Translate

viernes, 10 de abril de 2015

Hollywood al servicio de la política exterior americana




La industria del cine en Hollywood mueve millones de dólares, pero puede que ganar dinero no sea el único motivo para la producción de películas. De hecho, la mal llamada piratería en Internet combinada con los homecinemas, está haciendo que producir películas sea cada vez menos rentable.
Así pues ¿Que hace posible seguir haciendo grandes producciones con presupuestos desorbitados?

“El francotirador” o “La noche más oscura” o “Argo” nos enseñan que el fin, por muy inhumano que sea, justifica los medios. Estas tres producciones americanas, entre otras muchas, parecen hechas por encargo del gobierno, con el fin de cambiar a la opinión pública respecto actos claramente despreciables y que van en contra de todo derecho humano. Así mismo justificar la nefasta política exterior americana. En la película “El Francotirador”, se nos muestra un anti-héroe muy patriótico él, que dispara a distancia, sin dar la oportunidad de defenderse al enemigo, que siempre, como no podría ser de otra manera en una película patriótica, es un terrorista supermalvado, que en ocasiones se personifica en mujeres e incluso niños. Lo que la película no cuenta, es que las personas que este supuesto héroe mata, no son terroristas porque sí. Son personas que intentan defenderse de una invasión extranjera y no salvajes despiadados sin alma.

De esta forma, contando una historia simple y sin complicarse mucho la vida, Clint Eastwood, un tipo que hasta que hizo esta película lo consideraba un buen director y más inteligente, nos intenta convencer de que matar preventivamente y de forma cobarde está justificado. Entra dentro de lo posible, que como ha sucedido en otras ocasiones, Jason Hall, el guionista de esta película, fuese instado a contar esta historia por la C.I.A. No sería ni la única ni la primera vez que este organismo interviene para ensalzar el patriotismo o crear pautas de conducta sociales o justificar las políticas americanas.  Curiosamente, al igual que pasa con algunos premios Novel, estas autenticas bazofias de guión simplista y poco trabajado, son galardonadas con Oscars,  que yo calificaría como premios al cinismo y la hipocresía.

En segunda la película “La noche más oscura” , una película premiada por la academia,  se evidencia de forma mucho mas clara esta realidad. Es pura propaganda disfrazada película. Recrea burdamente la captura de un terrorista, que por cierto, fue creado por la propia CIA, me refiero, claro está a Osama Bin Laden. A parte de falsear la verdad de forma descarada, justifica y de que manera, que la tortura física y psicológica está bien para obtener información, como un mal necesario.

Estas dos películas quieren hacernos creer que todos los que matan son terroristas, y que la administración americana es la hermanita de la caridad que viene a salvarnos de estos salvajes. Pero los hechos, al margen de la ficción de la que no se apartan las películas,  apuntan a otra verdad. La propia administración de Obama es, a día de hoy, la que ejerce y promueve el terrorismo en todo el mundo. No solo lo financia directamente a través de sus agencias secretas, sino que con sus políticas imperialistas e injerencias constantes en países con recursos, lo fomenta.

¿De que otra manera puede defenderse un país que no tiene ni armamento ni los medios de su adversario?
Por otra parte, no se le puede llamar otra cosa que terrorismo, a lo que sus drones hacen todos los días en Pakistan, Yemen y otros tantos países. Donde personas, muchas veces ajenas a cualquier acto criminal, por tanto inocentes, muren a voluntad de las órdenes de ejecución firmadas por Obama. Incluso, aunque fuesen terroristas, toda persona tiene derecho a un juicio justo, algo que está en la declaración de derechos del humanos y en la propia Constitución Americana. Son películas como estas, las que intentan socavar nuestro subconsciente, condicionando nuestra forma de ver las cosas.

Pero claro, de todo esto surge una duda respecto a aquellas películas que dejan entrever una realidad plausible, sobre tramas políticas reales urdidas en el seno del gobierno americano y que han sido éxitos cinematográficos. Pero éstas, la tramas acaban casi siempre siendo descubiertas y los conspiradores atrapados, dando así la impresión falsa que todos los malos acaban pagando sus fechorías. Todos sabemos que esto es falso, pero en las películas no lo pintan así, dándonos a entender que hay una justicia real; esa es la idea. Pero, si fuese así, Dick Cheney, George Bush y todos los que mintieron sobre las armas de destrucción masiva de Iraq, estarían en la cárcel, cosa que no ha sucedido.

Si pensamos que va a llegar Morfeo para ofrecernos la pastillita, es qué o que los indios americanos ganaron a los blancos en la conquista de su territorio, como en Avatar, es que estamos abducidos por la industria Hollywoodiense y su manipulación de la realidad. Puede que Matrix sea una de esas películas que deja entrever la verdad, pero para verla, no es necesario tomar ninguna pastilla, es una cuestión de decidir cual es la verdad y no dejarse engañar por encantos de sirena de Hollywood.
El cine, como los medios de comunicación son pagados por un sistema, cuyo propósito, es el control a las masas y sometimiento del individuo al pensamiento único y disciplinado, condicionando sus elecciones y gustos. Tanto la educación como la posterior manipulación mediática, son en si mismas una extensa red para atrapar en el inmovilismo a la especie humana. Hollywood forma parte integrante de esta red.
Si te gusta el cine por sus efectos especiales, la espectacularidad y la fuerza de la imagen, tienes que tener cuidado de no dejarte influenciar por los mensajes subliminales de las películas. No encontraras en la vida real a un Superman que te salve, el único que puede salvarte de la mentira y del sometimiento eres tu mismo. El auténtico superhéroe, es aquél que va en contra de la corriente y piensa por si mismo.

Comparto este vídeo como ejemplo de gente que piensa lo mismo que yo.


 http://www.hispantv.com/showepisode/episode/Hollywood-Cut---La-CIA-y-Hollywood/302