Translate

jueves, 12 de abril de 2012

La verdad de las vacunas


Decía el filósofo OSHO que para encontrar la verdad debíamos tomar una espada y cortar la mente por la mitad, y allí la encontraríamos. Como todavía no estoy preparado para comprender esto, y mucho menos a la altura de este gran filósofo, hoy quisiera hablar de una verdad más mundana.
     
Deambulando por la red encontré un vídeo que ha reafirmado mi idea de que la línea entre la verdad, la mentira y la manipulación es muy delgada. Se trata de un vídeo que tira por tierra la presunción que se hace de que las vacunas han erradicado las enfermedades contagiosas. Lo podéis ver en la página de periodismo alternativo, un lugar web de reciente creación que merece la pena visitar, y cuyo trabajo de recopilación de noticias que no salen en los medios oficiales es muy de agradecer.
Antes de continuar, quiero dejar claro, que mi pretensión no es evitar que la gente se vacune o deje de creer en el sistema sanitario, como se podría deducir; nada más lejos de mi intención. Sería profundamente injusto por mi parte hacerlo, pues sé que hay muchos buenos profesionales y científicos que están al margen de todas las tramas de la industria farmacéutica.

   Dicho esto comenzaré con algo que a mi me parece cierto. Creo que los intereses que tiene las empresas farmacéuticas, tal y como esta constatado por hechos pasados, léase Gripe A, en nada tiene que ver con el bienestar de la población en general. La Santa O.M.S (Organización Mundial de la Salud) al igual que la ciencia “oficial”, se nos presentan como galantes de la verdad absoluta. Nos dicen que es científico y que no, que cura y que no. Sin embargo, como se demostrado en muchas ocasiones, cuando los datos no están a su favor o comenten grabes errores, los ocultan, dejando patente que su principal interés no es procurar el bien de la humanidad, sino proteger sus beneficios.

  Una de las de los asuntos  que se cuestiona en este vídeo, con argumentos bien fundados, es la creencia de que  la causa de la reducción de las enfermedades infecciosas es debida a la vacunación masiva. Según se dice en el vídeo,  esta es una  versión tergiversada impuesta por  la OMS y las empresas farmacéuticas, que además  se vanaglorian y se ponen todas las medallas de a verlo hecho posible. Sin embargo las datos estadísticos e históricos tiran por tierra esta mentira.   Es un echo irrefutable que ya antes de que las vacunas fuesen administradas masivamente, las enfermedades, infecciosas  estaban en un claro retroceso. ¿Si no había vacunas que era? Una mayor higiene, la  calidad de vida y la alimentación. Estas y no otras,  fueron y son la causa del retroceso de las enfermedades y el numero de muertes producidas por las mismas; ya mucho antes de la llegada de las vacunas, las empresas farmacéuticas y la OMS.

Sin embargo todavía hoy en día, la medicina oficial, como si fuesen representantes de la verdad absoluta, siguen afirmando que fueron ellos, con su gran sabiduría, los únicos responsables de reducir el número de enfermedades infecciosas en el mundo, como el sarampión o la polio. Lo peor de estas afirmaciones es que los gobiernos se lo han creído, y ahora, en algunos países, es obligatorio vacunarse . Y esto es así hasta el punto de no poder recibir una educación pública si nuestro hijo no tiene todas las vacunas en su cuerpo.
No es la primera vez que la ciencia oficial, representada por los intereses del puro beneficio, tiran por tierra todo aquello que se sale de sus parámetros, atacando sistemáticamente cualquier punto de vista que difiera con lo establecido. En ocasiones, como es el caso de las vacunaciones, con argumentos tan peregrinos, como el miedo y la amenaza. He llegado escuchar a algunos de estos defensores de la oficialidad, que sería conveniente cerrar sitios web que defiendan posturas contrarias a la vacunación porque son peligrosos para la salud mundial. Ya Estados Unidos, una ley fue presentada en el congreso que iba en esa línea. Estos hechos, ya por si solos, deberían hacernos sospechar. Pues es bien sabido que aquel que defiende su postura de forma totalitaria, es porque carece de razones lógicas en su razonamiento.

          El vídeo que pongo a continuación está hecho por médicos e investigadores, cuyo prestigio se ha puesto en tela de juicio por afirmar o simplemente investigar sobre el tema. Es decir, ir en contra de lo establecido. Al cuestionarse ciertas cosas que pondrían en riesgo los enormes beneficios de la industria farmacéutica, estas personas han sido atacadas y difamadas, como si su pretensión fuese arruinar a estas empresas y no velar por la salud de las personas. Esto deja claro que hoy plantearse ciertas cuestiones, que podrían derrumbar los pilares de la sociedad establecida por los mercados y el materialismo, es peligroso. A este paso, y si las cosas siguen por el camino que van, muy pronto opinar será un delito. Pero lo peor de todo esto, es que mucha gente cree ciegamente en la oficialidad, sin cuestionarse si lo que se está metiendo en su cuerpo es algo que puede dañarlo.
Si todos confiamos ciegamente en la oficialidad, en los gobiernos, en las instituciones o la industria farmacéutica, estamos condenados al inmovilismo. Todas los avances que ha hecho la humanidad ha sido gracias a hombres que se cuestionaron verdades establecidas, de haber sido así seguiríamos inmersos en la oscura edad media.    

Para finalizar dejo el vídeo en cuestión, que como yo, no pretende que no se vacune usted ni sus ijos, o que deje de confiar en su médico, simplemente dar luz.