Translate

lunes, 20 de enero de 2020

Pin parental: Los hijos no pertenecen a los padres | Marcel García









No cabe ninguna duda que un ser humano, aunque sean nuestro hijo, no es objeto de propiedad; esto es  obvio y lo contrario exclavismo. Tener hijos en la vida, es uno de los  actos de generosidad y amor más importantes que se realizan a lo largo de nuestra vida. Se le da a otro ser humano lo mejor de nosotros para mejorar y dejan parte de nuestro legado en él. Pero también es un acto de responsabilidad, donde se le debe dar al niño las armas para luchar contra quienes pretende ser el dueño de su destino o pensamientos. Sobre todo, se le debe enseñar  a defenderse de aquellos que buscan manipular su mente para utilizarlos o ponerlos en contra de sus padres. Es por todo esto, que intentar quitar a los padres la  facultad de serlo, usurpando esta responsabilidad legítima, es un atentado contra la libertad individual de los padres y del niño.  En definitiva, es un acto de totalitarismo propio de regímenes comunistas o fascistas. 



La ola de totalitarismo y control que se extiende como una plaga por todo el mundo, está arrasando con esta y otras muchas libertades, principalmente la de pensamiento. De forma constante se incoa el pensamiento único, ya no solo por gobiernos sedientos de control y cubiertos de ideología caduca, sino por los medios de comunicación y lo que es peor, por la propia gente; que ya está  adoctrinada y trabaja, sin saberlo, para el poder y la nueva ideología de género.

¿Pero qué es el pin parental?

El pin parental, tal y como lo plantea Vox, es una solicitud escrita que va a dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen previamente, a través de una autorización expresa, sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones sobre la identidad de género, el feminismo o la diversidad LGTBI, de tal forma que los progenitores puedan dar su consentimiento para que su hijo asista o no. Este partido considera que estos contenidos pueden ser "intrusivos" para la "conciencia" y la "intimidad" de los menores.
en definitiva, el llamado pin parental, tan solo es una herramienta que garantiza a los padres su derecho constitucionan y humano de educar a los hijos como buenamente estimen oportuno.

 Y esto no es algo que lo diga yo o la ley propuesta por Vox,   sino que reza en los derechos humanos en su artículo 26,apartado 3º:  https://dudh.es/26/

Artículo 26

  1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
    .
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
    .
  3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
Aunque se trata de un térmico ambiguo, se sobre entiende que el "tipo de educación"  se refiere a los valores, ideologías, idiomas y materias  que los padres crean oportunos. 





     

jueves, 16 de enero de 2020

¡NUEVO ESCANDALO! PEDRO SÁNCHEZ DESIGNA A LA MINISTRA DE JUSTICIA COMO F...

martes, 14 de enero de 2020

Mentiras efímeras

Lo que antes era calificado como escándalo público  barbaridad política, hoy es un poema pasajero de escaso  recorrido, que como mucho, dura dos titulares en alguno de los medios de comunicación subvencionados.  Es tal el ansia de la gente por las noticias sensacionalistas, que ni siquiera se fija en la trascendencia y consecuencias de las mismas. No las analiza o las tiene en cuenta de verdad; no distinguen entre lo bueno, lo malo o lo peor.  Una salvajada tan grande como el nombramiento del fiscal general del estado a dedo, apenas deja rastro en una sociedad sin sentido crítico y que abandonó toda resistencia. La irrupción de un presidente que ha mentido descaradamente, que ha dicho una cosa y hecha la contraria, que ni siquiera es Dr, como dice su currículum; pues cometió plagio en su doctorado, es motivo de revolución social. El echo de que un trepa, pagado por regímenes comunistas y que ha demostrado una hipocresía intolerable en lo político, así como un cinismo propio del más sanguinario pirata, ascienda al poder;  hoy ya no es motivo de revueltas sociales.  En su afán por conseguir satisfacción inmediata de noticias desgraciadas, en el visionado de bestialidades  en las televisiones, en la búsqueda de de emociones fuertes, la sociedad perdió la capacidad de análisis crítico. en este camino también quedó  completamente anestesiada e insensible ante las cosas trascendentes que representan desgracias en su vida diaria.  

En España hace ya tiempo que se prueban técnicas de ingeniería social. Por así decirlo, se ha convertido en un laboratorio donde somos simples conejillos de indias. Posiblemente empezó cuando Zapatero, poco despues de que este ganase las elecciones. Por esa época, se puso en marcha un programa de experimentación científica, en el que se sometió al conjunto de la sociedad española a una serie de experimentos para determinar el punto de ruptura; cuantos palos mediáticos aguantaba. Desde entonces hasta ahora, noticias tan grabes como el desfalco de 780 millones de euros, la ascensión al poder de un racista en el gobierno catalán o otras que ya he mencionado antes sobre el gobierno, noticias todas ellas, capaces por separado de producir una auténtica revuelta social, han quedado como simples pasajes de un cuento de hadas. La cuestión es como es esto posible.

