Translate

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Sin miedo no hay sociedad

Resulta difícil admitir que vivimos acojonados. La vida plantea tantos momentos de sufrimiento que si añadimos el miedo nos sentiremos más desgraciados. Por ello nos avergüenza confesarlo. Pero la realidad es que el miedo está ahí, aunque digamos que no lo tenemos. Se hace patente en la toma de decisiones trascendentales, por ejemplo cuando queremos cambiar de vida y no nos atrevemos ha hacerlo aunque lo deseamos y nuestra alma nos lo esté pidiendo a gritos; al final  el miedo  acaba fulmina nuestra voluntad y nos paraliza.

El origen del miedo al cambio del que hablo es en su mayor parte producido por el apego al que constantemente nos incita  la sociedad y una nefasta educación conformista. Pero si lo analizamos bien, puede ser solo una escusa. Tenemos miedo de que en el salto al vacío dejemos atrás todas las comodidades adquiridas, pertenencias y compañías,  pero solo cambiando evolucionaremos y aprenderemos sobre nosotros mismos  pondremos a prueba. Permaneciendo siempre en el mismo lugar es difícil aprender algo nuevo o experimentar.

No hay nada peor en la vida que perderla por tener miedo y nunca tendremos una vida plenamente vivida si el miedo nos acompañó. Con  miedo renunciamos a nuestros deseos y aspiraciones, y como he dicho, permaneciendo en el mismo lugar, aunque un día sea igual al siguiente y los años pasen sin nada que contar, haciendo el mismo trabajo de mierda y viviendo como obrero en la colmena humana sin saber para qué ni porqué.  Llegas a los cuarenta  y echas la vista  atrás, y lo que verás es que  solo aprendiste  cuando te decidiste a caminar sin más deseo que encontar lo desconocido sin temor. Piensas que ya es tarde, demasiadas obligaciones y responsabilidades han cerrado a cal y canto la cárcel que tu mismo te has creado.

Imaginar una sociedad donde los individuos que la componen estén libres de miedos y de apegos resulta inconcebible, puesto que el concepto de sociedad no existiría como tal. Curiosamente, eso es lo que más temen los poderosos, que la gente pierda el mido. La sociedad limita la expansión del ser humano en lo que se refiere a su crecimiento espiritual, y la violencia que ejerce  sobre el individuo  es producto del miedo colectivo. Es lo  que hace posible el orden establecido y que obliga al hombre a ser sumiso y obediente. Toda sociedad tiene como pilar principal el mido, al igual que cualquier  organización religiosa o política. Sin él no podría existir la dominación ni la opresión, no habría borregos ni pastores, simplemente hombres libres.



Adjunto este árticulo que me ha parecido muy interesante al respecto de la manipulación social.

El título más apropiado debería haber sido: Técnicas de propaganda modernas utilizadas por el Estado corporativo para hacer cumplir las políticas anti-democráticas y destructivas que implican habitualmente la fabricación y manipulación de los hechos noticiosos para moldear la opinión pública y, de cómo Edward Bernays usó la “ingeniería del consentimiento” para ciertos fines,

 pero bueno, el elegido creo que resume esquemáticamente lo que quiero explicar. Tales eventos incluyen no sólo las abiertas apelaciones políticas, sino también los actos de terrorismo aparentemente espontáneo y el militarismo que traumatiza el cuerpo político en última instancia y la aceptación de las narraciones falsas como las realidades políticas e históricas. Un ejemplo lo tenemos con Woodrow Wilson, que sumió a los Estados Unidos en la guerra más violenta y homicida de la historia humana. Wilson, un ex académico de la Universidad de Princeton, preparado para un cargo público por los banqueros de Wall Street, reunió a un grupo de periodistas y publicistas “progres” para que “vendiera la guerra” al pueblo estadounidense.

George Creel, Walter Lippmann, Edward Bernays y Harold Lasswell. Todos desempeñaron papeles influyentes en el recién formado Comité de Información Pública (Committee on Public Information / CPI), y pasaría a tener en sus filas figuras importantes en el pensamiento político, en las relaciones públicas y en la investigación de la guerra psicológica.
El CPI no sólo fue capaz de censurar oficialmente noticias e información, sino que también los fabricó. Actuando en el papel de una agencia de publicidad multifacética, la operación Creel “examinó las diferentes maneras en que la información fluía a la población e inundó estos canales con material de pro-guerra”.

