Translate

miércoles, 12 de febrero de 2014

Justicia Universal


La Justicia Universal planteada por el gobierno de España en la anterior legislatura, no fue mas que una ilusión fallida, una cortina de humo estéril que nunca sirvió para nada, salvo para alimentar organizaciones satélite del mismo partido político que gobernaba entonces. Ahora, con la llegada de la prefabricada crisis, y un nuevo gobierno títere, esta ilusión se desvanece definitivamente, como se desvanecieron las esperanzas del pueblo saharaui, hace ya muchos años, cuando Mohamed reclamó para si tierras que no le pertenecían y el gobierno de entonces cedió a la presión ejercida por Estados Unidos y Francia.
La idea de Justicia Universal era, ciertamente, hermosa y válida para un mundo justo, pero no para éste. En el mundo que hemos dejado a merced de déspotas y tiranos no hay sitio para la justicia, y mucho menos si pretende ser universal. ¿De que hubiese servido juzgar a un genocida, si nunca cumpliría ninguna pena o resarciría el daño? No era más que un teatro de variedades de poca monta, que a parte de ser caro no divertía a nadie.
Que país, gobierno o juez, se iba a atrever a condenar y perseguir a un genocida asesino como Jang Zeming, responsable de sesgar la vida de cientos de miles en las tierras usurpadas del Tibet por el gobierno chino? Cuantos intereses económicos tendrían que ser obviados para tal hazaña....
Tanto la justicia como la democracia, son palabras que han perdido su significado en estos tiempos de oscuridad donde gobierna la hipocresía y la vileza. Donde el engaño, la distracción, la mentira y la corrupción son partes ineludibles de gobiernos que no son capaces de defender a su pueblo del latrocinio de los bancos, las multinacionales o de la especulación financiera. ¿Como estos gobiernos iban ha defendernos de los grandes tiranos mundiales, cuando no saben defendernos de los que tenemos en  en casa?