Translate

sábado, 22 de septiembre de 2012

LA energía libre del Sr Keshe


 Una de las causas principales de la agonía de este sistema económico es, sin lugar a dudas, su insostenibilidad. Este sistema económico impuesto de forma totalmente antidemocrática por una élite a la que nadie ha votado, precisa de un constante crecimiento para su continuidad. Algo que es totalmente incompatible con un planeta como la Tierra, donde los recursos son limitados. Aunque de esto he hablado veces, lo expongo como paso previo ha aludir a una de las causas por las cuales, a pesar de su inviabilidad, este sistema prevalece sobre cualquier otra opción de gestión y reparto de los recursos.

La élite gobernante tiene a sus disposición muchas herramientas para mantener este sistema económico funcionando: control de los medios de comunicación, la banca, etc. Herramientas que utiliza hábilmente para su beneficio y el mantenimiento de su estatus. Uno de estas herramientas, quizás la menos conocida de todas, es la distribución y producción de energía. Gracias al control de esta, el poder y la élite que lo controla, somete parte de libertad del pueblo produciendo de forma artificial su escasez. Las leyes, aparentemente estúpidas, dificultan su producción a nivel individual, todo ello para que la energía sea cara. Sin que el pueblo lo decidiese, los gobiernos , y en ultima instancia las multinacionales, tienen casi en exclusividad la producción y distribución de energía. Con ello pueden controlar el precio de todas las materias primas y alimentos, ya que en cualquier proceso de producción actual es necesaria la energía.
Un ejemplo claro claro de leyes que limitan que usted sea autosuficiente y no dependa del poder o, lo que es lo mismo, de una multinacional, es que legalmente nunca podría tener un sistema de energía autónomo en su casa, a menos, claro está, que tuviese el suficiente dinero para salvar las infinitas trabas burocráticas que le pondrían. Si usted, por ejemplo, llama a su compañía eléctrica y le dice que desea que le quiten el contador, sin duda le pondrán muchas trabas, y una de ellas podría ser perder la célula de habitabilidad. Porque usted, en teoría, no puede vivir legalmente en un piso sin conexión a la red eléctrica.

Ahora hagamos un juego de imaginación, imaginemos que alguien inventase un generador que no precisase combustible y que fuese capaz de producir la suficiente energía como para hacer que usted no precisase conectarse a la red de distribución eléctrica. Es evidente que si tiene gas y adquiriese este generador, también prescindiría de su uso. Lo primero que tendría que hacer es cancelar sus contratos de electricidad y gas, que con no pocas reticencias y amenazas conseguiría. Luego, si quiere hacer las cosas legalmente, debería certificar la instalación y la seguridad del equipo, algo que le iba a costar muchísimo dinero y no pocos quebraderos de cabeza. La cuestión es que una vez hecho todo esto, su economía se vería inmediatamente beneficiada, lo que supone, de facto, un incremento en su libertad. Quizás ya no necesitase trabajar tanto, por ejemplo. Con abundancia de energía usted podría ponerse aire acondicionado y disponer te todo tipo de comodidades en su casa a un coste muy reducido, por lo que aumentaría notablemente su calidad de vida. Pues bien, dejemos de imaginar, pues es posible que este tipo de generadores exista.

Lamentablemente, las repercusiones que tendría para el actual sistema la implantación de sistemas de producción individuales de energía libre, serían devastadoras. El acérrimo control que el sistema tiene de los ciudadanos se vería seriamente comprometido. Si ademas la energía libre se implantase en tiendas, granjas de producción agrícola y trasporte, sencillamente se acabaría con la deuda y la escasez, todo en el sistema financiero se vendría abajo, porque es en eso en lo que se basa. El control ejercido sobre los ciudadanos, es decir, la esclavitud, se acabaría, pues sin la deuda y la escasez no sería necesario un sistema financiero. No es descabellado, sino una consecuencia lógica pensar que la élite que gobierna el mundo, y que en última instancia es quien más se beneficia de este sistema, quiera evitar por todos los medios a su alcance que este tipo de energía, de existir, pudiese ser utilizada. Por otra parte, no cabe ninguna duda, a vista de los estudios que se hicieron hace años por las grandes corporaciones del petróleo, que la supuesta escasez de este combustible es completamente artificial. Un ejemplo más de las mentiras dichas para aumentar de forma artificial los precios y así mantener el control de precios caros y en constante crecimiento de los precios de todos los productos.



