Translate

martes, 9 de julio de 2013

Para los borregos de parte de los perroflautas

Para aquellos que os conformáis y que os quedáis en casa por que creéis que lo que está pasando no va con vosotros, para aquellos que nos llamáis perrofautas por protestar, para aquellos que van a gritar a los partidos de fútbol y no lanzáis un solo murmullo de protesta cuando vulneran vuestros derechos o los de otros; a todos vosotros os digo borregos. Por vuestra culpa y no por los que llamáis poderosos sucede todo. Por vosotros suben los impuestos, llenan las calles de zonas azules, sube la gasolina. Sois vosotros quienes permitís que eso suceda. Habéis dejado que ellos tomen las decisiones que son vuestras. Ni tan siquiera habéis movido un dedo cuando vuestra falsa democracia a quedado presa del poder financiero de forma descarada o mientras os roban para pagar las deudas de los bancos estafadores, consecuencia de lo primero. Borregos y esclavos, no sois más que eso.
Os compadezco, porque sé que nunca habéis conocido la libertad.

Cuando nacisteis un certificado hizo propietario de vuestra alma al estado, y desde entonces hasta ahora el estado ha hecho con vosotros lo que le ha salido de las narices. Puso vuestro nombre en un papel, en letras mayúsculas, como si fueseis una empresa. En ese documento no firmaron vuestros padres porque no tiene nada que decir ni cuentan, tan solo el representante del estado, y esto no se hace por capricho; pertenecéis al estado. Desde entonces y hasta ahora el estado os ha hecho trabajar en trabajos que nunca os gustaron, os ha hecho pagar impuestos por todo, cada día más y más. Quizás, porque se lo habéis puesto tan fácil, ahora  ya han perdido la vergüenza; abusan de vosotros como quieren y cuando quieren; se han envalentonado tanto que se creen realmente los dueños del mundo y de todos los que viven en el; piensan que son intocables. Habéis permitido que la justicia y las leyes las hagan a su medida y para su beneficio. Os dicen como tenéis que vivir, lo que comer y como protestar. Os muestran el mundo como ellos quieren a través de sus televisiones. Y claro, nosotros, los perroflautas, minoría aplastada por vuestra falsa democracia, nos vemos arrastrados por vuestra condescendencia con el poder, por vuestra mediocridad, sin posibilidad de desobedecer sin recibir palos.
Gracias a vosotros, apenas tenemos salidas para poder desatarnos de nuestras cadenas, ni siquiera nos dejan protestar sin que aparezcan los de la porra. Por vuestro inmovilismo, los que queremos salirnos de este sistema represor, somos condenados a la indigencia en un mundo de abundancia, sin posibilidad de una vida digna fuera de este asqueroso sistema.

Quisiera pensar que no lo hacéis por las migajas que caen de sus bocas insaciables, pero por desgracia es así. Con mentiras y zanahorias os llevan a palos al matadero, por miedo seguís pagando los impuestos medievales, dándoles el dinero, que al fin y al cabo, es lo que les permite crear distracciones y todo tipo de artimañas para manteneros dentro del círculo o reprimir a los que se salen de el.

Quizás algunos ya sabéis que el dinero no es más que una herramienta para subyugaros, que la democracia es un engaño en los que siempre ganan los de siempre, que todo el sistema es una gran estafa. Si ya lo sabéis y pensáis que no se puede hacer nada al respecto, estáis muy equivocados.
No hace falta gritar, protestar o enfrentarse con los de la porra, eso solo da dolor de cabeza, frustración y mucha risa a los que tienen el poder. Lo que realmente les haría daño es no darles lo que necesitan para subyugarnos, los impuestos.

El agua y la energía nos pertenece por derecho de nacimiento en este planeta, nadie tiene derecho a cobrarnos más que lo que supone su extracción y trasporte. El valor de eso, no es ni mucho menos lo que nos cobran, y no hay escasez, eso es una patraña. No pagar el sobre precio ni las tasas que vienen con el recibo es lo justo. Las zonas azules, los parquímetros y los peajes son un abuso cuando ya estas pagando impuestos por circular, por comprar un coche o por la gasolina, no pagarlos es lo justo. El dinero y las tarjetas de crédito son el componente fundamental para el sistema. Abstenerse de utilizar estas cosas, siempre que sea posible, les desarma.


Sobre el dinero hay que saber que no produce riqueza, lo que produce riqueza son las personas. El dinero debería ser, como lo fue en sus orígenes, un acuerdo comercial y forma de colaboración. El dinero no necesariamente deben ser papeles pintados, puede ser comida, tiempo o intercambio de talentos, siempre por el bien común de ambas partes. Eso es colaboración y no competencia; trabajar por el bien común. Existen alternativas, fórmulas que nos llevarían a una sociedad justa, donde nadie fuese más que nadie, y sería posible si vosotros, borregos, decidieseis tan solo hacer una de las cosas que he dicho, cosas que por miedo a perder las migajas que os da el poder no hacéis.


Por cierto y para que no quede duda: