Translate

viernes, 8 de noviembre de 2013

Pilas de combustible, posible solución para la independencia energética

Seguramente muchos habéis visto vídeos por Internet donde se muestran artefactos que, supuestamente, producen energía de la nada. Pues sabed que no existen los milagros en la ciencia y que hay leyes de la física que son inmutables; otra cosa es que creamos que lo sabemos todo sobre ellas. Afirmar esto esto, sería tan equivocado como decir que el autoabastecimiento de energía es imposible, ya que con la tecnología y la ciencia que conocemos hoy,  posibilita que esté a nuestro alcance, quizás por mucho menos de lo que pensamos si se quitaran todas las trabas burocráticas y de intereses oscuros.

Actualmente todos consideramos como normal y única forma de abastecerse de energía en nuestro hogar es teniendo una conexión a la red eléctrica, que muchas veces se complementa con la del gas natural, todo ello pasado por contadores de consumo; faltaría más. Nos han hecho creer que esta es la forma más barata y fácil de acceder a la energía. Pero, es ahora cuando nos estamos dando cuenta que no solo no es barata, sino que esta necesidad de energía es aprovechada por los gobiernos para sangrarnos con impuestos. Así mismo, la monopolización de la distribución de energía está incrementando los precios; de echo son ellos quienes los imponen. Pero quizás la peor consecuencia que yo veo, es que se crea una dependencia de la compañía suministradora y de sus lacayos, los gobiernos. Además, esta dependencia va acompañada de la inseguridad que marca la posibilidad de que en cualquier momento, te suban el precio o te la corten si no pagas. Es por ello, que cada vez más, se hace más imprescindible ser autosuficiente y romper esta dependencia perversa.
Según el lugar donde vivas, tendrás unos medios u otros que te facilitarán el cambio. La situación más favorable para conseguir desenchufarte, sin duda, es disponer de una casa con terreno, pues existe todo un abanico de posibilidades : solar, eólica, incluso de la basura. Lamentablemente esta no es la situación de la mayor parte de la población. Pero tranquilos, no creáis que los que vivís en bloque de viviendas estáis atrapados. Los recientes avances en la investigación de las células de combustible han conseguido mejorar notablemente su durabilidad, eficiencia y seguridad. Estas células, junto a otros dispositivos, pueden producir energía eléctrica suficiente para alimentar una comunidad de vecinos, trasformando, directamente el gas natural, la gasolina o cualquier otro hidrocarburo rico en hidrógeno en electricidad, todo ello sin ocupar más espacio que el que ocuparía una caldera de calefacción comunitaria. Instalar un dispositivo de estas características, de entrada supone la eliminación de uno de nuestros contadores, pero si además compramos el gas a granel, el contador del gas también podríamos devolverlo a sus dueños. La trasformación directa del gas o productos ricos en hidrógeno en electricidad es una de las formas más eficientes y menos contaminantes de obtener energía, y hoy en día, y gracias a los avances de la ciencia, está a nuestro alcance.


La tecnología de la que estoy hablando no es nueva y se conoce desde hace muchos años, desde luego no con la eficiencia ni con los rendimientos que hoy en día se consigue gracias nuevos materiales, pero los principios de funcionamiento que estos dispositivos utilizan son los mismos que fueron descubiertos en 1939. Lamentablemente, y siempre hay un pero, digamos que no nos lo van a poner fácil para acceder a esta tecnología. A ningún gobierno, y mucho menos a las multinacionales de la energía, que al final son las que mandan, les interesa que tú te desenchufes. Lo hemos visto con los últimos proyectos de ley del gobierno español, leyes que parecen estar dictadas por el presidente de alguna de las compañías de distribución para apropiarse del Sol. Por desgracia para esta gentuza, que pretende que sigamos teniendo la correa bien corta, el mismo sistema que han creado para oprimirnos, ahora demanda, para continuar con el necesario crecimiento sin el cual el sistema dejaría de funcionar. Así pues, hay que aprovechar el momento y ir pensando soluciones.

Dejo algunos link de interés donde se explica la tecnología y sus aplicaciones prácticas:


El último link es muy interesante, ya que según ellos, sus pilas de combustible están alimentando en este momento a los ordenadores de Google. Una forma de suministro mucho más estable que la red eléctrica  y que resulta más económica, lo malo, es que cada una de sus células podría abastecer un vecindario entero con sus 200KW y no fabrican de menos potencia, o al menos no me han confirmado que lo hagan ; ya podéis imaginar porque.