Translate

jueves, 25 de septiembre de 2014

A Obama se le fue la pinza.

El preventivamente nombrado premio Novel de la Paz, Durante un encuentro en la sede de la ONU en Nueva York afirmó que hay tres grandes problemas en el mundo que actualmente amenazan la paz mundial. En este orden expuso que eran tres: El brote de ébola africano, la amenaza del imperialismo ruso y la organización yahaidista ISIS. Obviamente tubo un gran lapsus al olvidar que los primer problema, mucho más real que cualquiera de los estos tres, es él mismo y los señores de la guerra que lo dirigen.
Su país como su popularidad se va al carajo, y se nota mucho su desesperación. Su obsesión con provocar a Rusia es realmente desmesurada y evidencia las ganas que tiene de provocar una guerra; provocaciones a las que Rusia no parece responder, por suerte para todos. Puede ser que el gobierno Ruso conozca bien la situación económica del país más poderoso del planeta. Una economía que se esta sosteniendo a base de fabricar dólares que no tienen ningún valor. Quizás por eso no responda a las constantes provocaciones de Obama.

Lo que si le ha salido bien a éste degenerado, es la coalición contra el terrorismo, al que se han unido todos los países con gobiernos peleles del sistema capitalista. Por el arte de la magia de la dictadura , se ha saltado todos las leyes internacionales y los derechos humanos, conseguido que un nutrido grupo de mandatarios se una en la ficticia lucha contra el terror, que consiste en la descarga de bombas “muy precisas” que solo matan terroristas. Estas modernas bombas “inteligentes”, dirigidas por niñatos que se piensan que están jugando a un vídeo-juego, no matarán ni un solo inocente, porque son muy listas y saben donde están. A ver, ya sabemos que el mundo y la sociedad se ha forjado con guerras, lo que no conocíamos es este tipo de guerra no declarada.

En su afán por evitar el inminente colapso de la economía americana, y posiblemente de todo el sistema esclavista en el que estamos, actúan a la desesperada poniéndonos a todos en peligro, y lo peor de todo, es que no hay nadie que le ponga freno a estos canallas psicópatas. Para ellos no existe la justicia ni la ley, y eso que mienten y actúan como asesinos. Y a esto le siguen llamando democracia y paz mundial, todo en pro de un capitalismo salvaje que compromete la supervivencia de generaciones venideras. Es muy triste pensar que se van ha salir con la suya. Todavía debe haber mucha gente que piensa que esto no le afectará. Quizás no, pero a sus hijos seguro que si; cuanto egoismo.