Translate

lunes, 16 de diciembre de 2013

La pregunta de las narices

Cuando a Neo le ofrecen la elegir entre la ignorancia y el conocimiento, elige el conocimiento, pero Neo es especial; es el elegido. De una manera diferente, esta decisión nos la ponen todos los días a nuestro alcance, pero por comodidad elegimos la ignorancia, pues la ignorancia es también irresponsabilidad; y claro, no queremos líos.
Los ciudadanos de la Grecia clásica consideraban idiotas a aquellos otros ciudadanos que se desentendían de los problemas de la Polis, los que no aceptaban la responsabilidad de afrontar los problemas comunes y solo se preocupaban de si mismos. Hoy, la mayoría de los ciudadanos de este planeta son idiotas. Si, idiotas, aunque ofenda, más que nada por dejar que otros hagan lo que es el trabajo de todos, y claro, así nos va. Hemos dejado en manos de políticos corruptos, que han vendido nuestro poder de decisión a los que tienen el suficiente dinero para comprarlo, y las consecuencias están siendo devastadoras. Pues contra más poder adquieren, mayor es su facilidad para corromper y manipular nuestra vida cotidiana.

Poco a poco el ser humano se ve acorralado en un laberinto de leyes, que solo unos pocos han consensuado para su propio beneficio. Ni tan siquiera emanan de los políticos, sino de los intereses que están por encima de ellos. Estos poderes económicos, basados en el puro lucro, son los dueños de las decisiones y manejan los hilos a su antojo. Para ellos, el bien común del pueblo, solo es una cuenta de resultados, facilidad para contratar mano de obra esclava, o evitar con leyes que la gente, ni siquiera tenga el derecho de protestar.
Seamos claros, cual puede ser la sociedad ideal para las grandes corporaciones: una masa de gente idiota con suficiente poder adquisitivo para comparar sus porquerías. Alimentados de mala manera, para que no duren demasiado y sean un problema mantenerlos en su vejez. Nos enferman para que seamos clientes de sus farmacéuticas. Condicionan a nuestros hijos con una educación prusiana, solo para que tengan los conocimientos necesarios para ser útiles en sus puestos de trabajo mal pagados. Y por supuesto, alimentan medios de entretenimiento y control mental para que no les de por pensar demasiado; esto es exactamente lo que tenemos hoy.

De vez en cuando, movimientos como el 15m e iniciativas como rodea el congreso, se hacen ver y hacen salir a mucha policía a la calle. Esto es disidencia controlada a la que no tienen ningún miedo.
Sabemos perfectamente como trabajan en estos casos. Si el movimiento se hace fuerte se destruye desde dentro. Es bueno que de vez en cuando la gente manifieste su ira, en el libro de 1984, ya de definía esta estrategia como la hora del odio.

Y, en Catanya toca independencia, más de lo mismo. Ofrecen esperanza y cambio, pero tan solo es humo. Solo alguna iniciativa, como la de la monja benedictina Forcadelles, tiene alguna validez para mi. El proceso constituyente, sea en el estado que sea, da la oportunidad al pueblo de volver a retomar el poder que le ha sido arrebatado, o mejor dicho, que a confiado a gente equivocada. Es una buena iniciativa, y por eso los medios de comunicación hablan poco de ella, incluso los catalanes, bien alimentados por los que persiguen otros fines menos nobles.

Que podemos responder ante una pregunta tan banal y falta de contenido.
¿Quiere la independencia? Esto suscita otras muchas preguntas:
¿Y que es eso en un mundo tan dependiente?
¿Acaso estamos aislados?
¿Acaso ser un país independiente te da la libertad?
¿Acaso la democracia la garantiza?
Si esta pregunta nos llega desde políticos cuya eficiencia y sumisión a los poderes económicos está tan demostrada ¿Que se puede esperar? Se trata de un cambio de régimen tirano por otro, de crear un conflicto, simplemente para garantizar que tendrán lo que más anhelan, que no es otra cosa que el poder.

Si realmente quisieran algo bueno para su gente, antes de hacer la pregunta, nos enseñarían el contrato social vinculante. Porque hay que ser bastante estúpido para aceptar algo sin haber una declaración de intenciones previa. Queremos una constitución que establezca los derechos y deberes, que garantice la independencia del poder judicial. Que imposibilite la influencia del poder económico sobre el bien común. Que cree un sistema económico basado en la realidad, y no en la especulación financiera, que nos ha llevado hasta donde ahora estamos. Eso si es la independencia, lo demás.. Bueno, ya sabemos que és porque lo estamos sufriendo.  

jueves, 5 de diciembre de 2013

Aviso a la casta política española.

Vivir aislado del resto de los mortales provoca enfermedades. La que padecen los políticos es una enfermedad que se manifiesta por una sintomatología clara; su carencia total de empatía con el pueblo que gobiernan.
Resulta extremadamente raro ver a un político importante caminar por la calle sin escolta, pero más raro es verlos preguntando a sus conciudadanos sobre sus preocupaciones y lo que piensan de su gestión. Salvo contadas ocasiones, sobre todo previas a unas elecciones, se puede producir tan raro comportamiento, y cuando sucede, por lo general, ha sido preparado como parte de campañas de imagen por sus asesores. Realmente puede que no les importe lo que pensamos de ellos, o puede que crean erróneamente, que para esto están los asesores, estadísticas y los medios de comunicación que escriben las noticias para ellos. Es lo más probable que así sea. Pues, entre, conferencias, congresos, coches oficiales, el parlamento, viajes y su despacho; se encerraron en su burbuja; y claro, olvidaron para quien trabajan. En su mundo dorado, tras las mamparas de su condición, perdieron el sentido de la realidad y se trastornó su mente. Creen, como si fuese realidad, que sus decisiones no tienen consecuencias graves para la gente, y que estas decisiones, las toman basándose en una realidad que solo ellos pueden percibir desde su atalaya privilegiada. Una realidad falsa y ajena a la mayoría de las personas. Ellos no no sufren ni son víctimas de los abusos de su propio  poder, no acatan sus propias  leyes y decretos. Sus sueldos no se ven mermados por  el espoleo de los impuestos que imponen a los demás. Pero si piensan que esto puede continuar por siempre, será la peor equivocación de sus vidas.

El pueblo no aguantará mucho más. Ha sido paciente durante mucho más tiempo del que sería razonable, y el agua está ya escapando del vaso por los bordes. Lo peor que les puede pasar es que el pueblo, mancillado por sus abuso,  estalle como una caldera a la que se le ha metido más presión de la que podía soportar. Si sucede, no habrá lugar donde  puedan esconderse de la ira desatada. Quizás lo sepan ya, pero lejos de intentar aliviar la presión, parece que quieran acelerar el proceso; nos provocan más. Si lo que quieren hacer es averiguar cual es el límite, pronto lo verán, y pude que este descubrimiento les cueste algo más que perder su cargo y su vida de privilegios. Pienso que no falta mucho para que eso suceda.

Por lo que sé, la mayor parte de las personas no somos violentas, no buscamos el conflicto, escapamos de ellos. Pero cuando la masa enloquece y se encienden las antorchas, se pierde la conciencia, y el animal que ha estado reprimido sale fuera; llevándose por medio todo aquello que se interpone en su camino. El sentimiento de venganza se cebará, entonces, sobre aquellos que han hecho tanto mal y a tantos. Los que vivís en ese palacio dorado seréis los primeros en sentir su ira y su venganza; y puede que también la sufran vuestras familias. Y todo esto por no saber el lugar que ocupáis y para que estáis en el. No es una amenaza, simplemente es algo que sucederá como consecuencia de lo que estáis haciendo. Vosotros habéis plantado, y no el pueblo que ha sufrido vuestra ceguera, esta semilla envenenada.

Si se os pasó por vuestra mente enferma que quitarle la libertad al pueblo, aumentar el presupuesto en material antidisturbios o blindaros con leyes para proteger vuestro estatus servirá de algo cuando ese momento llegue; lo lamentaré mucho por vosotros. Pues llegado ese momento, no habrá ejercito, ni policía suficiente para parar el desenfreno que se producirá; vuestras leyes serán ignoradas y vuestros nombres olvidados.

Yo, personalmente, espero que sea solo la desobediencia civil la que os eche del poder y os haga pagar por vuestra ignorancia, y no  los fusiles; pero mucho me temo que no va a ser así. Es por ello que tengáis cerca vuestras maletas preparadas y que no os alejéis mucho de los aeropuertos que tanto os gusta frecuentar. Aunque  puede que no os sirva de nada, pues, ni siquiera,  tengáis ya ningún sitio donde huir. Ni siquiera al lugar donde guardáis el fruto de vuestras corruptelas, porque puede que los papelitos pintados con los que habéis esclavizado al pueblo, y que con celo y tesón habéis guardado, no valgan nada cuando lleguéis.    

martes, 19 de noviembre de 2013

Leyes y normas o violencia terrorista.

Hemos llegado a un punto donde saber si estamos cometiendo algún delito o no se ha convertido en una terrible incógnita. Se han hecho tantas leyes y tantas regulaciones, que es casi imposible saber si uno es un delincuente o no. Este control desmesurado de nuestras vidas dificulta enormemente salirse de lo establecido; se puede decir que que lo hace imposible. Las leyes o normas ya no sirven para protegernos unos de otros, se han convertido en una forma de dominación violenta y opresora que va en contra la libertad personal, no tan solo por su excesivo número, sino por su dudosa procedencia y falta de legitimidad.

Las leyes han dejado de cumplir su función y ahora sirven al poder, ante el cual estamos completamente indefensos. Porque para poder defendernos de él, necesitamos ser expertos o tener el dinero suficiente para poder pagar un abogado que sepa algo de sobre esta tela de araña. Es decir: en cualquier caso siempre perdemos.

Sabemos que muchas de estas leyes están hechas al dictado de intereses espurios que nada tiene que ver con el bien común de los ciudadanos. Una veces derivadas de los intereses de grandes compañías, otras para robarnos y otras por intereses políticos; ya bien sea para auto-protección del mismo poder o de los partidos políticos corruptos que las promocionan.


