Translate

sábado, 28 de mayo de 2011

El congreso del PESOE al margen de la sociedad que cambia.

Los medios de comunicación de masas se han volcado en el congreso del partido $ocialesta. Nos muestran a sus líderes y sus los elocuentes discursos llenos de grandes palabras pero alejados absolutamente de la realidad, de la más mínima autocrítica o de los problemas reales. Se centran en salvar los muebles y recuperar el poder perdido, en la ideología y en otras memeces que a la gente de a pie no le van ni le vienen. Presentan el congreso a los medios de comunicación como se de una obra de teatro se tratase, una obra perfectamente ensayada y controlada. Intentan con ello darnos una imagen de unidad, mientras, detrás de las cámaras, en los pasillos y en los despachos se dan puñaladas entre ellos por conseguir estar en primera fila.

En este congreso, que no es otra cosa que la culminación de una semana de peleas internas por el poder, a sido aclamado como nuevo candidato,  Alfredo Pérez Rubalcaba...Un momento ¿Nuevo?
¿No es este tío el que estaba con Felipe González cuando lo del GAL, lo del chivatazo a la ETA o el que puso en marcha el sistema SINTEL? ¿No es este el que ha manejado siempre las cloacas del estado con los gobiernos del partido socialista?
Si a este personaje le llaman nuevo candidato es que la cosa dentro del partido ya debe estar ya en encefalograma plano. Además, crudo lo tiene, porque tomará las riendas del partido a la vez que seguirá en la presidencia del gobierno ese fantástico estadista llamado Zapatero. Que miedo me da.

Un claro ejemplo de lo que estos políticos piensan de verdad y que demuestra lo que es importante para ellos, podríamos tenerlo en las declaraciones de Carma Chacón, cuando anunció que retiraba su candidatura para ser la líder del partido y candidata a presidenta. Según sus propias declaraciones, no se retira porque sus ideas o proyecto fuese malos para el país, se retira porque su candidatura podría dividir al partido, hacer daño al estatus quo; y claro, eso es fatal para los parados o los grabes problemas que tiene este país.
Por cierto, os dejo esta foto, que a parte de ser un poema, nos da una idea de la buena gana con que la ministra a retirado su candidatura. Otra cosa,  si en vez de poner estos morritos hubiese dejado su cargo y saliese del partido, quizás ahora no la vería como una niña a la que han quitado su caramelito, sino como a una mujer coherente y fiel a sus principios, pero claro, como eso implica dinero, pues ya se sabe.


Mientras todo esto sucede, en la calle, en las plazas de medio mundo y por toda internet, un movimiento renovador se hace cada vez más grande. De la misma forma que los políticos, como el que acabo de nombrar, se desvinculan del pueblo, el pueblo lo hace de ellos. Aunque ahora los medios de comunicación hayan desviado su mirada a este congreso, en la calle, la gente comienza a despertar de un largo letargo. La brutal represión llevada a cabo el viernes 27, lejos de amedrentar al movimiento, lo ha hecho mucho más fuerte, no solo aquí sino en todo el mundo. Las duras imágenes de la policía golpeando a personas que protestaban pacíficamente se ha extendido por la red como pólvora ardiendo. Todo esto queda al margen de los políticos, que hacen oídos sordos al clamor popular y siguen a la suya;  los $ocialistas en su congreso, los del PP como buitres esperando que se caigan y otros, intentando adueñarse de este movimiento para beneficio propio. Ninguno de ellos sabe interpretar que es lo que está pasando o lo prefieren ignorar. De hecho, tampoco la gente que está en este movimiento tiene una idea clara de la trascendencia que pueden tener o de lo que está cambiando en la sociedad.

Los medios de comunicación, ahora centrados en el congreso, pretenden que el movimiento social que se está produciendo  quede como el sueño de una noches de verano. Las informaciones que dan sobre este movimiento social, van desde la descalificación hasta la manipulación de los objetivos y sus orígenes. No tiene una idea global de lo que significa ni lo que se pretende. Ni siquiera los analistas políticos entienden  su naturaleza.
A parte del hartazgo de la clase política, existe entre la gente un deseo de que se produzca un cambio la conciencia . La utopía de un mundo más humano, justo y más acorde con su naturaleza, alejado del egoísmo y la avaricia que el poder nos ha impuesto como modelo utilizando el dinero como herramienta.