De alguna manera, parece que han conseguido domesticar la bravura de un pueblo, convirtiéndolo en caniches y becerros sin astas ni cuajo. Ya no se blanden espadas ante el agravio ni se baten en duelo ante agravios tan flagrantes, sino que agachan la cabeza y a esperar el siguiente palo; cada día más intolerable y fuerte.

El sistema electoral español está diseñado para que incompetentes y gentes de mala fe asciendan a los cielos del poder y se lucren de el; consiguiendo beneficios que van mucho más allá de su mandato. Pensiones vitalicias y  puertas giratorias, son solo una parte de lo que les espera como pago a los servicios prestados, es decir; al estar sentado en una cómoda butaca promulgando leyes.  Esta claro que es un sistema que favorece a minorías radicalizadas y fascistas, nacionalistas y aldeanos fáciles de engatusar con verborrea barata. Es constatable que es un sistema electoral fácil de manipular y que no ha sido diseñado para dar el poder al pueblo, sino a esa  casta parasitaria que se dedica a cumplir las órdenes procedentes de Binderberg. Buena prueba de ello es que nadie de los que asciende al trono, está dispuesto a cambiar nada de lo fundamental, ni siquiera aquellos que presumen de reformistas o progresistas; ni siquiera  aquellos  que van de revolucionaros y mal vestidos, tan solo para dar una imagen. Además, todos ellos, tarde o temprano, van a ver a sus amos para recibir las instrucciones pertinentes; las directivas que deberán obedecer y que nunca develarán a quienes los votaron.         

martes, 7 de enero de 2020

Cambio de régimen en España.

La jornada de la vergüenza

Durante mucho tiempo se ha estado gestando esta especie de aquelarre de la mentira y la demagogia, donde políticos de poca monta, que dicen ser representantes del pueblo, proyectan llevarse sus poco merecidos privilegios; totalmente inalcanzables para el resto de los mortales. Mentirosos, trileros, demagogos y farsantes, se disputan los favores del pueblo por dinero, como cortesanas  ofreciendo sus servicios en un prostíbulo de mala reputación. La elección de la cortesana se llama investidura.

De todos estos buscavidas, pagafantas y farsantes, pocos son los que saben que es una nómina y menos los que saben lo que es el trabajo. Pero saben mentir, faltar a la palabra dada y apuñalar por la espalda a sus semejantes sin miramiento alguno. Es  lo que les a permitido estar allí, disputándose los favores de un pueblo adormecido o engatusado por sus mentiras y promesas.

De lo peor de esta casta de parásitos rastreros destaca uno. Me refiero a ése que  heredó el talante del nefasto Zapatero; el mismo  que vio la crisis cuando ya estaba pisando a todos los españolitos y hoy se dedica a mirar las nubes. De sus asquerosas enseñanzas aprendió un tipo que hoy pretende ser presidente; aunque de facto hace tiempo que ejerce como tal;  dedicado a dilapidar el dinero público en propio beneficio. Esta rata repugnante, que se escapó de alguna jaula del laboratorio de los horrores del P$O€, pretende hacerse con el poder y alcanzar sus enajenados anhelos de codicia infinita.  Un tipo que destaca por un ego y una cara de cemento armado, tipo ACME, completamente indestructible.

Es muy difícil encontrar encima de la tierra un ser más mentiroso, fracasado  y voluble; un psicópata de libro.   Lo raro de todo esto, no es que un ser tan despreciable exista, lo raro es que llegue al poder. Que suceda esto, solo puede explicare por la existencia de un problema muy grave que afecta a la mayoría de un pueblo; ya que es el pueblo el que elige que tal infamia se de. Me refiero a esos borregos que van a votar sin reflexionar.  A esos borregos, porque no tiene  otro nombre, que votan de forma irreflexiva, sectaria, sin atender a más razón que decir que son afines a unas ideas que ni siquiera conocen. Para ellos solo existe el comunismo es una palabra sin sentido, el libre mercado un concepto difuso. Perdonan las mentiras como si fuesen travesuras de un niño pequeño, sin reflexionar en las consecuencias. Son esos que piensas que un líder político es un dios que vendrá a salvarlos de sus miserias, en vez de un funcionario público puesto ahí para gestionar sus dineros. Se piensan que una cara bonita y la verborrea  fácil, son sinónimos de capacidad para resolver los problemas y gestionar un país.
Pero no toda la culpa es suya. Un sistema electoral diseñado para favorecer mayorías abominables y privilegiar al poderoso, es buena parte del problema. Nadie quiere cambiarlo y los pocos que lo quieren hacer, temen que sus esfuerzos acaben en saco roto.