Cuando se ejerce la violencia y con ellos se crea miedo, condicionando así la libertad de las personas, se le llama terrorismo, y exactamente es de lo que estamos presenciado; terrorismo de estado en toda su extensión. No estaría escribiendo sobre esto, si supiese o no tuviese dudas que las leyes parten de la voluntad popular, pero desgraciadamente no es así. Hoy la voluntad popular es un espejismo, una falsa democracia en la que nos muestran como verdadera, pero que, en la práctica, no podemos actuar ni ejercer cambio alguno.

Las mismas leyes y normas hechas por los que perpetúan esta ilusión, son los mismos que hacen leyes para evitar que participemos activamente en ellas. La corrupción política, gran parte de nuestra infelicidad y la usurpación del poder por intereses económicos, son tan solo, algunas de las consecuencias de dejar en manos de profesionales, lo que es un deber del pueblo.

Salir de esta situación tan lamentable es realmente complicado. El ser humano social, no ha conocido nunca la libertad, así pues no sabe por lo que luchar ni tiene ese objetivo en mente. Precisamente porque es social y se integra dentro del sistema creado para su dominación y servidumbre. Un sistema en el que ha estado integrado sin tener conciencia de ello, ni de que se ha diseñado para encarcelarlo. El poder siempre ha utilizado muchos recursos para mantener oculta esta gran verdad. Pero cualquiera de los que vive dentro de este sistema, en lo más profundo de su ser, mantiene vivo su deseo de libertad. Es una sensación de que falta algo, de que no está completo. Si tú sientes eso analiza el porqué y te darás cuenta enseguida de la causa. Al margen de nuestra vida sentimental, de lo material o de todo aquello que nos produce un placer momentáneo, esta ese deseo o anhelo.
Nunca encontraremos libertad dentro de la sociedad que ha sido creada, precisamente, para reprimirla. Por otra parte, cambiar la sociedad, solo sería posible si se compusiese en su mayor parte de personal libres, algo que hoy en día es una quimera imposible. Para empezar a cambiar solo podemos buscar la libertad personalmente, desde dentro. En principio conociendo y siendo conscientes de nuestra situación real; siendo honestos con nosotros mismos y no cayendo en las mentiras que la sociedad actual nos ofreces; zanahorias para burros.


Formas hay a cientos, pero solo un ejemplo. Si un ministro de educación inepto, que sirve al sistema, recorta vuestro derecho a la educación, no le deis encima la recompensa que supondrá para él una huelga. Ocupad los centros educativos, aprender unos de otros y utilizando el material y medios de los que disponga el centro para ello. Al fin y al cabo, esos centros y sus recursos los han pagado vuestros padres, son vuestros. Organizar clases de filosofía, de política o de todo aquello que no les interesa que aprendáis, y así comenzaréis a ser más libres, más críticos y menos condescendientes con los opresores. Pesad antes de actuar en cual es el objetivo final.
  

viernes, 8 de noviembre de 2013

Pilas de combustible, posible solución para la independencia energética

Seguramente muchos habéis visto vídeos por Internet donde se muestran artefactos que, supuestamente, producen energía de la nada. Pues sabed que no existen los milagros en la ciencia y que hay leyes de la física que son inmutables; otra cosa es que creamos que lo sabemos todo sobre ellas. Afirmar esto esto, sería tan equivocado como decir que el autoabastecimiento de energía es imposible, ya que con la tecnología y la ciencia que conocemos hoy,  posibilita que esté a nuestro alcance, quizás por mucho menos de lo que pensamos si se quitaran todas las trabas burocráticas y de intereses oscuros.

Actualmente todos consideramos como normal y única forma de abastecerse de energía en nuestro hogar es teniendo una conexión a la red eléctrica, que muchas veces se complementa con la del gas natural, todo ello pasado por contadores de consumo; faltaría más. Nos han hecho creer que esta es la forma más barata y fácil de acceder a la energía. Pero, es ahora cuando nos estamos dando cuenta que no solo no es barata, sino que esta necesidad de energía es aprovechada por los gobiernos para sangrarnos con impuestos. Así mismo, la monopolización de la distribución de energía está incrementando los precios; de echo son ellos quienes los imponen. Pero quizás la peor consecuencia que yo veo, es que se crea una dependencia de la compañía suministradora y de sus lacayos, los gobiernos. Además, esta dependencia va acompañada de la inseguridad que marca la posibilidad de que en cualquier momento, te suban el precio o te la corten si no pagas. Es por ello, que cada vez más, se hace más imprescindible ser autosuficiente y romper esta dependencia perversa.
Según el lugar donde vivas, tendrás unos medios u otros que te facilitarán el cambio. La situación más favorable para conseguir desenchufarte, sin duda, es disponer de una casa con terreno, pues existe todo un abanico de posibilidades : solar, eólica, incluso de la basura. Lamentablemente esta no es la situación de la mayor parte de la población. Pero tranquilos, no creáis que los que vivís en bloque de viviendas estáis atrapados. Los recientes avances en la investigación de las células de combustible han conseguido mejorar notablemente su durabilidad, eficiencia y seguridad. Estas células, junto a otros dispositivos, pueden producir energía eléctrica suficiente para alimentar una comunidad de vecinos, trasformando, directamente el gas natural, la gasolina o cualquier otro hidrocarburo rico en hidrógeno en electricidad, todo ello sin ocupar más espacio que el que ocuparía una caldera de calefacción comunitaria. Instalar un dispositivo de estas características, de entrada supone la eliminación de uno de nuestros contadores, pero si además compramos el gas a granel, el contador del gas también podríamos devolverlo a sus dueños. La trasformación directa del gas o productos ricos en hidrógeno en electricidad es una de las formas más eficientes y menos contaminantes de obtener energía, y hoy en día, y gracias a los avances de la ciencia, está a nuestro alcance.


La tecnología de la que estoy hablando no es nueva y se conoce desde hace muchos años, desde luego no con la eficiencia ni con los rendimientos que hoy en día se consigue gracias nuevos materiales, pero los principios de funcionamiento que estos dispositivos utilizan son los mismos que fueron descubiertos en 1939. Lamentablemente, y siempre hay un pero, digamos que no nos lo van a poner fácil para acceder a esta tecnología. A ningún gobierno, y mucho menos a las multinacionales de la energía, que al final son las que mandan, les interesa que tú te desenchufes. Lo hemos visto con los últimos proyectos de ley del gobierno español, leyes que parecen estar dictadas por el presidente de alguna de las compañías de distribución para apropiarse del Sol. Por desgracia para esta gentuza, que pretende que sigamos teniendo la correa bien corta, el mismo sistema que han creado para oprimirnos, ahora demanda, para continuar con el necesario crecimiento sin el cual el sistema dejaría de funcionar. Así pues, hay que aprovechar el momento y ir pensando soluciones.

Dejo algunos link de interés donde se explica la tecnología y sus aplicaciones prácticas:


El último link es muy interesante, ya que según ellos, sus pilas de combustible están alimentando en este momento a los ordenadores de Google. Una forma de suministro mucho más estable que la red eléctrica  y que resulta más económica, lo malo, es que cada una de sus células podría abastecer un vecindario entero con sus 200KW y no fabrican de menos potencia, o al menos no me han confirmado que lo hagan ; ya podéis imaginar porque.   


domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Pero que es lo que nos pasa?

¿Pero que es lo que nos pasa y porqué  hemos llegado a este grado de sumisión?

Sobre esto se puede especular con que es causa de años de dejadez, años en los que hemos confiado ciegamente en ellos; despreocupándonos de nuestras responsabilidades y dejando en sus manos nuestro destino y la educación de esta generación.  Y a la vista está lo que ha supuesto esta terrible irresponsabilidad. Esperábamos que cumpliesen sus promesas, que mejorasen nuestras vidas. Pero todas nuestras expectativas han quedado truncadas. Lo que se ha quedado patente y demostrado, ya no tan solo es  su incompetencia, sino de que siempre han antepuesto su servidumbre a los grandes capitales a los nuestros. Después de todo lo sucedido ¿Puede quedar alguien que albergue una sola duda sobre sus intenciones? ¿Puede quedar alguna duda que para ellos solo somos el rebaño del cual extraen el dinero para pagar sus cuantiosos sueldos y contentar a los mercados, los banqueros y los intereses de las multinacionales?

Ya tenemos claro que protestar no sirve de nada, les dan igual y se las pasan por el forro; y esta claro el porqué. Se saben invencibles, pues a su servicio están los que debieran velar por nuestra seguridad. Y como hemos visto,  no dudan en lanzar esa caballería contra los que les molestan. Todo un ejercito de policías está a su servicio, al igual que un numeroso contingente de obedientes funcionarios que conforman un sistema burocrático diseñado solo para asegurar sus ingresos y que paguemos sus injustos impuestos.

Las consecuencias: millones en paro, algunos, muchos más de los que nos pensamos o los que nos dicen sus medios de desinformación masiva al borde de la exclusión social que trabajan para ellos. Cientos de miles de familias perdieron sus hogares, otros tantos mal viven con la espada de Damocles que supone una hipoteca pendiendo de su cuello. Los jóvenes, los que todavía no tiene ataduras, escapan  de este solar en el que están convirtiendo el país.


¿Pero porqué nadie se levanta contra esta terrible injusticia? El miedo, quizás el creer que es imposible cambiar nada, o simplemente porque no queremos. Es difícil saberlo, pues la respuesta a esta cuestión está en cada uno de vosotros, somos todos y cada uno de nosotros los que debemos preguntarnos porque estamos inmóviles ante tanto despropósito e injusticia. Os diré que los pusimos allí, y que como los pusimos también los podemos echar; de echo, nadie más que nosotros puede hacerlo. Y que para ello, no es necesario derramar ni una sola gota de sangre, ni tan siquiera de sudor, vasta con desobedecer sus leyes, a su policía y no pagar sus abusivos impuestos; allí es donde les duele. Ahora bien, para que esto suceda debemos empezar a confiar unos en los otros, no debe ser un impedimento el saber si el otro lo hará, eso no debe hacernos dudar. Si este fuego se inicia, que lo hará tarde o temprano, no habrá bombero que lo apague. Será  cuando llegará el  momento de quemar todo este sistema y hacer uno nuevo. No hay que esperar a que alguien llegue con la antorcha. Si lo hacemos, seguramente veremos como sale el policía de turno y le infla a porrazos, debemos de ser todos los que lo hagamos. Al fin y al cabo ¿Que puede ser peor que este sistema que esclaviza al ser humano? Tomemos las riendas de nuestro destino y acabemos de una vez por todas con esta porquería de sistema. Hay muchas otras formas de fomentar la prosperidad y nuestra evolución como seres humanos  libres, que no esta ignominia.  


