Translate

martes, 30 de septiembre de 2014

Feudalismo y dinero:




El dinero como todo lo que parte del ser humano, es tan solo una idea. Cuando esta idea fue concebida no se parecía en nada a lo que hoy conocemos como tal. En un principio el dinero no era más que una herramienta que facilitaba los intercambios comerciales y evitaba algunas de las incomodidades del trueque, tenía un fin claro y no servía para especular. Su valor dependía de una referencia o patrón para que el valor del dinero siempre fuese el mismo, el oro. Mediante esta herramienta las transacciones comerciales se simplificaron y sirvió para aumentar la prosperidad hasta que aparecieron las bancos  y con ellos los primeros fraudes.

Los bancos ofrecían guardar el oro de sus clientes  y daba  a cambio un papel con el valor de dicho ingreso. Con este papel se podía comercial y siempre tenía el valor del oro que supuestamente estaba en el banco. Pero he te aquí que un avispado banquero se dio cuenta de que nadie sabía cuando oro había en el banco realmente. Al percatarse, comenzó a emitir más papel que oro tenía. El problema surgió cuando la gente sospechó del banquero debido a su alto nivel de vida. Los rumores y la desconfianza se apoderaron de la gente, lo que hizo que  fuesen ha sacar su oro del banco. Cual fue su sorpresa al descubrir que no había ni la mitad del oro que se reflejaba en los papeles. Resulta que, a parte de guardar oro, el banquero se había dedicado ha hacer préstamos con intereses. El banquero, que se había dedicado a la usura, daba  préstamos en papel moneda, unos préstamos que  muchos no devolvían, pero que eran utilizados para pagar cosas.

No es difícil de entender porqué lo hizo y cuales fueron las consecuencias de esta práctica delictiva para los afectados. Ahora bien, lo que no se entiende es que hoy se siga haciendo lo mismo y no pase absolutamente nada. ¿Será porque en vez de estafa lo llaman operaciones financieras o economía de mercado?

Por aquellos entonces, la fechoría del banquero no quedó impune, fue a la cárcel y perdió todas sus pertenencias. Hoy, por el contrario, los delincuentes que manejan y siguen fabricando dinero de la nada, viven en lujosas mansiones e influyen de forma decisiva en las política hasta el punto de ser ellos quienes dictan las leyes y escriben las normas. Han convertido el dinero como medio de volver al feudalismo. Pero mejor dejo que se lo explique alguien que sabe más que yo de estas cosas.