En este movimiento hay representados varios pensamientos. Por un lado el de los indignados, que son aquellos que se ha percatado de que esto no es una democracia, sino un estado gobernados por una casta de parásitos que su única pretensión es perpetuarse en el poder. Están desencantados de que la justicia no sea un poder separado del gobierno de turno o que sus votos acaben en manos de gente que no han votado.
Por otro lado están los anarquistas y antisistema, ya transformados en personas más racionales y que han descartado el uso de la violencia como medio de alcanzar sus objetivos, ya han dejado atrás su pasado violento y la fuerza que tiene el pacifismo activo. Sus intenciones son buenas, aunque equivocan los objetivos. También están los que piden una democracia real, un cambio que mejore el sistema actual, pero sin cambiarlo sustancialmente, en esto coinciden con los primeros. Por último están los despiertos, personas que se han dado cuenta de que el sistema establecido no es justo, ni sostenible, ni humano. Este último grupo, en mi modesta opinión mayoritario en internet, es el que desearía que todos los restantes grupos se dieran cuenta de esta realidad y se alejaran de ideologías trasnochadas. Porque la ideología no resuelve los problemas del mundo. Nosotros, los que pensamos así, creemos que el cambio debe ser de conciencia y a nivel mundial. Si bien es cierto que es un objetivo muy alto y lejano, algunos pensarán que irrealizable, es la única vía para  todos los problemas. Un cambio  realizado sin prisas, pero teniendo siempre a la vista el objetivo que se pretende.

En primer lugar, dado que la ideología no resuelve problemas y lo único que hace es crear división y enfrentamiento, los políticos y los partidos deberían desaparecer, se tienen que sustituir por gestores controlados democráticamente por la población. Cuando digo democracia me refiero a democracia real, algo que hoy en día la tecnología hace posible, no solo cada cuatro años, si no en cada decisión. Un parlamento debería servir para exponer las propuestas de los gestores, los sabios o de los ciudadanos, para ser debatidas, consensuadas y votadas por la mayorías de la población. Parlamentos locales para las cuestiones locales y parlamentos mundiales para las cosas que trasciendan a toda la población mundial, pero siempre sus propuestas refrendadas por el pueblo. Su gestión debe ser absolutamente transparente al ciudadano. Se acabaron los secretos de estado, la diplomacia oscura y los servicios de inteligencia creados al margen del conocimiento popular.
En segundo lugar hay que reformar todo el sistema económico. Esta es la tarea más difícil y la vez imprescindible. Se debe crear una economía de recursos y no del dinero como hasta ahora. Esto no solamente es más justo, pues reparte equitativamente estos recursos, sino que acabaría con la terribles desigualdades entre países y personas. Este sistema nos daría a todos las mismas oportunidades de realizarnos como personas y trabajar solo lo necesario para tener más tiempo libre para realizar cosas que nos llenen más, como sería decidir sobre las propuestas de los parlamentos que acabo de mencionar. Evaluar de lo que disponemos en cuestiones de recursos y fuerza de trabajo, es fundamental para esta tarea. Necesitamos expertos, sabios y personas que sean capaces de llevar a término esto, y hay muchas personas que pueden desempeñar este papel. Por otro lado, la propiedad privada debe limitarse a las necesidades personales. Debemos de ser conscientes que la propiedad privada supone un gasto de recursos y de energía imposible de satisfacer. No estoy hablando de comunismo, estoy hablando de compartir los recursos. La propiedad privada y el copyright enlentecen el desarrollo de las tecnologías y limitan el acceso al conocimiento y a la cultura, haciendo este sistema más insostenible de lo que es. Por último, y lo más importante de todo, necesitamos concienciarnos del problema real. Necesitamos un sistema de educación aséptico en cuestiones ideológicas, que enseñe a pensar por uno mismo, pues en ello reside la libertad individual de cada uno. Debemos alejarnos del individualismo para comprender nuestra naturaleza colectiva. Tenemos que tomar consciencia de nuestra condición de seres humanos no desvinculados del todo que nos envuelve, incluyendo a todos nuestros semejantes y el planeta donde vivimos. Sabemos que de una manera sutil, todos estamos conectados entre si, pertenecemos a algo más grande que nosotros mismo, algo que no somos capaces de percibir ahora, pero que con el tiempo aprenderemos a ver si empezamos desde ya a cambiar de mentalidad. En una sociedad como la que descrito, cada acto que se efectúe en beneficio de los demás, nos será devuelto multiplicado por el número de personas que hagan las cosas con la misma motivación. Todos contaremos, todos seremos importantes y decidiremos nuestro futuro juntos. Es el egoísmo bien entendido. Si seguimos como hasta ahora, cada día veremos como perdemos mas libertades, nos convertiremos cada día en mas esclavos, mas controlados, más inseguridad. Y lo peor de todo, puede que algún iluminado decida que sobra mucha gente en el mundo y haga una masacre para poder hacer sostenible el sistema actual. Recordad que el poder establecido no es nada sin nosotros. Podrán con cuatrocientos, pero no con millones. Si todos hacemos lo que hicieron los valientes que estaban el la plaza Catalunya, todo es posible, lo que he dicho y más. Tenemos la tecnología, la energía y los recursos para hacerlo, solo hace falta perder el miedo al cambio.