Segunda parte


Y por si hay dudas del tipo de personas que nos gobierna:

sábado, 26 de octubre de 2013

Los éxitos de la crisis

La denominada crisis económica a supuesto una merma de derechos, empobrecimiento de la población, recortes en los servicios públicos, educación, sanidad y muchas otras cosas más que habían costado sudor, lágrimas y sangre conseguir. El fruto de esta descomunal estafa, está ahora en manos de los que la han provocado, y que gracias a su habilidad en el engaño, incluso, nos han convencido de que somos los culpables de que se haya producido. Ha sido una maniobra exitosa y perfectamente organizada, y la prueba de su éxito son los resultados. No quisiera caer en el derrotismo, pero no me queda otro remedio que admitir que han conseguido sus objetivos estratégicos. Por si fuera poco, si ya teníamos miedo antes, más aún lo vamos ha tener ahora, que nos han mostrado lo que son capaces de hacer, lo poco que les importamos. Este sistema ha conseguido lo que muy pocos tiranos hubiesen soñado, un pueblo sumiso dispuesto a soportar los más severos castigos sin una sola protesta.

Ahora, nuevamente, como lo hicieron otros antes, utilizan el truco de la zanahoria, nos dicen que la recuperación está en marcha, que la bolsa sube. Pero la realidad, es que después de esta crisis, son las multinacionales las que controlan las decisiones de los gobiernos. En definitiva, somos más esclavos y a la vez más sumisos, mucho más de lo que eramos ya antes de comenzar esta crisis.

Nuestra despreocupación e irresponsabilidad es la causa de nuestra desgracia. Hemos dejado en manos de unos pocos lo que es decisión nuestra. Nos hemos dejado someter pagando sus impuestos. Unos impuestos que solo han sirviendo para pagar una deuda ficticia y totalmente artificial, creada por ellos mismos y su sistema. Así es como unos pocos someten a millones, los esclavizan y abusan de ellos. Sin apenas esfuerzo, sin coste y sin revelar su identidad, un atajo de viejos decrépitos a conseguido lo inimaginable. Este es el nuevo orden que pretenden,y que con pasos cada vez mayores, están implantando.

Felicidades a todos aquellos que colaboran con ellos, los que todavía confían en que algún gobierno va ha mejorar sus vidas. Felicidades a todos aquellos que tiene todavía la pretensión de ir votar en las próximas elecciones convencidos de que saldrá elegido alguien justo capaz de arreglar sus problemas; vosotros jamás saldréis del sueño en el que estáis viviendo.

Os dejo este pequeño pasaje de la web de antiimperialista para reflexionar.

"Así pues, la desaparición de la personalidad consciente, el predominio de la personalidad inconsciente, la orientación de los sentimientos y las ideas en un mismo sentido, a través de la sugestión y del contagio, la tendencia a transformar inmediatamente en actos las ideas sugeridas, son las principales características del individuo dentro de la masa. Ya no es él mismo, sino un autómata cuya voluntad no puede ejercer dominio sobre nada. Por el mero hecho de formar parte de una masa, el hombre desciende varios peldaños en la escala de la civilización. Aislado era quizá un individuo cultivado, en la masa es un instintivo y, en consecuencia, un bárbaro. Tiene la espontaneidad, la violencia, la ferocidad y también los entusiasmos y los heroísmos de los seres primitivos a los que se aproxima más aún por su facilidad para dejarse impresionar por palabras, por imágenes y para permitir que le conduzcan a actos que vulneran sus más evidentes intereses. El individuo que forma parte de una masa es un grano de arena inmerso entre otros muchos que el viento agita a su capricho." (Gustave Le Bon, Psicología de las masas, Libro I, Capítulo I)

Mensaje tranquilizador a la "ciudadanía" ante la actual situación.

Tranquilos, tranquilos, no perdáis la calma. Muchos de vosotros estáis en paro, otros habéis perdido la casa, a algunos les han retirado las subvenciones, a muchos les han bajado el sueldo y les han aumentado la jornada de trabajo, la inmensa mayoría está sufriendo las consecuencias de los recortes en la sanidad y en la escuela pública; pero de verdad, estad tranquilos, todo volverá a la normalidad, sólo tenéis que tener un poco de paciencia, ya cada vez falta menos. Os aseguro que ellos están orgullosos de vosotros, lo estáis haciendo muy bien (especialmente aquéllos y aquéllas que estáis participando tan desinteresadamente en sus revueltas prefabricadas).

El plan consiste en haceros desear, con todas vuestras fuerzas, las cadenas que hace tiempo os impusieron, en darle un nuevo colorido a las paredes de la prisión en la que estáis encerrados. Ellos pensaron lo siguiente: “¿Cómo podemos hacer que estos seres vivos deseen con todos sus fuerzas seguir viviendo en cautiverio? ¿Qué podemos hacer para que no se les vuelva a pasar por la cabeza la idea de abandonar el rebaño? ¿Cómo podemos conseguir que sigan amando una forma de vida tan aberrante y desnaturalizada como la que viven hoy en día? Muy fácil, representemos a escala mundial un drama en diferentes actos: crisis económica, despidos masivos, recortes, manifestaciones, huelgas, desalojos, corrupción política y empresarial (y muchas otras cosas que aún quedan por llegar). Hagámosles pasar durante un tiempo por situaciones que les provoquen graves estados de estrés y ansiedad, y cuando por fin estén a punto de reventar, volvamos a ofrecernos como sus salvadores. Cambiaremos algunas pequeñas cosillas para que nada cambie, y asunto resuelto. Les tendremos otra vez comiendo de nuestras manos con más ganas y pasión que nunca”.

Por eso, estad tranquilos, no perdáis la calma, se trata sólo de una situación temporal, pasajera, tras la cual, todo volverá a ser como antes. Sólo tenéis que esperar un poquito. Recuperaréis vuestros alienantes y embrutecedores puestos de trabajo, con aumento de sueldo incluido, para que podáis compraros un nuevo hueco en esas torres de ladrillos y hormigón llamadas edificios, construidos en esas macrocárceles hiperpobladas y deshumanizadas llamadas ciudades. Vuestros hijos volverán a ser adoctrinados y lobotomizados con mucha mayor eficacia que antes en las escuelas y universidades. Vuestra salud volverá a estar en manos de mercenarios, cuyo objetivo principal será el de haceros yonquis de por vida de los productos farmacéuticos, con el fin de convertiros en robots más productivos y más adaptados a una sociedad contranatura.

Cuando todo esto pase, tan sólo lo recordaréis como una terrible pesadilla; una pesadilla que se os quedará gravada a fuego en vuestro subconsciente para toda la vida (y que vosotros mismos os encargaréis de gravar en la mente de las generaciones venideras). De este modo, las cadenas con las que os volverán a esclavizar os darán la impresión de ser menos cadenas, y las cárceles en las que os volverán a encerrar, menos cárceles. Habréis conseguido hacer su sueño realidad: los prisioneros convertidos en sus propios carceleros.

Ánimo, sólo tenéis que aguantar un poco más y volveréis, otra vez, a sentiros plenamente satisfechos con vuestra condición de siervos. Cuando por fin hayan conseguido borrar de vuestras mentes el significado de la palabra Libertad, todo habrá acabado.

“La explotación del país, la extensión de la soberanía sobre la tierra, en la medida que excede de las fuerzas naturales del individuo, sólo ha sido posible hasta hoy en la historia porque antes de instituir la propiedad de la tierra, o al mismo tiempo, se realizó la necesaria servidumbre del hombre. En los periodos ulteriores de la evolución esa servidumbre se suavizó, y su aspecto actual en los Estados más civilizados es un salariado.” Karl Eugen Dühring, ideólogo burgués de mediados del siglo XIX (extraído del Anti-Dühring, Parte II, Cap. IV, Engels)

sábado, 21 de septiembre de 2013

La diada de los borregos

Se me quitan las ganas de intentar explicar las cosas cuando veo, con tristeza, que en su inmensa mayoría, la gente no tiene la visión necesaria para ver la realidad tal y como es. Parecen ciegos aquellos que todavía confían en los políticos como si fuesen la salvación para sus problemas, los que se confían en organizaciones corruptas para defender sus derechos inalienables. Estos ciegos acuden como borregos a los llamamientos de estas organizaciones, en su mayor parte corruptas y deseosas de poder. Acuden a sus sentadas, cadenas humanas y estupideces de similar índole, sin pensar por un momento que lo único que persiguen es su propio beneficio.
Esta pobre gente , todavía no han entendido que nadie tiene el derecho de decirle a alguien quien és, a que pueblo pertenece o que cultura es la suya. No entienden que el nacionalismo es una idea artificial y caduca que es utilizada para movilizarlos y a la vez, distraerlos de los verdaderos problemas que hacen su vida más difícil en un mundo de abundancia.

Hoy, como si no hubiese cambiado nada desde los tiempos de Hitler, la gente todavía sigue creyendo, como si fuesen dioses, a los pastores de humanos; necesitan de ellos. Su poca altura de miras no les permite ver siquiera, que los derechos no son de los territorios, como proclaman estos energúmenos, sino de los seres humanos. No necesitan banderas ni ideas trasnochadas para defenderlos o defender su identidad, sino rebelarse ante aquellos que les dicen lo que tienen que hacer y lo que no. Si piensan que así llegará la tan ansiada e utópica democracia, que nunca existió, que el pueblo se autogobernará, están muy equivocados. Lo único que conseguirán es romper un estado opresor para que otro, de igual naturaleza o peor, ocupe su lugar; cambia de manos la propiedad del ganado, pero sigue siendo ganado.

