Translate

lunes, 11 de junio de 2012

100.000 millones


100.000 millones es la nueva deuda adquirida por los ciudadanos españoles, al margen de su condición edad o credo. 100.000 millones es el apunte bancario realizado por el B.C.E que suma a la deuda con sus correspondientes intereses, una deuda enorme e impagable. Es todo para pagar el enorme agujero creado por el sector bancario español; principalmente producido por el sector inmobiliario y las nefastas decisiones politicas.
No creo que nadie en este gobierno y en el anterior ignorase que este agujero existía. Era lógico pensar que el patrimonio inmobiliario de los bancos, tarde o temprano iba ha ser valorado en su justa medida, y no como los bancos estaban sosteniendo para evitar lo que era inevitable. Un modelo de crecimiento insostenible que ha producido pingües beneficios a muchos, se ha derrumbado como el castillo de naipes que era. ¿Pero donde están estos beneficios? ¿Qué ha sido del dinero generado por este fraudulento negocio de especulación? ¿En paraísos fiscales quizás?
Nadie lo sabe. Podríamos buscar en las casas de los españolitos, en sus televisores de plasma de 42”, en sus coches nuevos, pero no, eso no es, ni mucho menos, la cantidad generada del negocio multimillonario del sector inmobiliario. La mayor parte de ese dinero ha desaparecido entre la bruma, como desaparecen los ingresos generados por los impuestos, multas y demás. Cierto que ha habido corrupción, mucha corrupción, pero aun así las cuentas no cuadran.



Después de que Rajoy firme este nuevo préstamo, cada ciudadano de este país será un poco más esclavo. Por otra parte, el gobierno español, será más dependiente de Bruselas. Perderá su autonomía económica, si es que la ha tenido alguna vez desde que entro en la U-E. Pero no crean que las cosas hubiesen sido diferentes con otros gobiernos, ninguno que hubiese salido de esta farsa de democracia hubiese podido evitar esta intervención . Todos hubiesen tenido que meter el rabo entre las patas y obedecer al gran hermano europeo, a ese grupo de tecnócratas que no se sabe bien a quienes sirven, si a los ciudadanos europeos o a Golman Sachs; aunque yo lo tengo muy claro. Además, es curioso que esta noticia se haya producido mientras se jugaba un partido de fútbol entre España e Italia, Nadal estuviese jugándose el título en Francia y Alonso luchase por el título en la Fórmula uno, el momento elegido no podía ser mejor.
Para aquellos optimistas que se quieren engañar a si mismos pensando que este dinero va ha hacer fluir el crédito, siento decepcionarles. Si los bancos están quebrados es porque no pueden hacer frente a su deuda, a los créditos que fueron concedidos para sembrar de pisos vacíos la piel de toro. Esta inyección de capital es para pagar los intereses. En resumidas cuentas, solo se dilata en el tiempo las consecuencias del problema que se esconde detrás de todo esto, y todo gracias a poner en marcha las impresoras de billetes, y claro está, de esclavizar más al pueblo.

Cuando la libertad es proporcional al tamaño de la cuenta bancaria, es lo que pasa. Si aumentan los impuestos se pierde libertad, y como hay que pagar la deuda, derechos, servicios y calidad de vida; ese es el precio que hay que pagar al sistema por aceptarlo y vivir bajos sus normas. Unas normas que están hechas para servir al sistema, para controlar y esclavizar al hombre.

Me pregunto cuanto más aguantará la raza humana esta opresión asfixiante, a esos siervos del sistema, incapaces de ver que esta sociedad es insostenible. La respuesta no es sencilla, pero esto solo puede acabar de tres formas, o el pueblo se revela de forma pacífica, con desobediencia y no colaboración, o hay otra revolución que violenta de la que saldrán nuevos opresores, o la Elite gobernante hace un reinicio del sistema; y creo que ya saben a que me refiero.