Translate

miércoles, 20 de febrero de 2013

El estado de la decepción


La mayor parte de la población española está tan absorta en los problemas cotidianos y en los entretenimientos de masas que ya no ve más allá. Esto puede deberse a un plan perfectamente orquestado para que sea así, o por la nefasta evolución de esta sociedad; no es algo que esté demasiado claro y no soy quien para dar una respuesta a esta cuestión, ya que eso está en la conciencia de cada uno, pero se que hay muchos países en esta situación, y eso me hace sospechar de la primera de mis opciones. Lo que es un hecho cierto, es que la población, en general, o en su inmensa mayoría, ha dejado de ser participe de lo que será su futuro y el futuro de las nuevas generaciones, el desapego de la política y de los políticos es algo palpable. A raíz o a consecuencia de esto, los mecanismos participativos en las decisiones políticas se han roto, dejando el control a quienes mueven el dinero. La misma política y los que juegan en ella, también se han dejado a merced de las mareas de los mercados, son meros peles de sus exigencias, y ya no hay decisión que no se tome sin contar con  estos usurpadores del poder. Quizás este vídeo os deje algunas pistas de cual es la raíz de todos estos males y porqué las cosas son así.


Pero siguiendo con la actualidad y sus pormenores. Recientemente se ha celebrado en el parlamento español el estado de la nación, como si dicho estado no fuese ya conocido por todos. Los líderes de los dos grandes partidos, supuestos representantes de la mayoría, han expuesto sus argumentos. El que gobierna actualmente ha centrado su discurso en dos cosas: En que la causa de lo que han tenido que hacer a sido por lo mal que le han dejado las cosas sus antecesores y la exposición de las medidas absurdas que no van ha solucionar los problemas. No han reconocido, por motivos obvios, que todo lo realizado hasta el momento ha sido fruto de las exigencias de los mercados y de las grandes compañías, principalmente las energéticas. Saben perfectamente que todos los recortes, eliminación de derechos o disminución de los recursos en cosas tan importantes como la sanidad, educación, ciencia o ayudas sociales, ha sido impuesto por personas o entes que no han sido elegidos el pueblo. En cuanto a la oposición, nada nuevo. Dicen lo que se debería de hacer a grandes trazas, utilizando palabras grandilocuentes vacías de contenido, demagogia y verborrea de buenos socialistas que pretenden la igualdad, pero nada de reconocer su cinismo e hipocresía. Ellos saben perfectamente, que si hubiesen sido los que hubiesen estado en el poder en las mismas circunstancias, habrían hecho exactamente lo mismo que lo hacen ahora los que están en el poder. Su pasado lo confirma, y por mucho que venga su líder ha hablarnos de mejoras sociales, ya nadie lo cree. Su líder, El Sr. Rubalcava, que viene ahora como renovador, estuvo en el poder de segundo, e hizo junto a su presidente lo mismo que está haciendo ahora su oponente, Rajoy, obedeced a los amos. Si la sociedad no estuviese tan distraída con el partido de fútbol, que casualmente se celebraba el mismo día que se debatían cuestiones tan importantes en el parlamento, hubiesen escuchado cuales son los referentes para el líder de la oposición y para sus “nuevas medidas”. Dijo textualmente “Europa pierde relevancia en  Nuevo Orden Mundial”, citando posteriormente a su referente, Obama, conocido terrorista internacional y fiel enviado de las multinacionales que expolian el planeta y que han provocado la brutal crisis actual, por no hablar de los genocidas ataque de sus drones.

Si el pueblo, en vez de plegarse ante tanta memez, estupidez, latrocinio, incompetencia y demagogia, estuviese despierto, el día del estado de la nación hubiese sido el día de los cuchillos largos, hubiese sido el día de haber mandado a toda esta casta de parásitos y servidores de no sebe quien al médico; para que les hiciese una cronoscopia con instrumental orgánico. Quizás así se curarían de su diarrea mental y empezasen a servir a quienes les han votado, y no ser lacayos de los intereses financieros. Miles de desahuciados, jóvenes sin ilusión, toda una generación perdida, se lo hubiese agradecido. Quizás si hubiesen propuesto dejar de esclavizar al pueblo, quitándoles libertades les hubiésemos perdonado, pero su oportunidad ha pasado, y tarde o temprano sufrirán las consecuencias.


Por último les dejo este vídeo, no tiene desperdicio y les mostrará como funcionan las cosas en el mundo del dinero.