Los medios de comunicación afines exageran las cifras, son contrarios las minimizan. Cada uno obedeciendo a los que les pagan, creando la separación que lleva, inevitablemente, a la confrontación por viejos ideales que deberían estar ya en el olvido. Es tan solo circo mediático calculado por unos cuantos hambrientos de poder, a los que no les importa nada la masa que arrastran tras de sí. Cuando las cosas se pongan feas, esos  seguidores que tanto han ondeado sus banderas y los han seguido como perros falderos, que les  que le han dado su confianza, serán sacrificados; como ya hicieron en el pasado tantas veces. Y cuando lleguen al poder... ¿Que harán con los disidentes, aquellos que no comulgan con el nuevo estado o que les gustaba el anterior? ¿Someterlos, expulsarlos o eliminarlos?


 El estado y la mal llamada democracia, que en realidad es una aristocracia, es el sometimiento de la minoría por una corriente de pensamiento mayoritaria. Es una barrera a la libertad de pensamiento. La meta de esta aristocracia es el pensamiento único, el sueño de dictador. Saldrán uno y entrarán otros, nada cambiará, solo a quien perteneces, quien tiene tus derechos de explotación, quien acude en tu nombre a pedir los créditos al FMI.       

miércoles, 18 de septiembre de 2013

La cúpula

 Son pocas las veces que me pongo a ver la televisor, pero si el aburrimiento me puede, me gusta ver alguna película o reportaje. Ayer, me pare en Antena 3, por que si hay algo que me gusta es la ciencia ficción; y aquella serie lo parecía. Después de un rato me di cuenta que el argumento de la serie era sencillo: Una cúpula impenetrable se cierne sobre un territorio de Estados Unidos, quedando atrapada en ella toda una ciudad, con sus ciudadanos y un un buen pedazo de tierra con sus granjas y recursos. 

Lejos de afrontar la situación con sentido común, sus habitantes, atrapados en  esta cúpula, comienzan a pelearse entre ellos, a matarse y a luchar por la comida, el agua, la energía disponible y el poder. Saquean tiendas, roban y, si es necesario, matan. Algunos, los más listos, con menos escrúpulos y avariciosos, se convierten en los líderes. Se convierten en guías solo por su poder, obteniendo la  confianza de la gente. Perdidos y con miedo, los ciudadanos no son capaces de ver que solo persiguen su propia supervivencia y no su bien. 

No se como acabará esta serie, porque está muy mal hecha y no pienso seguirla; es una de esas producciones baratas y de corto recorrido. Lo que si puedo decir, que si como empieza acaba, no quedará muchos supervivientes dentro de ella.  La cúpula, que es así como se llama la serie, es una muestra de lo que ocurre actualmente a nivel global.

Si esta situación se hubiese dado en un lugar donde el sentido común existiese, lo primero que pasaría, después de evaluar la situación, sería lo siguiente: Se formaría un comité ciudadano que evaluaría los recursos existentes dentro de la cúpula; víveres, agua etc. Los Conocimientos y habilidades de los ciudadanos serían considerados también como recursos disponibles, Médicos, químicos etc... En segundo lugar determinarían cuales son las necesidades básicas de estos ciudadanos: Cuanta comida necesitan, agua, energía etc. Dado que en este mini-ecosistema hay lugares de cultivo y, por tanto, capacidad para generar recursos, se evaluarían también, así como trabajo necesario para conseguirlos, las herramientas necesarias y la posibilidad de crearlas. Una vez hecho esto, se asignarían tareas a cada ciudadano en función de sus capacidades. Se determinaría cuanto tiempo pudrían vivir con lo existente y, por si la población aumentase, se procuraría que sobrase. Es decir, se buscaría la forma de hacer un ecosistema sostenible a largo plazo. Al poner estas medidas en marcha, lo más probable es todavía sobrante tiempo para investigación, no solo para asegurar y hacer crecer los recursos, sino, por supuesto, buscar la forma de salir de allí. Esto es lo que se llama una economía de recursos, precisamente lo que necesita la humanidad o cualquier organización de seres inteligentes. Al, nosotros, como cualquier civilización que viva en otros planetas con nuestro nivel de evolución, está encerrada en una cúpula, en nuestro caso, una cúpula que flota en el espacio llamada Tierra.

Desgraciadamente, tanto en la cúpula, como en la tierra, la estupidez es mayoritaria, y los que tienen sentido común para ver la situación, tal y como es, viven sometidos a la mayoría; es lo que llamamos democracia, que como he dicho hasta la saciedad, no debería tener ese nombre, sino aristocracia.

martes, 20 de agosto de 2013

Egipto, el triste resultado de una revolución inducida

"Cuando se mezcla la política, la religión y la  intervención externa, el resultado más probable es la guerra civil."

egi2(1)

egipto003.520.360 La llamada primavera árabe no es un movimiento popular, sino  una de esas maniobras del todo poderoso servicio de inteligencia de Estados Unidos. Al igual  en Libia, los disturbios en Turquía, Siria y toda la franja del Magrep, o otros muchos hechos que se han producido en toda la zona en los últimos tiempos, forman parte de un plan de desestabilización  para aumentar el control y minimizar la amenaza contra el estado autoproclamando de Israel.

 Aunque parezca difícil, plantar la semilla de la desestabiización no es caro ni complicado para los que lo han hecho durante muchos años  y que saben, por la experiencia acumulada, como manipular los acontecimientos para hacer estallar la violencia. Es mucho más sencillo, si cabe, hacerlo en un países donde la religión forma parte de la vida de sus habitantes, sobre todo si esta religión  es en su  esencia violenta, como sucede en el islam. Porque no nos engañemos, el islam es lo que es. Lo que les ocurre a los creyentes con frecuencia, sobre todo cuando la religión que procesan es tan absorbente que les  impide el raciocinio crítico, es que les hace a les radicales, les quita la visión de ver más allá de su percepción religiosa de la vida, y por tanto se vuelven vulnerables a los que urden planes contra ellos, a los que pretenden que se maten unos a otros para sacar tajada. Bañado por el Nilo, única pero muy rica fuente de vida para el  pías, Egipto no es pobre. El legado de una de las civilizaciones más importantes y prosperas de la historia humana sigue de momento en pie y les reporta millones de ingresos por turismo. Lamentablemente han olvidado quienes son y quienes fueron sus ancestros, dejándose llevar de la mano de aquellos que quieren su sangre. Quizás la parte más incómoda de este conflicto inducido, son lo hermanos musulmanes, aunque con buenas intenciones, no han sabido llevar al pueblo a una auténtica democracia, pues como su nombre indica están más preocupados de islamizar la política que del bien de su pueblo. En estas condiciones la posibilidad de una guerra civil puede ser inevitable, sobre todo cuando los países circundantes son los que definen las dos  facciones. Arabía Saudí,  y otros países con monarquía totalitaria,  apoyan ahora con ayudas al régimen militar golpista que ha tomado las riendas del país, mientras el pueblo, descontento tras el intento fallido de democratizar el país lucha y comienza a morir en las calles. Difícil futuro para un pueblo con tantas posibilidades, con tan enorme riqueza cultural.

http://www.tierra-libre.es

martes, 23 de julio de 2013

El Sol tiene precio.

No hace mucho escribí que un día no muy lejano pagaríamos por tener ojos y oídos, pero la verdad es que me quedé corto, se me olvidó la piel. Nuestro fantástico gobierno parece que no está contento con las subidas de impuestos en la electricidad. Un incremento del precio abusivo e injusto que merman nuestros bolsillos y por ende nuestra libertad. Esta subida, bien sabemos todos, se hace para satisfacer a nuestros buenos amigos, los de las eléctricas. Pero como decía, no contentos con esta subida, ahora el gobierno pretende cobrar impuestos por la generación de energía propia. Si ya resultaba bastante tedioso y caro montarse una estación de producción en tu huerto, ahora no solo te van a cobrar impuestos por ello, sino que además te puede caer un buen multazo impresionante, hasta 30.000.000 de Euros, si no lo declaras o no está según la normativa.

Siempre he sido de la convicción de que los recursos básicos para la vida no pueden tener precio, y su uso es un derecho de nacimiento. El agua, el aire y la energía, que emana del Sol, no es propiedad de nadie. Lamentablemente, el sistema, completamente quebrado y corrupto por el cual nos dejamos gobernar, necesita socializar las deudas generadas por su mal funcionamiento. En vez de cambiarlo y buscar alternativas, todos y cada uno de los gobiernos, sean del color que sean, intentarán parchearlo obedeciendo las ordenes de los de arriba. Esto es uno más de estos parches, que como siempre, van encaminados a mermar la calidad de vida de la mayoría, para incrementar los ingresos de unos pocos privilegiados.

Es más de lo mismo y resulta cansino repetirlo. Ellos pueden hacer esto y todo lo que se les venga en gana porque los borregos, es decir, nosotros, hemos decidido el camino de la irresponsabilidad. Incluso dentro de ese laberinto de la leyes incomprensibles para la mayoría del pueblo llano que han creado para controlarnos, existe la posibilidad de ponerle la zancadilla a esta casta de sátrapas que se hacen llamar gobierno. La desobediencia civil está contemplada como un derecho y podemos usarla cuando sintamos que se están vulnerando nuestros derechos fundamentales, como es el caso.

Imaginen que a una lagartija el gobierno le quisiera cobrar por cazar moscas, pues esta ley es la misma estupidez. Como se puede cobrar impuestos por tomar la energía del Sol ¿Es que nos hemos vuelto locos o ya somos tan estúpidos y obedientes que nos damos cuenta de este abuso?

No nos extrañe si pronto empezamos a ver fuentes con un insert coin o contadores de aire respirado; con el afán de recaudar que tienen, quizás me esté quedando corto.

Explicado con un poco de gracia andaluza, aunque no tiene ninguna.


domingo, 21 de julio de 2013

LA corrupción es solo la consecuencia de nuestra irresponsabilidad.

Hablar de política en España es hablar de corrupción generalizada. No existe un solo partido político que se salve de esta lacra o que se pueda llamarse honrado. La política, es por definición, para los políticos españoles, el pelotazo, los privilegios del cargo, la mordida o el cohecho. El caso Bárcenas es uno de tantos, ejemplo de la sinvergüencería que reina en todos los partidos políticos, sindicatos o cualquier organización, inclusive el algunas llamadas O.N.G. El todas las organizaciones españolas, sean de la ideología que sean, el ánimo de lucro personal impera sobre el bien común. Pero lo más sangrante es la permisividad de la ciudadanía. Como una y otra vez, son votados los mismos sinvergüenzas, quizás porque es el fondo queremos ser como ellos, admiramos su picaresca.


En el caso concreto que está de actualidad, la oposición política se rasga las vestiduras en el parlamento, dice que hará una moción de censura, que rompe pactos, pero en el fondo, a lo que aspira, es llegar al poder para tapar sus otros casos de corrupción y hacer lo mismo que hicieron antes. Mientras, el pueblo, adormecido por una educación mediocre, o quizás por lo que he dicho antes, sigue sentadito frente al televisor, disfrutando de la playa o mal viviendo por causa directa de este latrocinio generalizado. Pero no dejemos que los árboles no nos dejen ver el bosque. La corrupción a estos niveles locales, aunque escandaloso, no es comparable con la existente en el Parlamento Europeo, y a su vez, esta no es comparable con la corrupción que reina en las empresas multinacionales. la ONU, el FMI, el BCE u otras instituciones supranacionales que controlan los designios de la humanidad, todas ellas instituciones cuyos miembros nadie votó. Cuando se alcanza cierto grado de corrupción, el objetivo deja de ser el dinero y es sustituido por el ansia del poder absoluto, que es mucho más dañino.

Puede que para el que esté sufriendo en sus carnes la lacra de la corrupción, pagando más impuestos y perdiendo libertades, todo esto lo vea muy lejano, pero en realidad es la causa de su problema. El sistema económico que gobierna el mundo es el germen. Basado en la avaricia y el los valores más bajos del ser humano, es este sistema, controlado por unas cuantas personas, lo que está detrás de cada uno de los casos de corrupción, despotismo o partitocracia. Mientras no cortemos la cabeza de la serpiente, esta seguirá envenenando todo lo que toca, sacando lo peor de nosotros mismos sin dejarnos avanzar en una sociedad justa donde reine el bien común y la equidad sobre el lucro personal o el ansia de poder. Pero la experiencia nos dice que la serpiente en realidad es una hidra, si le cortas la cabeza, salen dos. Hay una causa mucho más profunda y que no somos capaces de ver porque la tenemos dentro de cada uno de nosotros.

No se lleven a engaño ni se sientan víctimas del sistema, porque si existe este sistema es gracias a nuestra colaboración y nuestro apoyo. No debemos olvidar que somos piezas fundamentales de él, y que cada acción que realizamos determina nuestro grado de implicación en el mismo. Sería muy simple y cómodo por nuestra parte pensar que hay alguien que nos conduce a utilizar el dinero, a pagar impuestos, a utilizar nuestras tarjetas de crédito, los bancos, a votar siempre a los mismos o a hacer caso a los medios de desinformación, pero es nuestra decisión y la voluntad de hacerlo. Es nuestro propio afán de lucro y avaricia, en definitiva, la que nos lleva a tomar el camino fácil, el de la irresponsabilidad. Es también el fruto de nuestra ignorancia, la que provoca el miedo que nos paraliza o nos hace seguir en la misma dinámica que la masa propone. Según un gran maestro, estos son todos obstáculos para alcanzar la iluminación. Si realmente fuésemos conscientes de cada una de nuestras acciones, nos daríamos cuenta hasta que punto somos responsables de la existencia de este sistema opresor. Es por tanto un paso fundamental para el cambio, cambiarnos a nosotros mismos para tomar las decisiones correctas.


No hay ninguna organización, religión, de nada sirve protestar, enfrentarse a la policía o participar en política, si antes no somos conscientes de nuestra implicación, de como hasta ahora hemos actuado y en que forma estamos colaborando con el sistema para hacer de este mundo una porquería.     

martes, 9 de julio de 2013

Para los borregos de parte de los perroflautas

Para aquellos que os conformáis y que os quedáis en casa por que creéis que lo que está pasando no va con vosotros, para aquellos que nos llamáis perrofautas por protestar, para aquellos que van a gritar a los partidos de fútbol y no lanzáis un solo murmullo de protesta cuando vulneran vuestros derechos o los de otros; a todos vosotros os digo borregos. Por vuestra culpa y no por los que llamáis poderosos sucede todo. Por vosotros suben los impuestos, llenan las calles de zonas azules, sube la gasolina. Sois vosotros quienes permitís que eso suceda. Habéis dejado que ellos tomen las decisiones que son vuestras. Ni tan siquiera habéis movido un dedo cuando vuestra falsa democracia a quedado presa del poder financiero de forma descarada o mientras os roban para pagar las deudas de los bancos estafadores, consecuencia de lo primero. Borregos y esclavos, no sois más que eso.
Os compadezco, porque sé que nunca habéis conocido la libertad.

Cuando nacisteis un certificado hizo propietario de vuestra alma al estado, y desde entonces hasta ahora el estado ha hecho con vosotros lo que le ha salido de las narices. Puso vuestro nombre en un papel, en letras mayúsculas, como si fueseis una empresa. En ese documento no firmaron vuestros padres porque no tiene nada que decir ni cuentan, tan solo el representante del estado, y esto no se hace por capricho; pertenecéis al estado. Desde entonces y hasta ahora el estado os ha hecho trabajar en trabajos que nunca os gustaron, os ha hecho pagar impuestos por todo, cada día más y más. Quizás, porque se lo habéis puesto tan fácil, ahora  ya han perdido la vergüenza; abusan de vosotros como quieren y cuando quieren; se han envalentonado tanto que se creen realmente los dueños del mundo y de todos los que viven en el; piensan que son intocables. Habéis permitido que la justicia y las leyes las hagan a su medida y para su beneficio. Os dicen como tenéis que vivir, lo que comer y como protestar. Os muestran el mundo como ellos quieren a través de sus televisiones. Y claro, nosotros, los perroflautas, minoría aplastada por vuestra falsa democracia, nos vemos arrastrados por vuestra condescendencia con el poder, por vuestra mediocridad, sin posibilidad de desobedecer sin recibir palos.
Gracias a vosotros, apenas tenemos salidas para poder desatarnos de nuestras cadenas, ni siquiera nos dejan protestar sin que aparezcan los de la porra. Por vuestro inmovilismo, los que queremos salirnos de este sistema represor, somos condenados a la indigencia en un mundo de abundancia, sin posibilidad de una vida digna fuera de este asqueroso sistema.

Quisiera pensar que no lo hacéis por las migajas que caen de sus bocas insaciables, pero por desgracia es así. Con mentiras y zanahorias os llevan a palos al matadero, por miedo seguís pagando los impuestos medievales, dándoles el dinero, que al fin y al cabo, es lo que les permite crear distracciones y todo tipo de artimañas para manteneros dentro del círculo o reprimir a los que se salen de el.

Quizás algunos ya sabéis que el dinero no es más que una herramienta para subyugaros, que la democracia es un engaño en los que siempre ganan los de siempre, que todo el sistema es una gran estafa. Si ya lo sabéis y pensáis que no se puede hacer nada al respecto, estáis muy equivocados.
No hace falta gritar, protestar o enfrentarse con los de la porra, eso solo da dolor de cabeza, frustración y mucha risa a los que tienen el poder. Lo que realmente les haría daño es no darles lo que necesitan para subyugarnos, los impuestos.

El agua y la energía nos pertenece por derecho de nacimiento en este planeta, nadie tiene derecho a cobrarnos más que lo que supone su extracción y trasporte. El valor de eso, no es ni mucho menos lo que nos cobran, y no hay escasez, eso es una patraña. No pagar el sobre precio ni las tasas que vienen con el recibo es lo justo. Las zonas azules, los parquímetros y los peajes son un abuso cuando ya estas pagando impuestos por circular, por comprar un coche o por la gasolina, no pagarlos es lo justo. El dinero y las tarjetas de crédito son el componente fundamental para el sistema. Abstenerse de utilizar estas cosas, siempre que sea posible, les desarma.


Sobre el dinero hay que saber que no produce riqueza, lo que produce riqueza son las personas. El dinero debería ser, como lo fue en sus orígenes, un acuerdo comercial y forma de colaboración. El dinero no necesariamente deben ser papeles pintados, puede ser comida, tiempo o intercambio de talentos, siempre por el bien común de ambas partes. Eso es colaboración y no competencia; trabajar por el bien común. Existen alternativas, fórmulas que nos llevarían a una sociedad justa, donde nadie fuese más que nadie, y sería posible si vosotros, borregos, decidieseis tan solo hacer una de las cosas que he dicho, cosas que por miedo a perder las migajas que os da el poder no hacéis.


Por cierto y para que no quede duda:


martes, 2 de julio de 2013

Edward Snowden No teme al enfado del gobierno americano

Como dije en un artículo anterior, ya hay pruebas de que estamos siendo observados por el gran hermano. Edward Snowden, exagente de inteligencia arrepentido, lo ha dicho bien claro, “La NSA no solo se ha limitado a espiar a sus ciudadanos, sino a medio mundo”. Ha interceptado correos, conversaciones telefónicas, y todo lo que le ha dado la santa gana. Quizás pensemos que es un gran escándalo, pero puede que estemos viendo solo la punta de iceberg. Has sido muchos los voceros que han pretendido justificar este espionaje masivo, Incluso Obama, pero no hay ningún motivo que justifique violar la intimidad de las personas libres, ni siquiera por la seguridad nacional. De la misma forma tampoco los secretos de estado son justificables en democracia. Los secretos de estado y las acciones encubiertas solo pueden ser obra de gobiernos totalitarios, que es exactamente por quienes estamos gobernados.

