Translate

jueves, 7 de agosto de 2014

Buscando la guerra y un enemigo en Rusia


De desencadenarse una guerra a esta escala, la consecuencia, a parte de los millones de muertos, sería dejar un mundo a merced de un gobierno mundial impuesto y controlado por la élite. Esa pandilla de hijos de perra, cargados de ambición, sedientos de sangre y que se creen con el poder de ser dueños del mundo. Si llegase ese se momento y hiciesen realidad su sueño, la libertad sería una palabra que caerá en el olvido.

Ya hemos visto de lo que son capaces y la manada de peleles que acude sin pensar cuando suenan las cornetas. 1600 palestinos muertos y más de 9000 heridos en tan solo un par de semanas con armas convencionales. Un pueblo masacrado y hundido en la miseria porque algunos, hartos de los abusos del gobierno israelí, decidieron actuar de forma violenta. La escusa perfecta que se esperaba para conseguir los fines del que se considera pueblo elegido. Religión, nacionalismo, mentiras todas ellas a guiar a los hombres a la guerra. Ojalá que Putin no entre al trapo, porque hay mucho en juego. Tine un gran pueblo a su lado, una tierra rica que no necesita de las supuestas bonanzas de Occidente; más bien, Occidente necesita de Rusia más que nadie, sobre todo para evitar que los planes de la élite se consoliden.