El órgano interno del Comité se compone de 19 subdivisiones, cada uno dedicado a un tipo específico de propaganda, uno de los cuales era una división de News que distribuye más de 6.000 notas de prensa y actuó como la principal corriente de información relacionadas con la guerra. El promedio en una semana era más de 20.000 columnas periodísticas con datos proporcionados a través de la propaganda del CPI. La División de Sindicated Features contó con la ayuda de los novelistas populares, cuentistas y ensayistas. Estos principales autores estadounidenses presentaron la línea oficial en una forma fácilmente accesible alcanzando a doce millones de personas cada mes. Esfuerzos similares existieron para el cine, la oratoria improvisada  en la tribuna (Four Minute Men), y la publicidad directa en el país y en el extranjero. [1]

Con las experiencias y observaciones de estos vendedores de guerra, narradas y desarrolladas de diversas maneras a lo largo de la década de 1920 ((Lippmann, Public Opinion, The Phantom Public, Bernays, Propaganda, Crystallizing Public Opinion, Creel, How We Advertised America, Lasswell, Propaganda and the World War)), junto con la influencia de sus colegas de la élite y asociados; el optimismo de los jóvenes publicistas concerniente a la manipulación de la democracia popular  por la opinión pública, tuvo su fuente con la comprensión de que la opinión pública era en realidad mucho más susceptible a la persuasión de lo que se creía previamente. Las soluciones propuestas para garantizar algo parecido a la democracia en un mundo cada vez más confuso, sentó el “objetivo” en el periodismo, guiado por la inteligencia organizada (Lippmann) y la propaganda, o lo que Edward Bernays calificó de “relaciones públicas”.

El argumento expuesto en “la Opinión Pública”, de Lippman fue motivado en parte por el rechazo del Senado de Estados Unidos a ser miembro de la Sociedad de Naciones. Un asesor de la administración de Wilson, una figura central detrás de la recolección de inteligencia que informó de la dinámica geopolítica de la posguerra establecidos en la Conferencia de Paz de París, y de los primeros miembros del Consejo de Relaciones Exteriores; Lippmann, considera cada vez más la democracia popular plagada por una irremediablemente mal informada opinión pública incapaz de comprender la creciente complejidad de la sociedad moderna. Sólo los expertos podrían encargarse de evaluar, comprender y actuar con el conocimiento otorgado a través de sus respectivas profesiones y campos.

En este sentido, el periodismo debería imitar las entonces incipientes ciencias sociales aplicando la objetividad y el aplazamiento a la experiencia de las figuras de autoridad establecidas. Noticias e información podrían ser analizadas, editadas y coordinadas de manera similar para asegurar la exactitud de los periodistas ejerciendo métodos tecnocráticos similares. Aunque Lippmann no especifica exactamente qué organismo se encargaría de supervisar este proceso de “inteligencia organizada,” sus actividades de posguerra proporciona una pista.

La abogacía de Edward Bernays para con la gestión de la opinión pública es mucho más práctica y manifiesta. Mientras que Lippmann sugiere una democracia regimentada a través de noticias tecnocráticas y el procesamiento de la información; Bernays subraya la manipulación abierta sobre de “cómo la población interpreta la realidad en sí” por parte de una élite privilegiada. Tal manipulación requiere asociaciones artificiales, figuras y acontecimientos que parecen auténticos y espontáneos. “Cualquier persona u organización depende en última instancia de la aprobación del público”, señala Bernays:
“Y por lo tanto, se enfrentan con el problema de la ingeniería del consentimiento del público a un programa o meta … Rechazamos el autoritarismo o la regimentación del gobierno, pero estamos dispuestos a ser persuadidos por la palabra escrita o hablada. La ingeniería del consenso es la esencia misma del proceso democrático, la libertad de persuadir y sugerir”.“Los líderes democráticos deben desempeñar su papel en la conducción de la opinión pública a través de la ingeniería del consenso con las metas y valores socialmente constructivos. Esta función impone de forma natural sobre ellos la obligación de utilizar los procesos educativos, así como otras técnicas disponibles, para lograr lo más completa comprensión posible. – “Relaciones Públicas”, Bernays. [2]
Escrito en la década de 1950, estas observaciones se hacen especialmente aptas en la segunda mitad del siglo XX, cuando los EE.UU. sean típicamente un agresor importante en los asuntos exteriores (y eventualmente domésticos). Sin embargo, ¿qué quiere decir Bernays por, por ejemplo, “los procesos educativos”? Una indicación puede encontrarse observando su papel central en la promoción del consumo de tabaco, la fluoración del agua municipal, y el derrocamiento del régimen de Arbenz, elegido democráticamente en Guatemala. [3]

De hecho, una gran cantidad de ejemplos históricos contemporáneos sugieren cómo la “ingeniería del consentimiento” ha sido totalmente calculada -y es totalmente antidemocrática. Donde las crisis que requieren este tipo de relaciones públicas drásticas e inmediatas y medidas militares, son a su vez, el resultado de las políticas y acciones del mismo liderazgo. La provocación social y económica de Estados Unidos llevó al ataque japonés a Pearl Harbor y el incidente del Golfo de Tonkin que precipitó la ocupación militar estadounidense de Vietnam son ejemplos obvios de tales eventos manufacturados.