Si hay algo que hemos visto mermar en estos tiempos de crisis impuesta, a parte de nuestra calidad de vida, han sido nuestros derechos y libertades. Con la justificación de protegernos, somos tratados como delincuentes en los aeropuertos, vapuleados en cuanto alzamos la voz para protestar. El derecho a protesta ha quedado reducido a lo privado o a lugares donde no se ve demasiado, como este blog. Si este fuese un sitio muy visitado, inmediatamente buscarían la manera de cerrarlo o buscarme las cosquillas de alguna manera, estoy seguro. Y mientras todo esto sucede, muchas familias tienen que abandonar sus hogares para dejarlos en manos de los usureros de los bancos, el gobierno se gasta millones en material antidisturbios, formas de entretenimiento masivo y, en el caso de Estados Unidos, en espiar a su pueblo y de paso al resto del mundo, y porque no, también de de paso mandar algún drone que otro para asesinar algún supuesto terrorista; sin juicio previo, claro.

Resulta muy frustrante ver como hay tanta condescendencia y tolerancia con los desmanes de los gobiernos. A pesar de la corrupción, el aumento de las desigualdades sociales, la merma de derechos, las subidas de impuestos, la estupidez de nuestros políticos y de todo lo que está pasando, la gente sigue callada como si no ocurriese nada, como si no supiese de su capacidad para cambiarlas cosas. Quizás estén esperando algo que les haga saltar de su butaca, es difícil saberlo. Quizás realmente no sabemos hasta que punto podemos tocarle las narices a todos estos canallas que se han apropiado de nuestra libertad.

Recientemente, en Brasil, el intento del gobierno por subir los trasportes públicos saco a miles de personas a las calles, tantas que tuvieron que tirar la medida para atrás, Una vez que la gente se percató de su fuerza, haciendo que el gobierno recule, ya protestan por todas las injusticias de su país; algo que está poniendo en un grabe aprieto al gobierno brasileño y a su presidente Dilma Rousseff, porque ya no solo son los ciudadanos, sino la policía que tenía que reprimirlos, los que se unen a la protesta. El gobierno brasileño a mostrado debilidad, una debilidad que tiene cualquier gobierno ante la ciudadanía consciente de su poder. En Europa los gobernantes son más listos, y saben que cualquier concesión podría provocar lo mismo, en este caso el derrumbe de todo el sistema. Una concesión con el nivel de enfado de la ciudadanía podría ser la chispa que iniciase un fuego imparable, por ello no lo hacen, no hacen concesiones ni escuchan al pueblo. Hasta el momento, gracias a los medios de desinformación, la telebasura y el deporte, nos tienen bien controlados, pero hasta cuando... Es complicado de saberlo, pues la gente de Europa ha perdido la pasión de otros tiempos, y está sumida en una depresión inducida. España, por poner un ejemplo más que representativo, ha pasado de ser un país divertido y simpático, a ser un sitio deprimente, apático y caro. El obsesivo afán de los tres últimos gobiernos por hacer leyes represoras y poner multas e impuestos ha casi todo, han convertido a este país en un cementerio donde los españoles deambulan como fantasmas. Van del trabajo a casa, sin poder pasar por un bar como solían hacerlo. Ahora son lugares prohibitivos para el bolsillo. El ocio nocturno solo es un vestigio de los que fue antaño. Esto es lo que se espera de un un pueblo, que se este quietecito en casa, sin salir, para que trabaje mejor, si es que queda algún sitio donde hacerlo.  

Para finalizar les dejo las declaraciones de Edward Snowden, un hombre que ha sabido cambiar el rumbo de su vida y ha hecho lo que le dictaba el corazón, ojalá todos ustedes hicieran lo mismo.

verdad. Mi libertad se ha mantenido debido a los esfuerzos de nuevos y viejos amigos, familiares y otras personas que nunca he conocido y que probablemente nunca conoceré. Confié a ellos mi vida y ellos me devolvieron esa confianza con su fe en mí, de la que siempre estaré agradecido. El jueves, el presidente Obama declaró ante el mundo que no iba a permitir ningún “teje maneje” diplomático sobre mi caso. Sin embargo, ahora se ha reportado que después de haber prometido no hacerlo, el Presidente ordenó a su vicepresidente que presionara a los líderes de las naciones a las cuales he solicitado protección para que nieguen mis peticiones de asilo. Este tipo de engaño de un líder mundial no es justicia, como tampoco lo es la pena extralegal del exilio. Estas son las viejas, malas herramientas de agresión política. Su propósito es asustar, no a mí, sino a otros que podrían hacer lo mismo que yo hice. Durante décadas, los Estados Unidos de América han sido unos de los más fuertes defensores del derecho humano de solicitar asilo. Lamentablemente, este derecho, diseñado y aprobado por los EEUU en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, está siendo rechazado por el actual gobierno de mi país. La administración Obama ha adoptado la estrategia de utilizar la ciudadanía como un arma. Aunque yo no estoy convicto de nada, se ha revocado unilateralmente mi pasaporte, dejándome apátrida. Sin ningún tipo de orden judicial, la administración pretende ahora impedirme ejercer un derecho fundamental. Un derecho que le pertenece a todo el mundo. El derecho a solicitar asilo. Al final, el gobierno de Obama no teme a los denunciantes como yo, Bradley Manning o Thomas Drake. Somos apátridas, encarcelados, o impotentes. No, la administración Obama les teme a ustedes. Tiene miedo de una sociedad informada, exigente, de un público enojado con el gobierno constitucional que le fue prometido y que debería tener. Estoy erguido con mis convicciones e impresionado con los esfuerzos realizados por muchos.

 Edward Joseph Snowden AVN / LibreRed


Otro punto de vista sobre este tema:


jueves, 20 de junio de 2013

Siria , otra vuelta de tuerca (últimas noticias)


16 de noviembre de 2013

22 de septiembre de 2013

18 de septiembre de 2013


20 de julio de 2013

El secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, pidió al Ministerio de Defensa de su país comandar un ataque aéreo “de inmediato” sobre Siria, nación a la que acusa de utilizar armas químicas contra grupos de la oposición, que son apoyados precisamente por Washington, aunque no existen pruebas que corroboren sus denuncias.


Ante esta noticia no se puede quedar uno indiferente, LA HISTORIA SE REPITE. Denota las ansias que tiene el poder por cumplir un programa bélico previamente establecido y que comenzó en Iraq, o quizás en las torres gemelas, como pensamos muchos. Esta guerra contra el terror, como quieren que la entendamos, es el empeño que tiene la élite por avocar al mundo a una guerra de consecuencias imprevisibles, quizás, con la intención de reducir la población mundial y eliminar a los que ya no son necesarios; y que poco a poco se niegan a aceptar el control de esta dictadura encubierta mundial.
Recuerden y hagan un repaso al pasado, a los argumentos utilizados en Iraq, argumentos que fueron totalmente fundados, escusas baratas para apropiarse de un país soberano. Puede que siria, Iraq o Libia nos queden hoy muy lejos, pero si creen que estas intervenciones no son parte de un plan de dominación mundial y que no le van ha afectar a usted o a sus hijos, es que es muy inocente o que pasa de todo. Si es así, siga siendo un borreguito camino del matadero, pero recuerde que Siria está apoyada por Rusia, que le proporciona armas y sustento al gobierno que preside Bachad Al Asad, votado por su pueblo. Aunque se puede esperar de ciudadanos que ya llevan varios años invadidos y gobernados por esta misma élite. Aunque la invasión, por suerte no ha sido por las armas, está teniendo las mismas consecuencias.

Si se fijan hay muchos paralelismos entre los tres países ya invadidos, Iraq, Afganistán, Libia, y el que pretenden invadir ahora, Siria. Los tres países estaban gobernados por dictadores, más o menos capaces en su gestión, y en mayor o menor medida apoyados por su pueblo en más del 50%. En todos ellos ha habido un crecimiento y buena expectativa, salvo en Afganistán, azotado por innumerables guerras tribales anteriores a la invasión. Los cuatro de mayoría musulmana, y los cuatro con grandes recursos naturales. También en la situación en la que han quedado se parece bastante. Después de la intervención militar, Afganistán ha aumentado su producción de opio, las tribus se pelean por el control de las plantaciones y sigue siendo un maremágnum bélico e inestable, una situación perfecta donde las multinacionales impunemente podrán explotar las ricas minas de coltán, posible motivo por el cual se invadió este país. Libia fue un país de tribus en permanentemente lucha hasta la llegada de Gadafi. Fue el dictador quien puso orden y mantenía a raya a los señores de la guerra. Ahora, después de los bombardeos, a quedado sumida en el caos. Las tribus han vuelto a la lucha, y mientras ellos se pelean por el poder, cosa que puede terminar en una terrible guerra civil, las multinacionales del petróleo controlan a voluntad la extracción y se llevan el dinero que antes Gadafi repartía, al menos una parte, entre su pueblo. Una situación muy parecida a la que ha quedado Iraq. En ambos países la calidad de vida se ha reducido a la que había en ellos antes de la llegada de los dictadores.

Con todo esto no quiero decir que la dictadura sea deseable en un país, claro que no, y precisamente por eso no quiero la dictadura financiera tampoco, y mucho menos la que está impuesta por el banco mundial y el FMI, de la cual ya se puede decir que hoy en día somos súbditos. Puede que haya otras formas de gobierno que no requieran la imposición de la voluntad mayoritaria a la minoría. Puede que sea el imperio del sentido común y la equidad, algo de que la democracia siempre carecerá. Recuerden aquella máxima: Porque a mil  millones de moscas les guste la mierda no significa que deba gustarme a mí. Y desde luego yo no quiero comer mierda  ni que hagan leyes para que me la coma  y que mucho menos  me digan que lo hacen por mi bien, eso es la democracia que nos venden como la mejor solución para regir las vidas de los seres libres.

http://www.youtube.com/watch?v=OHQopboaAzk&list=TL7Im9Wpd6Hqc

Aquí dejo un vídeo donde se explica lo que era Libia antes de la intervención criminal del eje del mal, y lo que es ahora. Para que no queden dudas de que es lo que realmente molestaba a la élite que nos gobierna en la sombra que que ha puesto su ojo encima de Siria.



