Translate

viernes, 29 de abril de 2011

La importancia de la información

Nuestra visión cercana del mundo nos la proporciona la información que recibimos por nuestros sentidos. Para el reino animal como para nosotros, que al fin y al cabo también lo somos, esta información es suficiente para permitirnos sobrevivir y relacionarnos con el entorno. Pero nosotros, los seres humanos que vivimos en una sociedad compleja, necesitamos una visión global de nuestro entorno, más allá de nuestro propio habitad. Esta información nos llega principalmente de los medios de comunicación de masas. Estos medios son, por tanto, la herramienta que nos debería permitir hacernos una idea del entorno global y social. Tenemos que tener claro, que esta información influye de una manera determinante sobre las decisiones que tomamos y nuestras prioridades, incluso sobre nuestro estado de ánimo. Es también los temas de conversación que tenemos con otras personas y determinante para tomar decisiones tan importantes como a quien votamos en unas elecciones. Para que estas y otras decisiones sean acertadas, es necesario que dispongamos de una información veraz en la que podamos confiar. La importancia de esto es tal, que es el principio básico de una democracia sana. Es más, sin información objetiva y veraz , no puede existir una democracia de verdad. Este precepto actualmente no se cumple en absoluto, y eso nos crea una gran inseguridad como sociedad. Es cierto que la información está accesible, que nos llega mucha y de diferentes fuentes, más que nunca quizás, pero también es cierto, que hoy en día, más que nunca, la información que nos llega es de dudosa credibilidad.
A pesar de lo obvio que resultan estas afirmaciones, no debemos dejar de darles la gran importancia que tienen por su trascendencia y lo que representa en nuestras vidas.

La utilización interesada de la información por entidades políticas, grupos de presión y económicos, y la gran cantidad de información que nos llega, hace imposible tener una visión fiel de nuestro entorno. Una información contradictoria proveniente de diferentes fuentes crea confusión, y hoy en día tenemos miles de medios de información que se contradicen o entran directamente en la manipulación o la exclusión de ciertas noticias, forma más sutil de manipulación.

¿Viendo todo esto, podemos pensar que se está aplicando alguno de estos 10 preceptos?

El periodismo fue concebido para seleccionar, ordenar y resumir la información. Esta, una vez resumida podía ser presentada a las personas que no tienen tiempo de hacer este trabajo. Pero estos periodistas, como todas las personas, tiene su propia opinión e ideología. Esto no sería un problema si la frontera entre la información y la opinión fuese clara, pero esta frontera es mas bien una linea que comienza a difuminarse ya en la selección de las noticias. Además, los periodistas no son independientes. Salvo brillantes y contadas excepciones, todos ellos trabajan para diferentes medios de comunicación que tiene su propia linea editorial, con sus propios intereses y apoyados por uno o más grupos de presión. Son raros los medios de comunicación independientes, pero incluso estos, pueden ser influidos o conducidos por grupos de presión mediante su fuente de financiación principal; la publicidad, o por las leyes que crean los gobiernos para regular su función periodística. Por otro lado, los organismos oficiales, que deberían ser las fuentes de información más seguras y confiables, tampoco lo son, ni a nivel estatal, y mucho menos a nivel mundial. Podemos encontrar cientos de evidencias del porqué no lo son, pero por centrarnos en un solo ejemplo elocuente y que todos comprenderán a que me refiero diré gripe A ¿Les suena?

Después de todo los dicho, queda claro que para tener una visión correcta del entorno no podemos confiar en ningún medio de comunicación ni en los organismos oficiales. Debemos ser nuestros propios periodistas, seleccionado la información, contrastándola y verificándola. Una tarea que requerirá investigar y en muchos casos, adquirir conocimientos sobre aquello que deseamos conocer, pero sobre todo necesitaremos tiempo, algo, que desgraciadamente, en un mundo donde cada día es necesario trabajar más, no tenemos, o si. Por otra parte, las distracciones, millones de maneras de desperdiciar nuestro tiempo en la gran oferta de ocio que se nos ofrece; son atractivas y sugerentes tentaciones para aquellos que quieran ponerse manos la obra. Quizás una forma de hacer posible que solo sean unos pocos los que se adentren en esta tarea.

Recientemente, en una encuesta se decía que vemos la televisión una media de cuatro horas diarias. Yo no sé quien está utilizando las mías, lo que sé, es que he utilizado dos para escribir esto. Allá cada cual que haga con su tiempo lo que le de la gana. Lo dejo caer, pues con pocas palabras a buen entendedor bastan.

Perdón por la pequeña maldad, prosigo.

Habría que preguntarse si esta situación es fruto de un comportamiento natural de la sociedad o, por el contrario, es el fruto de una acción premeditada. En tal caso ¿A quien beneficia que esto sea así?
Está claro que a la sociedad en general no. Una sociedad desinformada o mal informada, es fácilmente manipulable. Puede ser conducida a guerras, incluso a su autoaniquilación. Puede provocar, como de hecho lo hace, convertir a los miembros de esta sociedad en simples unidades de consumo. Por el contrario, las personas bien informadas tienen el poder, saben muy bien como tomar las decisiones que le benefician, sus prioridades y como actuar para seguir teniendo información veraz. La información es poder. Un poder, que a todas luces parece que se utiliza para hacer del resto de los mortales unos esclavos.

Recientemente, encontré en internet un grupo de personas interesados en dar luz donde nadie lo hacía. Entre estas personas tengo que destacar a alguien con el cual he coincidido en muchas de sus afirmaciones y opiniones. Desconozco si este hombre es periodista, pero su elocuencia y la claridad de sus afirmaciones, me hace pensar que lo es. Bajo las iniciales J.L dirige o escribe  un blog que se llama “Mundo desconocido” Lo podéis encontrar aquí. Para mi es un ejemplo de lo que deberíamos hacer todos. Su estilo contestatario, casi revolucionario y la información que aporta, muchas veces apoyada en datos incontestables, lo hacen merecedor de mi aprecio y la dedicatoria de este artículo. Sería muy aconsejable, que aquellos que deseen ir más allá de la manipulación informativa a la que estamos sometidos y de la claudicación ante los poderosos, se diera una vuelta por su blog o viese los magníficos vídeo mensajes que tiene disponibles en Youtube. No quiero que piensen que les induzco a que crean que lo ofrece es información veraz. Lo que quiero es que lo tomen como un ejemplo de lo que deberíamos hacer todos, ser nuestros propios periodistas, investigar para crear una visión más realista del mundo que haga mover nuestras consciencias. Es una buena manera de empezar dejar de ser unidades de consumo y convertirnos en personas libres. Un buena manera de comenzar a despertar y conocer nuestro verdadero poder ante los que nos oprimen, aquellos que pretender ser los pastores de un rebaño de borregos.

Les incluyo uno de estos videomensajes para que juzguen ustedes mismos