Translate

lunes, 26 de marzo de 2012

Enhorabuena andaluces, la democracia ha triunfado otra vez


Elegir va con G,  ¿Será fruto del sistema educativo andaluz? 
Las elecciones andaluzas, a parte de definir un ganador, han servido para conocer con precisión el nivel de tolerancia a la corrupción que tiene el pueblo de esta comunidad autónoma. Por los resultados, no cabe ninguna duda que es muy alto. Porque a pesar de las evidencias probadas de corrupción del gobierno saliente, el pueblo andaluz no lo ha castigado con la dureza que cabría esperar, más teniendo en cuenta la magnitud y cuantía de lo robado.

Han sido treinta y tres años, durante los cuales la comunidad autónoma de Andalucía ha recibido todos los favores de las demás comunidades. El fondo de compensación, la subvenciones europeas al desarrollo, y tantas otras. Después de ese tiempo, por si fueran pocos los casos de corrupción para echar al gobierno, nos encontramos con la comunidad autónoma con más paro de toda España, y el nivel más bajo de educación de toda la unión europea, por no hablar de un tejido industrial inexistente,y un campo altamente dependiente de las subvenciones.

Por muy respetable que me digan que es el resultado de estas elecciones, no es óbice para que pueda sacar algunas conclusiones dado lo que he dicho de la situación actual de la comunidad; todas ellas son negativas:
En primer lugar queda patente uno de los mayores defectos de la democracia: “es que no todo el mundo está preparado para ejercerla”. Por otro lado, podría deducir que en Andalucía hay todavía demasiadas manos agradecidas con el reparto de subvenciones y migajas de las corruptelas; eso, claro está, es pura especulación, pero muy probable. Y por último, para mí lo más grabe, es que la infame campaña electoral del partido socialista, apelando al miedo, utilizando la demagogia, falacias que insultan a la inteligencia y hasta faltas de ortografía en las pancartas, ha tenido un resultado positivo, o al menos no tan malo como cabría esperar. Teniendo en cuenta que una campaña de esta índole, en cualquier país europeo de nuestro entorno, hubiese sido, por si sola un escándalo, y que el partido que ha hecho ha sacado casi la mitad de los votos, queda claro, que más que la infame campaña, ha sido el pueblo llano el que ha perdonado, ya sea por ignorancia o por puro interés, no lo sé.
Están muy contentos, pero sin un duro para arreglar sus más de treinta años de  gobierno.

Concurrían a los comicios treinta y tres fuerzas políticas distintas, con sus respectivos programas electorales, todas ellas alternativas legítimas, sin embargo, la mayor parte de los votos, han ido a parar a los dos grandes partidos. Es una más de las razones para no creer que el pueblo andaluz esté preparado para votar. Algunas de esas fuerzas políticas proponían acabar con la corrupción, otras industrializar o mejorar la agricultura, pero nadie parece que se haya leído los programas electorales. Han votado con las vísceras, y eso los pocos que han votado, ya que el índice de abstención ha sido mayor del 50%, toda una vergüenza para el partido que consiga el poder.
Mis felicitaciones y mí más sincera enhorabuena a los andaluces. Ahora que cada palo aguante su vela, porque las subvenciones se acabaron, y los jueces parece que empiezan a trabajar.