Translate

jueves, 3 de noviembre de 2011

Grecia no es Islandia


El órdago lanzado con la propuesta de referéndum de Papandreu puso a todos los mercados patas arriba, descalabros de las bolsas y miedo generalizado entre lo que conocemos como los mercados, y es normal, ya que son estas entidades, llamadas mercados, las que han prestado ingentes cantidades de dinero a Grecia. De hecho, si tal referéndum se celebrase, lo más probable es que el pueblo griego decidiese no aceptar las condiciones impuestas por la EU para la concesión de una nueva “ayuda”. Es por todo ello, que desde que Papandreu lanzó su propuesta, todos los países de la Unión, tan democráticos ellos, se han lanzado como leones contra el cuello del presidente griego. Pero no solamente ellos, todos los medios de comunicación han desplegado una crítica feroz y despiadada, calificando a Papandreu de irresponsable y mentirosos.

Para comprender como se ha llegado a esta situación no tenemos que irnos muy lejos. Grecia, como muchos países pequeños entraron en la EU pensando que iba ha ser bueno para su gente. La unión monetaria suponía para ellos grandes entradas de dinero y un estado de euforia derrochadora. Cuando llegaron las vacas flacas, Grecia, que había ya dilapidado todas las ayudas en funcionarios e inversiones poco rentables, tubo que pedir dinero para cubrir sus necesidades y mantener un nivel de vida demasiado alto, eran los tiempos en los que se acababa el dinero barato. Pero estas ayudas no les iban a salir gratis. El principal benefactor del gobierno griego en aquellos momentos fue Alemania, que a cambio de su desinteresada ayuda, obligó al gobierno griego a gastar una buena parte de estas ayudas en armamento alemán. Por eso no es de extrañar, que ya bien entrada la crisis, Grecia casi duplicara su presupuesto armamentístico. Ahora la crisis arrecia, los tipos de interés son pura usura, y Grecia está hundida en la miseria, ni aunque vendieran el país tendrían suficiente dinero para pagar su deuda y los intereses derivados de ella.

Papandreu ha sido uno de los responsables de todo esto, pero quizás, en un arrebato de lucidez, pensó que Grecia podía ser como Islandia; pobre Papandreu. Islandia es un país pequeño comparado con Grecia, una pulga insignificante para los grandes tiburones financieros, pero Grecia no. la presión recibida por los mercados y la feroz saña con la “democrática EU se ha lanzado contra el presidente griego, lo han hecho recular como los cangrejos. Los medios de comunicación de masas, todos ellos controlados por los “mercados, se han cebado de la misma forma, poniendo a Grecia y al pueblo griego de vuelta y media. Para nada han mencionado las causas de esta crisis, como empezó, y por su puesto, lo que significa que el pueblo griego acepte las condiciones impuestas para recibir otra inyección de dinero. Si yo fuera griego, y me dieran la oportunidad de elegir entre que me ayuden con unas migajas a cambio de convertirme en un esclavo o renunciar a la ayuda, no pagar la deuda y volver a ser griego, desde luego elegiría lo segundo.

Las condiciones impuestas por la UE para la concesión de este nuevo crédito, no son otra cosa que la conversión del pueblo griego en esclavos; bajas de sueldos generalizadas, despidos, recortes sociales tan profundos que relegan a Grecia al tercer mundo. Esto es lo que le están pidiendo los mercados a Grecia, o mejor dicho, al pueblo griego.

Parece mentira, que una palabra como referéndum ponga tan nerviosos a dirigentes tan democráticos ¿Como pueden tener miedo a la democrácia? Ellos, que defienden los valores democráticos en todo el mundo. Es muy sencillo de contestar, no son los defensores de los ciudadanos, son los defensores de los mercados, de los bancos, de las agencias de calificación, de los tiburones financieros, solo son marionetas movidas por estos poderes fácticos, que son realmente los que gobiernan y los que los mantienen en el poder, por eso jamás pueden permitir que el pueblo griego decida.

Volvemos a lo de siempre, la crisis griega no es un crisis de escasez, Grecia pude ser autosuficiente, tiene gente y recursos para alimentar y proporcionar bienestar a todo su pueblo. Lo que a Grecia le falta es dinero para pagar una deuda creada a propósito para esclavizar al pueblo, lo mismo que le va ha pasar a muchos países que están entrando en esta misma situación. Si la palabra democracia tuviera algo de sentido, el pueblo podría elegir como se hizo en Islandia, pero Grecia esta bien cogida por lo que no suena, y sus políticos no van a poder escapar de la pinza, hay mucho en juego, sobre todo el precedente que podría suponer una decisión así, sería el fin del sistema monetario y de los poderes que mueven los hilos, los que más tiene que perder.      

Os dejo este vídeo de J.L, que aunque algo pachucho, sigue con la lucidez que lo caracteriza.


Este está más actualizado