Translate

jueves, 20 de junio de 2013

Siria , otra vuelta de tuerca (últimas noticias)


16 de noviembre de 2013

22 de septiembre de 2013

18 de septiembre de 2013


20 de julio de 2013

El secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, pidió al Ministerio de Defensa de su país comandar un ataque aéreo “de inmediato” sobre Siria, nación a la que acusa de utilizar armas químicas contra grupos de la oposición, que son apoyados precisamente por Washington, aunque no existen pruebas que corroboren sus denuncias.


Ante esta noticia no se puede quedar uno indiferente, LA HISTORIA SE REPITE. Denota las ansias que tiene el poder por cumplir un programa bélico previamente establecido y que comenzó en Iraq, o quizás en las torres gemelas, como pensamos muchos. Esta guerra contra el terror, como quieren que la entendamos, es el empeño que tiene la élite por avocar al mundo a una guerra de consecuencias imprevisibles, quizás, con la intención de reducir la población mundial y eliminar a los que ya no son necesarios; y que poco a poco se niegan a aceptar el control de esta dictadura encubierta mundial.
Recuerden y hagan un repaso al pasado, a los argumentos utilizados en Iraq, argumentos que fueron totalmente fundados, escusas baratas para apropiarse de un país soberano. Puede que siria, Iraq o Libia nos queden hoy muy lejos, pero si creen que estas intervenciones no son parte de un plan de dominación mundial y que no le van ha afectar a usted o a sus hijos, es que es muy inocente o que pasa de todo. Si es así, siga siendo un borreguito camino del matadero, pero recuerde que Siria está apoyada por Rusia, que le proporciona armas y sustento al gobierno que preside Bachad Al Asad, votado por su pueblo. Aunque se puede esperar de ciudadanos que ya llevan varios años invadidos y gobernados por esta misma élite. Aunque la invasión, por suerte no ha sido por las armas, está teniendo las mismas consecuencias.

Si se fijan hay muchos paralelismos entre los tres países ya invadidos, Iraq, Afganistán, Libia, y el que pretenden invadir ahora, Siria. Los tres países estaban gobernados por dictadores, más o menos capaces en su gestión, y en mayor o menor medida apoyados por su pueblo en más del 50%. En todos ellos ha habido un crecimiento y buena expectativa, salvo en Afganistán, azotado por innumerables guerras tribales anteriores a la invasión. Los cuatro de mayoría musulmana, y los cuatro con grandes recursos naturales. También en la situación en la que han quedado se parece bastante. Después de la intervención militar, Afganistán ha aumentado su producción de opio, las tribus se pelean por el control de las plantaciones y sigue siendo un maremágnum bélico e inestable, una situación perfecta donde las multinacionales impunemente podrán explotar las ricas minas de coltán, posible motivo por el cual se invadió este país. Libia fue un país de tribus en permanentemente lucha hasta la llegada de Gadafi. Fue el dictador quien puso orden y mantenía a raya a los señores de la guerra. Ahora, después de los bombardeos, a quedado sumida en el caos. Las tribus han vuelto a la lucha, y mientras ellos se pelean por el poder, cosa que puede terminar en una terrible guerra civil, las multinacionales del petróleo controlan a voluntad la extracción y se llevan el dinero que antes Gadafi repartía, al menos una parte, entre su pueblo. Una situación muy parecida a la que ha quedado Iraq. En ambos países la calidad de vida se ha reducido a la que había en ellos antes de la llegada de los dictadores.

Con todo esto no quiero decir que la dictadura sea deseable en un país, claro que no, y precisamente por eso no quiero la dictadura financiera tampoco, y mucho menos la que está impuesta por el banco mundial y el FMI, de la cual ya se puede decir que hoy en día somos súbditos. Puede que haya otras formas de gobierno que no requieran la imposición de la voluntad mayoritaria a la minoría. Puede que sea el imperio del sentido común y la equidad, algo de que la democracia siempre carecerá. Recuerden aquella máxima: Porque a mil  millones de moscas les guste la mierda no significa que deba gustarme a mí. Y desde luego yo no quiero comer mierda  ni que hagan leyes para que me la coma  y que mucho menos  me digan que lo hacen por mi bien, eso es la democracia que nos venden como la mejor solución para regir las vidas de los seres libres.

http://www.youtube.com/watch?v=OHQopboaAzk&list=TL7Im9Wpd6Hqc

Aquí dejo un vídeo donde se explica lo que era Libia antes de la intervención criminal del eje del mal, y lo que es ahora. Para que no queden dudas de que es lo que realmente molestaba a la élite que nos gobierna en la sombra que que ha puesto su ojo encima de Siria.



Últimos acontecimientos Giro inesperado