Si buscamos en nuestro navegador por Internet energía libre, encontraremos cientos de miles de entradas que nos hablan de las posibilidades para obtener energía libre. Desde métodos combinados con energías renovables conocidas, hasta generadores magnéticos de movimiento continúo. Cierto que mucha de esta información es basura, pero hay algunas que ciertamente merecería la pena investigar.

Dr. Keshe, físico irani, según él especializado energía nuclear, dirige una fundación sin ánimo de lucro ubicada en Holanda, llamada Keshefundatión. El Dr. Keshe afirma disponer de la tecnología suficiente como para producir energía gratuita e indefinida, así como la aplicación de esta energía limpia en campos tan diversos como la antigrabedad o la medicina. En su pretenciosa presentación, deja claro las posibilidades de la viabilidad de sus aplicaciones en estos campos, no obstante hay muchas lagunas y incongruencias en su discurso que dan lugar a la sospecha de que se trata de un chiringuito montado para hacerse de oro. No hace mucho convocó una conferencia internacional para presentar su tecnología. En esta presentación anunció que traería un generador que funcionaba y producía energía. Sin embargo, en lugar de hacer esto, no trajo más que palabras. Lo justificó diciendo que las autoridades no le habían dejado enseñar el generador y que había recibido presiones para que no lo hiciese. Además si quieres adquirir uno de sus generadores, con capacidad para 10Kw de energía, te pide 5000€, un precio nada desdeñable. A parte de este precio, una cantidad de dinero para su mantenimiento y el uso exclusivo en el domicilio donde se ha realizado la venta. -No es oro todo lo que reluce-. Yo no quiero juzgar todo esto, porque podría existir veracidad en las afirmaciones de Keshe. Hay mucha falsa información de personas que, con muy mala fe, dan esperanzas a la gente con el único motivo de enriquecerse, espero que el Sr. Keshe no sea uno de ellos. Aunque pienso que si alguien alguien en el mundo hubiese hecho un descubrimiento semejante, lejos de pensar en el cáos que esto produciría o obedecer a las autoridades, creo que debería liberar su invento a la humanidad, pues son muchos más los beneficios que el caos que se pueda general. De entrada, como he dicho antes, la consecuencia directa sería la desaparición del control que ejerce una pequeña élite, sobre el resto de los mortales, algo que temen con pavor. No es de extrañar que en muchas ocasiones inventos de estas características que han salido a la luz pública hayan sido inmediatamente desprestigiados o ridiculizados por los medios de comunicación o la comunidad científica oficial. Nicola Tesla es un claro ejemplo, pero hay muchos más. En cualquier caso está claro, que con la tecnología actual ya se puede prescindir de la conexión a la red eléctrica y ser autosuficiente. Lamentablemente las trabas burocráticas, el alto costo de los materiales, muchas veces incrementado artificialmente por las patentes, como las células solares, limitan esta posibilidad a casos testimoniales. Por todo ello no puedo afirmar que el Sr. Keshe Sea un mentiroso, ni tampoco que no lo sea, habrá que ver que es lo que pasa con el tiempo.


Por si este buen señor me leyese, quisiera dejarle un mensaje, o más bien una recomendación. Si realmente tiene y quiere liberar esta tecnología debe saber que no va ha poder hacerlo utilizando los canales que el sistema le ofrece, pues puede acabar en el olvido o asesinado, no sería el primero. Le diría que hay muchas personas de bien que estarían dispuestas a trabajar en su proyecto, aportar piezas y mano de obra para la construcción masiva de estos generadores y distribuirlos clandestinamente por todo el mundo, al margen de un sistema que le va ha poner todos los impedimentos a su alcance. No hay que tener miedo a la libertad que produce la abundancia.