Últimos acontecimientos Giro inesperado



miércoles, 12 de junio de 2013

Crónicas desde los albores de 1984 (tercera y última parte)

Disidencia controlada

Descuidos, puede que intencionados, nos están dejando entrever una pequeña parte de lo que se mueve en las altas esferas del poder; parte del totalitarismo con la que la clase dominante hace las cosas, algunos esbozos de sus planes, su forma de actuar, lo muy poco que les importamos, su falta de escrúpulos a la hora de enriquecerse, y muchas otras cosas más que van saliendo a la luz, pero sobre todo se hacen visibles con pruebas circunstanciales, nada realmente constatable Por esta razón, y no otra, es por la que están apareciendo movimientos de contrapoder, páginas antisistema en internet, el 15M etc. Son muchos, de diferente ideología política y sin un rumbo concreto. Desde luego, trabajando por separado y sin un rumbo común no suponen ninguna amenaza para la élite; razón es porque les dejan actuar dentro de unos límites, claro. Pero cuidado, los que cruzan ciertas fronteras y puedan suponer una amenaza, ya sea porque tienen información fidedigna o demasiados seguidores. Inmediatamente cae sobre ellos la ley o la porra, como el ha ocurrido ya a varios. Aunque como buenos estrategas, primero echan mano de sus medios de desinformación, los desprestigian o criminalizan. Si esto no funciona aplican su ley, y si esto no funcionase tampoco, ellos tienen muchos otros métodos de persuasión o de eliminación.

Ahora hagamos un ejercicio de suposiciones, supongamos que realmente existe esta élite de la que hablo. Si es así no deben ser nada tontos, y tampoco le faltan medios para conocer como reaccionará la gente. Los mejores ordenadores calculando probabilidades, los mejores técnicos em estadística y vete a saber cuanta tecnología más puede estar que puede estar a su alcance. Teniendo en cuenta esta suposición ¿Es posible que la disidencia también esté controlada? Y si fuese así, y teniendo en cuenta las últimas noticias ¿No podría ser que estuviesen marcando a los que les podrían traer problemas en sus planes futuros ?

La idea de dejar que la disidencia se muestre para luego acabar con ella de una sola vez, no es nuevo. Aparece en un conocido libro donde el poder provoca que la disidencia se exprese para, uno a uno, acabar con ellos en un corto periodo de tiempo.

Hoy sabemos que graban nuestras conversaciones, que leen nuestros correos y que controlan todas las páginas web que visitamos, saben quien es un disidente y no aceptaría bajo ninguna circunstancia el denominado Nuevo Orden Mundial. Saben también, quienes somos peligrosos para el sistema, por tanto, también saben a quien tendrían que eliminar llegado cierto momento, y puede, solo puede, que nos estén provocando para que no quede ninguno sin identificar; piénsenlo.



Aquí dejo un vídeo de alguien que ya lo ha pensado.     

lunes, 10 de junio de 2013

Crónica desde los albores de 1984 (segunda parte)

Me quedé corto en el anterior artículo que hablaba de un futuro cercano en que la sociedad sería como la planteada en la novela de George Orwell. 1984. Se puede afirma que el futuro ya está aquí. En el siguiente artículo tenía pensado hablar del control de la información, y que casualidad, me encontré con esta noticia:

El galardonado Novel de la paz preventivo, títere de la élite y presidente del país más poderoso de la tierra, Barack Obama, ha tenido que dar una rueda de prensa para justificar los  atentados contra los derechos fundamentales que su gobierno a perpetrado en medio mundo. Su departamento de espionaje masivo, la NSA, ha grabado conversaciones, leído correos y accedido a todo tipo de información personal, no tan solo de los ciudadanos de su país, sino de todo aquel que se moviese por internet o tuviese un teléfono. La información filtrada por el ex-agente de CIA Edward Snowden y la posterior justificación de Obama, no deja lugar a dudas. Resulta paradójico que su alegato para justificar este flagrante atentado contra la intimidad de las personas sea la el de la seguridad, cuando él, y los presidentes que le han precedido han sido los mayores violadores de los derechos humanos. A los que estamos ya hartos de tanta mentira, no nos sorprenden estas declaraciones. Ya sabemos que forma parte del de su la estrategia de cinismo e hipocresía al que nos tienen acostumbrados estos títeres.

Al saltar a la prensa las declaraciones de Edward Snowden muchos gobiernos han puesto el grito en el cielo, como si quisieran dar la impresión de que esto les haya sorprendido. Supongo que quieren evitar que todo el mundo sepa que son parte del juego. Porque no se engañen, todos ellos obedecen como perros fieles al amo, y buena prueba de ello es que todos, en mayor o menor medida, están intentando sacar leyes que blinden internet utilizando como coartada los derechos de autor, el terrorismo o la delincuencia organizada. Tampoco es de extrañar que la información procedente de redes sociales y grandes corporaciones de internet o famosos buscadores, haya fluido con tanta facilidad hacia la NSA. A pesar de las muchas declaraciones por la libertad en internet que han manifestado algunos de los dueños de estos oligopolios, lo cierto es que, al menos uno de estos supuestos defensores de la libertades, el más poderoso de todos ellos, participó en la reunión del grupo Binderberg como invitado, al igual que lo hizo el dueño de esa extensa red social conocida por todos y el dueño del sistema de las ventanitas. Me pregunto yo que hace un señor como Eric Schmidt en la reunión más hermética y secreta que se conoce, donde un grupo de magnates y ricachones, que nadie a votado decide cual será nuestro futuro. Tendría que ser muy ingenuos si pensásemos que ha ido allí a decirles a estos tipos que esto de censurar Internet no está bien y que hay que dejar que la gente opine libremente. Tal vez me equivoque, y quien sabe, quizás haya sido así, aunque a esta gente, cuya fortuna podría paliar toda la pobreza en el mundo, les haya importado un pito.

Al final resultará que todos los paranoicos conspiracionistas tenían razón, pero ¿Es solo internet?
Mucho se ha hablado de la pretensión insertar chips en las personas para tenerlos controladitos y saber en todo momento lo que hacen, sus gustos, sus hábitos de consumo, donde están, etc. ¿Pero es realmente necesario cuando ya disponen de algo que voluntariamente llevamos todos en nuestro bolsillo? Piénsenlo, todos los nuevos smartphones tienen GPS, Google y Faceboock integrados de serie; la gran mayoría equipados con el famoso sistema operativo, que al igual que el sistema operativo de las ventanitas que tanto conocemos, no es libre ni se conoce su código fuente. ¿Sabemos realmente lo que hace ese software cuando dormimos? ¿Sabemos si se conecta a la red y trasmite datos que nunca nos gustaría que otros supiesen? ¿Tiene la certeza de que no es así? Si no la tiene comprenderá porque no son necesarios los implantes que muchos se negarían a llevar.


1984 no solo es una novela, es una visión del futuro que vivimos ahora mismo. Existe el ministerio de la verdad, que en realidad es el ministerio de la mentira que lo constituyen todos los grandes medios de comunicación de masas. Los niños son programados por el ministerio de la historia, que se reescribe para justificar los hechos presentes. El ministerio del amor se encarga de fomentar el odio entre los pueblos, de mantenernos en un estado de guerra permanente, de incertidumbre y amenaza, de generar el miedo suficiente como para mantenernos paralizados ante el gran hermano; nuestro padre todo poderoso que reside en lo alto de la pirámide truncada. Solo nos faltaría que cada fin de semana tuviésemos un minuto de odio, lástima que no esté Bill Laden o no lo puedan revivir. Por otra parte, si alguien lo duda, también existe la policía del pensamiento, leyes, jueces y uniformados que defienden al sistema opresor antes que al ciudadano que protesta por la defensa de sus derechos. Ellos ya han escrito el futuro del disidente Edward Snowden, como se escribió el del gran defensor de la libertad en Internet Aron Swartz. Edward Snowden, si aprecia en algo su libertad, o puede que su vida, jamás podrá volver a pisar tierras estadounidenses. Vivirá, como otros muchos antes que él, rogando a su Dios que la mano negra del gobierno no le encuentre. Es el destino de quien manifiesta y defiende libremente su opinión, de los luchadores por la libertad, pero sin duda, estoy con él y con todos los que hacen lo mismo, ánimo  Edward, cada vez somo más.  

viernes, 31 de mayo de 2013

Crónicas desde los albores de 1984

Las herramientas que utiliza el poder para conducir a la sociedad pueden ser tan sofisticadas como burdas, lo que cuenta a la hora de ser aplicadas es su efectividad, y como hemos podido ver en los últimos tiempos, de esto no les falta.
Desde los medios de comunicación de masas hasta el dinero, son muchas y variadas, cada una de ellas cumpliendo su objetivo, de todas estas herramientas la televisión destaca por sus ventajas. Con ella se puede cambiar la opinión pública, distraer, confundir al pueblo o ridiculizar a los disidentes, y sabemos bien que la creación de opinión es fundamental para realizar acciones más contundentes sin que el pueblo se subleve. Preparar a la gente para quitarle las libertades y derechos, bajar las jubilaciones o los sueldos, para estas cosas es fundamental la televisión. Con todo esto no es de extrañar que resulte raro encontrar televisiones que no pertenezcan a grandes grupos empresariales y que estos grupos estén de una u otra manera relacionados entre si. De no ser así podrían darse puntos de vista alternativos o haber disidentes que se saliesen de la línea marcada el poder. No obstante, no todas los medios de comunicación de masas han sido alienados por el poder, hay excepciones, pero lamentablemente divididas y recluidas en el mundo virtual, en Internet, el último refugio. También es cierto que hay disidencia en las televisiones controladas por el poder, pero es una disidencia controlada y aparente, sin contundencia en sus argumentos ni alternativas reales a lo establecido. 

Algunas de las estrategias usadas por el poder para contrarrestar los movimientos disidentes es llamarlos conspiranoicos, hacer programas que hablan de conspiraciones poniendo en tela de juicio su veracidad o hacer programas que tratan estos temas, como podría ser la esclavitud a la que nos somete el sistema económico basado en el sistema del dinero fiduciario. estos temas se tratan de forma lúdica, para que parezcan programas de entretenimiento. De esta manera tan sencilla se crea una opinión desfavorable a priori, un prejuicio que evita el interés o intentar verificar la veracidad de lo que dicen los llamados conspiranoicos, unos locos que siempre piensan mal del sistema y que son una amenaza, según ellos, para el resto de la ciudadanía.

