Translate

jueves, 9 de octubre de 2014

Castor la caga y el ciudadano la paga.




A esto nunca nos hubiésemos tenido que acostumbrarnos, pero se ha convertido en una costumbre. 

Cuando una multinacional o un banco comete un error y pierde dinero, no se sabe muy bien porqué motivo, siempre acaban pagando los mismos, el ciudadano. 

Resulta que Florentino Pérez propietario de Castor pretendía  ahorrarse unos dineros en depósitos de gas utilizando un antiguo yacimiento de petróleo submarino situado en la costa mediterránea, entre Castellón y Tarragona. Pero al inyectar el gas en el subsuelo comenzaron sentirse terremotos por la zona, creando una lógica alarma social, por lo que el proyecto fue suspendido después de demostrarse que los terremotos eran debidos a la expansión del terreno. Una inversión de 3.500 millones se fue a tomar viento fresco por una pobre evaluación de riesgos de la empresa de Florentiono y la incomprensible falta de estudios previos. Pero lejos de pagar por su ineptitud, son los ciudadanos quienes tienen que hacer. Efectivamente, el costo de la desmantelación de la planta y todos los gastos derivados los paga el que nunca intervino en la decisión y los errores cometidos. Para que dicho costo no suponga un quebranto a la empresa “privada”, el gobierno ha cedido a las presiones; faltaría más. Se cargarán los 3.500 millones repartidos en el recibo del gas.

Este caso me recuerda al sucedido con el Sr. Felipe González en el poder. Otra muestra más de cesión a las presiones de las todo poderosas multinacionales. Quizás no se acuerden, pero este supuesto ecologista paralizó la construcción de tres plantas nucleares ya en construcción. Los costes de esta acción todavía los estamos pagando en lo que llaman déficit tarifario en el recibo de la luz, pues las constructoras que se contrataron para la construcción de esas centrales nucleares pidieron responsabilidades al gobierno, y este cedió prometiendo devolver el dinero, cosa que nunca hizo mientras gobernó y que se convirtió en deuda de la cual solo hemos pagado intereses, ya que la deuda fue vendida a los bancos. Pero se venía venir, este tipo es el mismo que prometió que no íbamos a entrar en la OTAN y que ahora trabaja en una multinacional, que es donde van todos a cobrar los favores prestados; es lo que se llama “las puertas giratorias”.

Si sumamos todos desatinos que han cometido los políticos y los costes que estos han supuesto a los ciudadanos de este país, más sus sueldos, jubilaciones inmerecidas y por supuesto sus corruptelas, a buen seguro ahora dispondríamos de la suficiente tecnología para haber creado la energía de fusión, por no hablar de unos servicios públicos dignos. Pero no, lejos de admitir su culpabilidad, su pésima gestión y afán por lo ajeno, echan la culpa a los ciudadanos de la crisis. Le dicen al parado que no trabaja porque no quiere, al que subsiste en la economía sumergida le llaman ladrón, al igual que al que no paga los impuestos impagables que imponen y luego van por ahí haciendo conferencias y dándoselas de estadistas de prestigio internacional.

En este país de pandereta llamado España, que más que un país parece un parque de pruebas para investigar sobre la tolerancia de la gente a la humillación, ha quedado demostrado que nos gusta que nos den candela y contra más mejor. La prueba es que por más que nos den no nos levantarnos en su contra. Somos una manada de borregos dispuestos a tragar con carros y carretas, acobardados y sin esperanza. Y todo ello por creer que van ha ser otros quienes van ha hacer lo que deberíamos hacer nosotros, cada uno de nosotros; desobedecer y plantarles cara. Quien me iba a decir que esto que llaman democracia, a la que di la bienvenida cuando llegó, traería a lo peor de la sociedad al poder, ladrones, trileros, vagos, estafadores, ineptos, vividores y sinvergüenzas. Si todos muy trajeados y muy pulcros, pero una panda de cabrones, y perdón, pero es que me es muy difícil contenerme. 

fuentes:

 http://www.elconfidencial.com/empresas/2014-10-04/florentino-perez-carga-182-euros-a-la-factura-del-gas-de-todos-los-espanoles-por-el-castor_225976/