Técnicas similares son evidentes en los principales asesinatos políticos de la década de 1960, donde hasta hoy se le pide al público a participar en la falsa realidad de que Lee Harvey Oswald fue el único culpable en el asesinato del presidente John F. Kennedy. De hecho, en este caso concreto aparece una abrumadora evidencia que apunta a la participación de la Agencia Central de Inteligencia en la orquestación del asesinato.

El asesinato del gobierno estadounidense del Dr. Martin Luther King Jr., probablemente el personaje más influyente del público  afroamericano del siglo XX, no es objeto de debate, a pesar de haber sido profundamente probado en un tribunal de justicia. [4] Sin embargo, como con Kennedy, es un auténtico logro de las relaciones públicas que gran parte de la población estadounidense es ajeno a las dinámicas más profundas de estos asesinatos políticos que se pasan por alto sistemáticamente o se relata en el discurso público de manera inexacta.

En este sentido, en el contexto histórico de la Operación Gladio, el atentado de Oklahoma City en el Edificio Federal Murrah, los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, los atentados del 11 de marzo en Madrid y Londres del 07/07/2005, la ingeniería del consenso ha alcanzado nuevas alturas asombrosas en que se utiliza el terrorismo orquestado por el Estado para moldear la opinión pública hacia la aceptación de las operaciones policiales militarizadas, la continua erosión de las libertades civiles y la agresión sostenida contra naciones moderadas de Oriente Medio con el fin de crear un cártel sobre los recursos (escasos) y, políticamente reconfigurar toda una región del mundo.

Una vez más, el público es esencialmente obligado a creer que el extremismo político de una forma u otra es la causa de cada evento; incluso a la luz de cómo la sofisticación y el alcance de los “ataques” a la Ciudad de Oklahoma y NYC, sugieren el trabajo de fuerzas de alto nivel. Si uno ahonda debajo de la narrativa de las relaciones públicas de cada caso, la reciente masacre de Newtown y las bombas en la maratón de Boston parecen tener agendas similares donde el público ha sido deliberadamente engañado de nuevo. Periodistas y académicos convencionales son reticentes a abordar públicamente estos fenómenos por temor a ser llamados “teóricos de la conspiración” y a perder su estatus.

De hecho, el meme “teoría de la conspiración”, fue una campaña de propaganda emprendida por la CIA a mediados de la década de 1960 para contrarrestar las críticas del informe de la Comisión Warren, que es tal vez tan poco conocida como la Operación Mockingbird, el programa de la CIA, donde cientos de periodistas y editores prestaron activamente sus servicios para difundir desinformación de la Agencia. El efecto global de estas operaciones combinadas ha sido un programa de gran éxito que continúa dando forma a los contornos de la vida política y real estadounidense. [5]
La condición socio-política actual y la supresión de la democracia popular son triunfos de la técnica de la propaganda moderna. Así, están también de manifiesto en los esfuerzos del estado corporativo para diseñar la conformidad del público hacia cosas tales como los fraudes colosales de los organismos modificados genéticamente que se hacen pasar como “alimento”, tóxicos disfrazados de “medicina”,  el estado policial y la “guerra contra el terror” en busca de preservar la “seguridad nacional”.
Notas:

[1] Aaron Delwiche, “Propaganda: tiempo de guerra de la propaganda: la Primera Guerra Mundial, el Comité de Información Pública”, consultado en 28 de septiembre 2014 en http://www.propagandacritic.com/articles/ww1.cpi.html ; George Creel, Cómo Anunciamos América , Nueva York: Harper and Brothers, 1920 Disponible en http://archive.org/details/howweadvertameri00creerich
[2] Edward Bernays, Relaciones Públicas , Norman OK: University of Oklahoma Press, 1952, 159-160.

[3] “You can get practically any ideas accepted”, Bernays , campaña para fluorar el suministro de agua de la ciudad de Nueva York. “Si los médicos están a favor, el público está dispuesto a aceptarlo, porque un médico es una autoridad para la mayoría de la gente, sin importar lo mucho que sabe o no sabe … Por la ley de los promedios, usted puede encontrar generalmente un individuo en cualquier campo que estará dispuesto a aceptar nuevas ideas y las nuevas ideas luego se infiltrarán en los otros que no lo han aceptado. Christopher Bryson, The Fluoride Deception, Nueva York: Seven Stories Press, 2004, 159.
[4] William F. Pepper, un acto del Estado: La ejecución de Martin Luther King , de Nueva York: Verso, 2003.
[5] James F. Tracy, “Conspiracy Theory: Foundations of a Weaponized Term”, Global Research, 22 de enero de 2013.
Escrito por antonio fernandez
Con Pagina Web : Conjugando adjetivos