Translate

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Primero Irak, ahora Irán


Se puede decir una y mil veces, se puede evidenciar hasta la saciedad, pero por muy alto que se diga y por muy claro que se vea, nada cambia. Somos miembros obligados o no de una sociedad decadente cuyo fin aparece oscuro y sombrío. Por cada rayo de esperanza cientos de miles de evidencias nos muestran la cruda realidad. A pesar de ser conscientes de que nuestro modo de vida es completamente insostenible, seguimos la senda de la autodestrucción. Nuestra realidad se presenta aterradora y lo obviamos sin pensar en las consecuencias futuras.

El poder, al que hemos dejado libertad para marcar nuestro destino, en vez de tomar las riendas nosotros, ya se siente autorizado para llevar a cabo sus planes. Nuevamente, la oligarquía que gobierna esta asquerosa sociedad crea  miedo  para llevar a cabo sus planes. Como ya les funcionó una vez, ahora nos vuelven a meter el miedo en el cuerpo,  hablan de que Irán posee labomba atómica, la escusa perfecta para iniciar una guerra, como lo fueron las armas de destrucción masiva de Irak o el derribointencionado de las torres gemelas. Ya han sido varias las que nos han colado y que han servido de pretexto para invadir países y expoliar sus recursos, y ahora lo vuelven a hacer sin ningún tipo de pudor. Lo hacen ante la impasibilidad de una sociedad  autocomplaciente e hipócrita, que ve las cosas desde la lejanía de su salón, delante de su pantalla de plasma, viendo el partido o lo que le metan por sus ojos para que estén contentos. Siguen ahí sentados, viendo debates políticos estériles, donde los payasos hacen sus gracias. Ven las noticias salidas de las cocinas de los grandes medios de comunicación, aquellos que se venden al mejor postor, y a pesar que saben que detrás de todo este humo hay razones más que suficientes para darse cuenta de que algo huele a podrido, ni siquiera levantan una ceja ¿Para qué? Tengo mi móvil de última generación, mi casa que me resguarda del frío y me aísla del mundo exterior, tengo mi patética vida en la que, con un poco de suerte, puedo ganar el dinero necesario para costearme algún capricho. Pues seguid ahí, sentados he impasibles mientras ellos hacen y deshacen, montan sus guerras, os esclavizan como a ganado ¿A esto es a lo que aspiráis?¿Esto es lo que queréis para vuestros hijos?



El gran discurso antisistema from Pseudociencia Monetaria on Vimeo

Quizás, algunos o muchos, os habréis dado cuenta que últimamente el proceso de esclavización se está acelerando, que todo apunta a que algo o alguien está gobernando vuestras vidas en contra de vuestra voluntad. Si es así quizás peséis que estáis solos, que no soy nada frente al poder, pero os equivocáis, somos muchos, somos una legión. Y aunque fuésemos pocos, pensad en esto. Un solo hombre, de apariencia débil, tan poca cosa que nadie se fijaría en él, derroto, sin violencia y con la única fuerza de sus palabras y su resistencia al gobierno más poderoso de su época. Se llamaba Mahatma Gandhi. Él, simplemente se resistió a ser convencido, se resistió a vivir de rodillas, se resistió a obedecer. Solamente con su actitud y su ejemplo derrotó a su enemigo, y era un solo hombre. Él mismo lo dijo: Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos. Puede que esta percepción de que hay un poder oculto de tras de todo lo que está pasando, sea eso, una percepción, lo que es completamente cierto, al margen de cualquier conspiración, es que esta sociedad está podrida hasta el tuétano. Los hechos hablan por si solos. Gobernantes ineptos, desigualdades sociales que insultan el sentido común, injusticias criminales, impasibilidad ante el horror, todo ello permitido y tolerado por todos, aceptado por la mayoría, que por ser mayoría no tiene la razón. Este es el legado que dejamos para las generaciones venideras, si es que llegan a existir, pues la verdad es que se lo estamos poniendo muy difícil. Ha llegado el momento de convertirse en lo que realmente queremos ser, de darnos cuenta que ya no nos vale la autocomplacencia, no tenemos escusa ninguna para no hacerlo. Si no nos movemos ahora y presentamos batalla, mañana puede ser tarde. No piensen que no hay alternativa a esta sociedad que permitimos que exista como tal. El mundo pude ser de otra manera y podemos conseguir cambiarlo a mejor, solo es cuestión de una voluntad inquebrantable.

 Por si quieren abrir sus mentes.
<http://nomoriridiota.blogspot.com/2011/11/la-conspiranoia-no-existe-el-nwo-somos.html