Translate

domingo, 25 de diciembre de 2011

Acciones Preferentes


Se habla mucho en estos tiempos de crisis, de falta de liquidez y de el mal estado de los balances bancarios, incluso son muchos los que anuncian una catástrofe financiera similar o peor a lo que ocurrió en el crack de 1029. la verdad es que no hay pocas razones para pensar que se están dando las condiciones propicias.

Debido a la falta de liquidez de los bancos y cajas en España, están ofertando un producto llamado Acciones Preferentes para financiarse. Este es un síntoma claro de la falta de liquidez. En principio lo pintan como un producto muy atractivo, pero las acciones preferentes tienen unos riesgos de los que no informan. Primero de todo es que la disponibilidad de recuperar el dinero invertido no es al momento como prometen, tiene que haber compradores para que se pueda recuperar la inversión. Esto significa que si no hay compradores no vas a recuperar tu dinero hasta que los haya. Por otra parte, Las acciones preferentes pagan un dividendo fijo, pero que no es obligatorio para la empresa emisora. Si en algún momento la empresa no tiene el efectivo para pagar los dividendos puede omitir dicho pago. En resumidas cuentas:

Riesgo de mercado: Al no tener vencimiento, es un título con mucha duración y, por tanto, expuesto a fuertes variaciones ante la fluctuación de los tipos de interés.
  • Riesgo de contraparte en los intereses: Las acciones ofrecen un tipo de interés que puede ser fijo o variable, pero éste normalmente está condicionado a que la sociedad obtenga beneficios, con lo que si no los obtiene, se suspende el pago de intereses.
  • Riesgo de contraparte en el principal: Si se deteriora la solvencia del emisor, las participaciones sufrirán una pérdida de valor que es muy superior a un bono normal, ya que las acciones preferentes no tienen vencimiento.
Este tipo de instrumentos financieros no difieren mucho de los utilizados por algunas comunidades autónomas. Son instrumentos que forman parte de la fabricación artificial de dinero a través del endeudamiento. Porque no olvidemos que el dinero es deuda, y que sin deuda no se puede fabricar dinero. Esto es lo que se esconde detrás de toda esta palabrería financiera.


Recientemente, los bonos emitidos por algunas comunidades autónomas como Catalunya o Valencia han vencido, eso quiere decir que han tenido que pagar los intereses acumulados de dichas emisiones, lo que ha representado una nueva falta de liquidez; y que ha traído como consecuencia los recortes salvajes que han tenido que hacer para hacer frente a este pago. Funcionarios despedidos, reducción de los servicios sanitarios, aumento de impuestos, todo en detrimento de los servicios que estos gobiernos autonómicos dan a los ciudadanos. Es más de lo mismo, más deuda, más interés, más deuda, una espiral que cierra al infinito.

Lo pero de todo esto, es que resulta muy injusto que encima que aumentan los impuestos, es decir, que se reduce el poder adquisitivo y se obliga a trabajar más, se reduzcan los servicios que el estado da a quien paga. Si este estado fuese una tienda de productos en la cual se puede decidir de ir o no, desde luego estaría vacía hace mucho tiempo, pero desgraciadamente, no es una tienda, y si lo fuera estaríamos obligados a entrar para comprar unos servicios caros y malos.

Ahora ha llagado otro gobierno a España, un gobierno que nos presenta sus primeras medidas en base a unos recortes, presumiblemente encaminados a reducir el déficit. Lo que se esconde detrás de este término es el pago de la deuda a los usureros especuladores que manejan las grandes fortunas, y que son, en definitiva, quienes han provocado de forma intencionada todo este desastre. No quisiera repetirme, pero no quiero dejar de decir, que este sistema financiero solo está pensado para que unos pocos, controlen a través del dinero, al resto de la humanidad. Porque gracias al dinero controlan los ricos, pero limitados recursos del planeta, nos obligan a trabajar de forma innecesaria, gastando el tiempo de nuestra preciada vida en cosas inútiles, y que además dañan el entorno y perjudican a otras personas.
Piénsenlo muy bien antes de hacer una inversión, no se dejen llevar por la avaricia a que estos delincuentes de corbata inducen. Piensen, que hasta que nadie lo remedie, el dinero es el producto de nuestra esclavitud, y perderlo es hacernos más esclavos.