Los medios de comunicación de masas representan pretenden ser para el pueblo la verdad, pero se lo crean o no, al poder le da igual, pues no hay alternativas destacables a la versión de su verdad. Es como el dinero, el sistema fiduciario o las leyes de los gobiernos, no hay alternativas ni resistencia posible, o al menos esto es lo que hemos dado por sentado gracias a los medios de comunicación de masas controlados por el poder. Nuestra equivocación es evidente, no solo este no es el único sistema posible, sino que además nos perjudica a todos y al planeta donde vivimos. Pensar, como nos han inculcado, que este es el único mundo posible, es donde reside la base del nuevo orden mundial, del pensamiento único. Las leyes, los medios de comunicación, el sistema en si, es el compendio de herramientas que facilita este nuevo orden, donde una reducida casta de privilegiados somete al resto de los mortales. Preservar este estatus es el único objetivo de todas estas herramientas.

Alguien dijo una vez: Si la gente supiese realmente como funciona el sistema del dinero habría una revolución mañana mismo, creo que fue Henrry Ford. Y que razón tenía. El dinero por definición fue una herramienta para facilitar los intercambios, pero hoy en día es otra cosa. Es la cadena que nos atenaza al sistema, la que sutilmente nos fuerza a permanecer quietos. Se ha convertido en la mejor forma de dominación y control jamás creada por el hombre. Mejor que el control mental, que la razón o que la peor de las cárceles. Su acción, combinada con el control de los medios de comunicación y los gobiernos, cada día más globalizados y dependientes dentro de las leyes impuestas por el sistema fiduciario, ha sido decisivo para consolidar un sistema esclavista del que muy pocos pueden salir, o quieren hacerlo.

Ahora pueden llamarme conspiranoico e ignorarme como les han dicho que hagan, pero aunque una mentira se repita mil veces seguirá siendo una mentira. Y la gran mentira es que no hay alternativas o que no se puede salir de este sistema. Si es cierto que puede costarte la cárcel, e incluso la muerte, pero si no hacemos nada ahora, a buen seguro, revelarse o disentir en el futuro, si será motivo seguro de muerte, o quizás de que te metan en un centro de reeducación.


Reporte de JM desde los albores de 1984   

sábado, 25 de mayo de 2013

Las nuevas armas de destrucción masivas, pero ¿Quien las utiliza en realidad?


Ya ha pasado mucho tiempo desde que no escribo ninguna cosa, y no es por falta de ganas sino por estar harto de ver que el esfuerzo es vano. La mayor parte de las personas están más preocupadas por sobrevivir en este mundo de locos que por intentar cambiarlo. Entre la crisis fabricada, las preocupaciones cotidianas y los entretenimientos creados para desviar nuestra atención, a hecho que vivimos arrodillados soportando los abusos del poder sin hacer nada. Esto es como pasar por este mundo sin haber dejado un solo vestigio de nuestra presencia. Y eso desanima bastante.

El motivo por el cual volví a escribir lo encontré en un artículo referente al uranio empobrecido utilizado en la guerra de Iraq y Bosnia. Al leerlo comprendí que debía decir algo para intentar, que al menos, algunas personas más se dieran cuenta de nuestra responsabilidad en todo esto. El artículo en cuestión demuestra el grado de cinismo e hipocresía que se alcanza cuando la ciudadanía renuncia a tener el control de sus gobernantes.


Todo el mundo recuerda bien el motivo que se utilizó para la invasión de Iraq. Todavía resuenan el los informativos de los medios de desinformación masiva aquella gran mentira de la presencia de armas químicas y nucleares en Iraq, algo que se demostró completamente falso. Ni los políticos ni sus voceros se disculparon jamás por mentir al mundo. Lejos de tener alguna consecuencia negativa para ellos, todos los que intervinieron en la trama gozan hoy de puestos relevantes y un estatus social alto. Algunos, como Aznar, todavía aspiran nuevamente al poder a pesar de ser un mentiroso y promotor de la actual crisis en España. Quizás porque en realidad no son tan inteligentes como se creen y viendo lo bien que les funcionó en su momento, han utilizado nuevamente la misma estrategia en Siria, como lo hicieron antes en Libia. Tengo la esperanza que después de todo lo vivido, ya todo el mundo sepa que tanto los atentados de las torres gemelas como otros atentados de falsa bandera, y la presencia de armas de destrucción masiva, no son más que mentiras pertenecientes a estrategias perversas para conseguir objetivos económicos, apropiarse de los recursos, y por supuesto, perpetuar un sistema que está convirtiendo nuestra vida en un infierno a costa de que unos pocos vivan en la opulencia más absoluta.
Pero pensemos por un momento, y aunque nos resulte molesto, en de las consecuencias de nuestra actitud pasiva frente a lo que está pasando. Analicemos hasta que punto somos culpables cada uno de nosotros por no actuar, el daño que se produce, las muertes que se ocasionan ahora y en el futuro, y si no hay motivos suficientes como para no plantarles cara a estos cínicos asesinos internacionales, porque si esta gente hace lo que le da la gana es gracias a nuestra pasividad.

Para empezar quiero exponer unas cuantas cosas sobre el uranio empobrecido. Aunque seguro que hay muchos que han investigado por su cuenta y saben la verdad de este veneno, para aquellos que no lo saben, el uranio empobrecido es el resultado del enriquecimiento del combustible nuclear utilizado en las centrales atómicas y en la fabricación de bombas nucleares. Por decirlo de una manera sencilla, es lo que queda después de extraer casi todos los átomos de material fisionable del uranio. Y digo casi, porque no todo el material fisionable, altamente radioactivo, se separa de este residuo. El uranio empobrecido, por su alta densidad, mucho mayor que la del plomo, tiene muchas propiedades interesantes para la industria de la muerte. Penetra blindajes y se inflama al impactar con el objetivo a gran velocidad. Pero su principal ventaja es que es muy barato, ya que como he dicho, es un residuo y además incómodo. Aunque no es un material muy radioactivo, su vida media, antes de degenerar en otros materiales no peligrosos, es muy larga; de millones de años. Por estas razones se puede afirmar que la utilización de este material da dos ventajas: por un lado mejora el armamento y por el otro se deshacen de basura peligrosa arrojándola en territorios lejanos.

La O.N.S y otros organismos oficiales dependientes de la élite se esfuerzan por convencernos de que el uso de este material es inocuo para el medio ambiente y la vida, pero lo cierto es que hay pruebas que demuestran estos informes están hechos siguiendo las directrices de sus amos.
Para empezar, el uranio empobrecido es un material radiactivo, con todas sus consecuencias. La radiación emitida no es muy potente y se aleja muy lejos del material. Pero esta misma radiación cuando actúa dentro de el cuerpo humano, en el interior de las células, puede tener los mismos efectos catastróficos que se tendrían con la exposición a materiales altamente radioctivos como el bario o el radio.
El uranio empobrecido que se utiliza en proyectiles, impacta contra el objetivo, inflamándose y convirtiéndose en óxido de uranio. Las partículas más pesadas de este material se depositan en el suelo y en el agua ra
rápidamente, pero las más finas y ligeras pueden permanecer en el aire un tiempo breve, siendo susceptibles de ser respiradas por animales y persona adhiriéndose a las paredes de sus pulmones y pasar el torrente sanguíneo.
Las partículas depositadas en terreno, las plantas y las aguas, pasan igualmente al organismo a través de la cadena alimentaria. En ambos casos, al no ser un material soluble en agua, permanece largo tiempo en los cuerpos. Una vez dentro del cuerpo, el uranio libera radioactividad, produciendo lesiones celulares graves que pueden derivar en cáncer, y en caso que la persona afectada sea una mujer embarazada, malformaciones genéticas atroces, como atestiguan estudios realizados por médicos independientes. Estas investigaciones han demostrado el incremento de la incidencia del cáncer en personas que residen en zonas bombardeadas por proyectiles con uranio empobrecido como Fallujad, y un espectacular aumento de casos de malformaciones. Así mismo, las muestras recogidas en los cabellos demuestran que las personas afectadas presentan una alta concentración de uranio. Teniendo en cuenta que el cabello humano crece a una velocidad constante de un centímetro por mes se ha determinado que en la fecha posterior a los bombardeos la acumulación de este material asesino era entre seis y diez veces mayor de lo normal.
Las dificultades que estos investigadores han tenido a la hora de hacer el estudio, el hecho de que el gobierno americano se niegue a dar las cifras de la cantidad de material empleado y los lugares donde se ha utilizado, nos da pistas sobre cual es el secreto que pretenden proteger. Pero por mucho que lo nieguen u oculten los hechos, lo cierto es que las pruebas de que el material utilizado en los bombardeos es la causa del aumento del cáncer y las malformaciones genéticas es incuestionable.
Y es que de casta le viene al galgo. Ya en la guerra de Vietnam, el famoso agente naranja, un herbicida producido por la que hoy es como la empresa multinacional más odiada del planeta, Monsanto, fue rociado por el ejercito estadounidense sin ningún tipo de control. El objetivo fue eliminar la frondosa selva que impedía a los soldados americanos encontrar a sus enemigos comunistas. El llamado agente naranja, no solo resultó nocivo para las plantas; el pueblo y los mismos soldados americanos, fueron afectados por extrañas enfermedades que derivaron en posteriores defectos genéticos en los hijos engendrados por las personas expuestas a este veneno,enfermedades que hoy sufren los vietnamitas.

No podemos permanecer más tiempo pensado en que vamos a hacer, hay que actuar y cambiar de actitud frente al poder. El secreto mejor guardado y que jamás debería ser desvelado por el peligro que entraña para la élite dominante está a simple vista, delante de nuestras narices; no son nada sin nosotros, sin nuestros impuestos, sin nuestra colaboración, sin nuestra obediencia a sus leyes opresoras. Insumisión, desobediencia civil y la no utilización de sus sistema bancarios acabarían con su poder en menos de un par de días, si solo un tercio de la población mundial se rebelase. Se acabó el tiempo de la inacción y la pasividad, es tiempo de revolución personal, desde cada uno. No hay ideas políticas, grupos sociales o organizaciones que no esté corrompidas por el poder, No os fiéis de ellas, solo de vosotros mismos y de vuestra percepción. Solo vuestra verdad es la buena, y si llegáis al punto donde yo estoy llegaréis a las mismas conclusiones.