Translate

miércoles, 12 de octubre de 2011

15 de octubre de 2011, global change


El movimiento 15M ha representado una brisa de aire fresco para muchos, hartos e indignados de que esta clase política que nos tomado a todos por tontos. También ha sido una pequeña muestra de lo que se puede conseguir uniendo voluntades. Aunque insuficiente y dispersa en sus reivindicaciones y objetivos este movimiento ha dado pasos de gigante hacia algo nuevo. Pero
la incoherencia de objetivos y la falta de alternativas plausibles al actual sistema, es una desventaja muy grande respecto a sus enemigos naturales; que si tienen muy claro lo que quieren. Esto ha hecho que el movimiento haya sido permeable a la manipulación, el descrédito y la fagotización por parte de los medios de comunicación y partidos políticos, especialmente la izquierda, que han visto en este movimiento la posibilidad para sacar rédito electoral o reafirmar sus ideologías ante sus  electores.

El próximo día 15 de octubre se ha convocado por parte de este movimiento y otras asociaciones cívicas una protesta pacífica global. Estén o no estén claros los objetivos que se persiguen, todos deberíamos acudir a este llamamiento y mostrar nuestro descontento ante los gobiernos de todo el mundo. Debemos acudir a cada uno de los lugares donde se convoquen, porque sobran sobran motivos para hacerlo. Sería bueno, que por una vez, demostrásemos al poder a quien se enfrentan, mostrarles con nuestra presencia de lo que somos capaces, de que no somos simples votantes o números en sus estadísticas. Hay que hacerlo, ya no tan solo para que el poder nos tome en serio, que creo que como siempre no lo hará, sino para que nosotros mismos nos demos cuenta de nuestro poder. Si la participación es masiva, nos daría a todos los que pensamos que este mundo podría ser mejor, la convicción de que el cambio es posible y trabajaríamos con más entusiasmo para ello. Sería también la manera de demostrarnos a nosotros mismos que el sistema existe porqué lo permitimos, y que de la misma manera que lo hemos permitido y colaborado con el, podemos cambiarlo. Sin nosotros y nuestro sometimiento a los designemos de los políticos corruptos y criminales que nos gobiernan, el mundo sería otro hace mucho tiempo, y no es por culpa de nadie más que de cada uno de nosotros, los que se quedan en sus casas y dejan que papa estado se ocupe de sus problemas a cambio de ser esclavos.
Pero más que acudir a este acto, que es muy bueno que lo hagamos, pienso que debemos darnos cuenta que cada acto que realizamos sin pensar en sus consecuencias, puede poner un eslabón más o romper esta cadena que nos ata al sistema. Desde el acto más cotidiano, como comprar algo que no necesitamos, hasta la convicción se saber y ser consciente de que todo ser humano que vive en este planeta es parte integrante de nuestra existencia, puede cambiar el mundo y hacerlo más humano. Ser amables y respetuosos entre nosotros, saber que en realidad tondos estamos hermanados en un solo planeta, es algo mucho más productivo que un acto multitudinario de protesta.
El 15 de octubre , debería ser el día de la resistencia y de desobediencia al sistema, debería ser el día en que nadie utilizase el maldito dinero, esa herramienta del poder que nos encadena y esclaviza. Ese día la gente debería solo utilizar el intercambio, la ayuda desinteresada, y el deseo de hacer cosas por hacerlas para superarnos a nosotros mismos, que es en realidad lo que nos hace felices, mucho más que el recibir las migajas de los poderosos. Deberíamos ir para constatar nuestro deseo de cambio, de avanzar en una alternativa mejor, pero siendo conscientes que ser libres es nuestra decisión.