que es. Resulta paradójico que una cadena que en reiteradas ocasiones ha pedido que la gente saliese a la calle a protestar, ahora, que la gente se manifiesta y se une contra la injusticia, ellos actúen de forma tan mezquina contra el movimiento. No obstante, hay que destacar el trabajo de la periodista a María José Carmona, cuya actuación dentro de la plaza se puede calificar de buena periodista, incluso denotaba una inconfesable simpatía por este movimiento. También es de agradecer que el grupo hubiese invitado a varios representantes movimiento en el programa Más se perdió en Cuba, donde tuvieron la oportunidad de manifestarse y expresar su parecer, aunque luego se encargaran los tertulianos de intentar tirar por tierra lo dicho por ellos. Todo ello, y a pesar del claro intento de manipulación, ha contribuido de forma muy eficaz a difundir el movimiento y sus pretensiones, algo que este grupo de comunicación ha hecho sin querer.

Respecto a los otros medios de comunicación, nada que no se esperase. Especialmente criticada fue Telecinco y antena 3, esas cadenas de telebasura y bodrios que pretenden con su bazofia entretener y adormilar al pueblo. Es la consecuencia de una forma de hacer televisión que solo piensan en las audiencias y no en prestar el servicio público para lo que debería servir una televisión.
En cuanto a la radio, penoso. El seguimiento de las grandes cadenas de radio ha sido testimonial. Ya hace mucho tiempo que la radio dejó de ser un servicio público carente de pluralidad, para convertirse en voceros de las grandes distribuidoras de musica o en grandes cadenas monocolor pertenecientes a grupos mediáticos. En este sentido se hecha mucho de menos radios independientes que den cabida a ideas diferentes. La banda de FM se ha convertido, por así decirlo, en una linea plana aburrida y sin aliciente. Las leyes de la radio difusión y el control de los diferentes gobiernos autonómicos del espacio radioeléctrico, ha sido el puñal que ha matado la FM. Incluso Radio3, en otro tiempo vanguardia de la música y de la pluralidad, ha sido absorbida por el sistema. Es necesario recordar, que la ordenación de RTVE hizo que los mejores profesionales de esta radio, independientes y muy críticos, acabaran en la calle o prejubilados.
Con este panorama, queda pues claro que todos los medios de comunicación en este país, y en el mundo, obedecerán como borregos a la mano que les da de comer. No podemos fiarnos de lo que digan sin analizar a que ideología pertenecen. Si realmente desean estar informados acudan a Internet, pues actualmente no hay otro medio más fiable. No obstante deben de ser críticos y reflexivos para separar el grano de la paja.