Translate

lunes, 19 de enero de 2015

La trama del dinero


A lo largo de la historia han sido muchos los que han conspirado para obtener sus objetivos, sobre todo cuando el objetivo era el poder. Eso no ha cambiado y hoy nuestra sociedad está forjada por estas conspiraciones. De todas ellas, la más elaborada, perfecta y que nos afecta a casi todos, es el dinero. Al aceptar su uso, tal y como nos lo han entregado, también hemos aceptado sus condiciones draconianas, que no son, ni más ni menos, que la pérdida de la libertad individual y la entrega de nuestra vida al beneficio de quienes lo controlan.

En principio el dinero hubiese sido útil si se hubiese utilizado para lo que fue inventado, pero hoy no representa más que lo peor del ser humano. Y la causa es que su uso, creación y regulación está controlado por psicópatas egoístas que han hecho de él un medio por el cual nos esclavizan sin que seamos capaces de verlo. Se dice que si quieres guardar algo para que nadie lo encuentre lo mejor es ponerlo a vista de todos. La fabricación y manipulación del dinero es uno de esos secretos, que a pesar de estar a la vista de todos no somos capaces de verlo, pero vaya si sentimos sus efectos.

No se sabe muy bien cuando empezó a urdirse este plan de dominación. Algunos creen que todo empezó cuando un tal Jehová dio el poder al pueblo judío de prestar dinero con intereses, lo que en palabras castellanas se llama usura. Es muy posible que en ese mismo instante el dinero dejase de ser una herramienta para realizar intercambios y convertirse en una lacra que ha marcado nuestro destino. Lo cierto es que después de todo este tiempo el sistema no ha cambiado, y hoy como entonces, con ajustes para perfeccionar la trama, el dinero ya no representa bienes que se intercambian con el. En el momento en el que el dinero se pudo generar de la nada, sencillamente es se convirtió en un fraude. Por medio de este fraude se altera el valor de las cosas y el valor de nuestro trabajo. Lo que podemos intercambia y producir con el sudor de nuestra frente e intercambiarlo con otras personas, ya no tiene un valor un real, sino el dado por la gente que manipula el valor del dinero.

Hay muchos economistas, teóricos y expertos que lo único que hacen es maquillar la realidad para hacerla más esquiva a nuestros ojos. Este complicado entramado de palabras y términos confusos no es más que una cortina de humo para ocultar la una trama que ni siquiera conocen la mayoría de los políticos; y por supuesto, aquellos que la conocen callan como putas.

No es complicado explicar lo que lleva tanto tiempo oculto, gracias a internet y a gente que piensa empezamos a destapar los secretos. Podemos empezar por tener presente que el dinero no tienen ningún valor, es solo una representación y un sistema que aunque aparentemente muy complicado, no lo és. Cuando un banco, concede un crédito genera deuda que se tiene que pagar con intereses. Puede generar de la nada nueve veces el dinero que tenga en caja. Es decir, que puede crear de la nada aquello que representa un valor. Este dinero fiduciario solo se sostiene en la confianza y no se apoya en nada tangible. Es por eso que se llama fiduciario, porque la gente confía en su valor, lo que no quiere decir que lo tenga, claro. Cuando el banco genera deuda, diluye el valor que debiera tener el dinero. Así es como las cosas cada vez cuesten más y hace falta más trabajo para conseguirlas. Y así es como hemos llegado a este círculo vicioso, en el que cada vez tenemos que trabajar más y producir más cosas para poder tener la misma calidad de vida. Todo ello a pesar de que la tecnología avanza y cada día nos permite producir más y en menos tiempo. Si esta rueda de aumento de consumo se parase o disminuyese el ritmo, si la gente no pidiera préstamos o todo el mundo los pagase, el sistema se iría inmediatamente a pique.
En si mismo, el sistema es una completa locura pensada para un mundo de recursos infinitos, que sabemos con certeza que no lo és. Pese a ello y sabiendo perfectamente su naturaleza caduca, la oligarquía está dispuesta a acabar con todo antes de cambiar el sistema. Ni siquiera contempla alternativas.
Dejo unos cuantos documentales muy ilustrativos de su funcionamiento.