Translate

sábado, 21 de mayo de 2011

Otro mundo es posible ahora

Podemos decir sin temor a mentir, que el día 20 mayo de 2011 ha sido un día histórico, no solo para Madrid, ni para España, sino para todo el mundo. Vean el mapa de acampadas en todo el mundo.
La tecnología ha cambiado muchas cosas, ha permitido a los poderosos hacerse con el control, manipular a su antojo a la humanidad y los medios de comunicación, pero una de las herramientas que estaba destinada a ser una pieza más del sistema consumista les ha salido defectuosa. Internet se ha convertido, sin que ellos lo quisieran, en libertad, el único medio por donde los oprimidos pueden tener voz y ser escuchados, pero sobre todo, nos ha permitido intercambiar ideas y ponernos de acuerdo en un objetivo común.
Gracias a esto, millones de personas en todo el mundo han comenzado una revolución pacífica sin precedentes, una nueva forma de protestar que hasta ahora no había sido posible. Aunque el fuego se ha iniciado en Madrid, gracias a este medio, el movimiento 15M se ha propagado, casi instantáneamente, por todo el mundo. La actividad en foros de debate y redes sociales ha sido frenética. Esto nos ha proporcionado la oportunidad de conocer cual es nuestro poder si nos unimos, algo que ha generado una sensación de euforia colectiva, es la sensación que produce saber que cada uno de nosotros cuenta, que no somos unidades de consumo, como nos quieren hacer creer los poderosos. Es una sensación hermosa, grande y que nos carga a todos de esperanza. Estoy seguro que si nos unimos, esa sensación puede ser permanente.
Pero para que esto sea así no hay que dormirse en los laureles. Ahora, más que nunca, no debemos parar.
Ya hace mucho tiempo que sabemos que los poderosos no nos representan y no tienen derechos de pernada sobre nosotros. No somos sus ovejas, y el mundo no es su granja. Debemos aprovechar esta fuerza renovada para hacer de este mundo un lugar agradable con cabida para todos en una vida digna, plena y el libertad. Si este sistema no funciona, se cambia; hay alternativas a la sociedad de consumo, y debemos, por nosotros y por el bien del planeta aplicarlas. Debemos borrar todas las fronteras dibujadas en los mapas para expandir las de la humanidad, y por supuesto, las fronteras de nuestras conciencias. Ellos, los que pretenden que no lo hagamos, los que se aferran al poder, a la vida de lujo, a los coches oficiales y a la corrupción, deben de asumir el cambio, deben saber que ya no estamos dispuestos a seguirles el juego, que no nos representan. Basta de ser borregos, de ser marionetas atadas a su mano. A llegado el momento, nuestro momento. Tomemos plazas e instituciones de forma pacífica, escribamos el comienzo de una nueva era para la humanidad, está en nuestra mano, y lo hemos podido comprobar.

Tal y como dije en mi anterior artículo, muchos han intentado fagotizar este movimiento, mientras otros se hacían las víctimas; pero a parte de esto han sucedido otras cosas interesantes. Hemos visto como todos los medios de comunicación se han retratado, incluso aquellos por los que abogaban por que la gente saliese a la calle a protestar. Si, ellos querían que protestamos, pero a su manera y en defensa de ciertos valores. Al no ser así, se han tirado como lobos sobre nosotros, pidiendo que la policía actuase o cosas perores, manipulando, llamándonos borrachos de botellón y cosas peores. No os dejéis amedrentar, ya no son creíbles, su contradicción los delata y muestra su auténtica cara intolerante. Y que decir de algunos políticos como Zp, ese hombre, ahora revolucionario, vendido por un puñado de votos sectarios, un derrotado carente de rumbo. Ahora, después de seis años en el poder sin hacer absolutamente nada, más que enfrentar a la gente, se decide a ser un revolucionario, a cambiar el sistema. Después de haber sucumbido a las presiones del FMI, de hacer los recortes sociales más grandes en toda la historia de este país, viene a darnos su apoyo. Es como todos, vive al margen del pueblo, protegido en su burbuja de cristal político y un buen sueldo. No nos representa. Como los de izquierda unida, como los del PP, todos ellos alejados de nuestro pensamiento, de la realidad y con un único objetivo, el poder, el de tomar los hilos de las marionetas. Cortemos esos hilos, cambiemos el mundo, ahora es posible. El futuro es nuestro. Y como era un clamor en la plaza del Sol “Si vosotros no nos dejáis soñar, nosotros no os dejaremos dormir”  

Plaza del Sol en directo

Un pequeño análisis crítico del movimiento 15M