En España no hay democracia, es una farsa que permite partidos políticos que acaparan un poder absolutista, diseñado para destruir el sentimiento de unidad que permitiría la existencia de un estado de derecho, libre y demócrata.  
  

viernes, 13 de diciembre de 2019

Manipulación TOTAL: Feminismo, emergencia climática, Netflix... | Marcel...


Siempre he dicho que con demagogia barata, postureo e hipocresía, no  se resuelven los problemas. La violencia y el supuesto cambio climático, son problemas muy complejos en los que , precisamente, no son estas cosas las que se necesitan para resolverlos. Si fuera a mí quien se le plantease este problema, lo primero que haría sería conocerlo en profundidad y averiguar cuales son las causas reales, para luego atajarlas una a una. Lo que nunca haría, por ejemplo en el caso de la violencia, es simplificarlo, diciendo que hay diferentes clases de violencia y que la más grabe es la que ejerce el hombre contra la mujer, para terminar resolviendo  con una  gran mentira; que es el hombre  único responsable de ella. lo mismo sucede con el supuesto cambio climático. Ni siquiera sabemos  si es un ciclo solar, si realmente hay un cambio o si la culpa es de los gases de efecto invernadero. Por cierto, sin el efecto invernadero, las diferencias de temperatura entre la noche y el día, ya nos hubiesen matado a todos. La realidad,  es que algo tan complejo como es el  clima terrestre, no puede ser entendido con nuestros conocimientos actuales, porque apenas sabemos nada. Al menos no lo suficiente para poder decir, categóricamente las causas de sus cambios y como solucionarlo.  Lo que más me jode de todo esto, es que de alguna manera intentan hacernos sentir culpables de ello, cuando son las élites políticas, con su ambición y corrupción política, los más guarros del planeta.  


A todo esto se me antoja una reflexión: Parece que la evolución nos ha predispuesto para ser gregarios y que eso nos hace creer en cosas, que a pesar de su falta de coherencia y trasfondo engañoso,  nos convertimos en fervientes creyentes. Todas las religiones se han servido de este defecto genético para esclavizarnos o dirigir la opinión pública, sobre un aspecto concreto. Así mismo, poder crearnos  una predisposición a aceptar ciertos paradigmas falsos y que nos perjudican a todos. En definitiva, dejamos de creer en dios para crearnos la nueva religión del feminismo y el ecologismo de postureo y demagogia.    

Llegando al límite

A pesar de los años  que han  pasado desde sus primeros episodios, sigo siendo un adicto de  Star Trek.  Me gusta porque esta serie  recrea una  sociedad que se ha desecho de sus miserias y   las cosas ya no se hacen por dinero, sino por el afán de superación y el ansia del conocimiento.  Desear  que un día pudiese ser posible algo así, debería ser un objetivo común.

Cuando dejo de mirar al cielo y vuelvo a  poner los pies en el suelo, me doy cuenta, que tal y como están las cosas, ese futuro idílico de Star Trek es imposible. Vivimos en una sociedad  desorientada que no tiene un objetivo común. Hemos dejado de creer en nuestras posibilidades y con ello nos hemos desviado del camino hacia algo mejor.  Siendo así, quizás sea inevitable que la naturaleza sea  quien se encargue de borrarnos  de la faz de la tierra. Porque para ésta, somos  una  molesta e indeseable criatura, que no hace más que dañarla  y dañarse con ello así mismos. Puede que seamos también, nosotros mismos,  quienes nos auto-inmolemos con una guerra o alguna otra macabra forma de extinción que ya ronde por la cabeza de algún perturbado. en cualquier caso, con este modelo de sociedad,  nuestra extinción  está asegurada. Es más que evidente que  situación se hace cada día más insostenible esta situación y aquellos que piensan que esto puede continuar así por mucho tiempo, se equivocan.  Al dejar  de creer en si misma, esta sociedad aborregada,  se ha dejado gobernar por lo peor que se ha fraguado en su interior; la avaricia, el ego y el placer inmediato... Los políticos que gobiernan, así como los poderes fácticos que los sobrevuelan,  son el reflejo de una sociedad enferma, quizás superada por su propia tecnología o acomodada en placeres mundanos; las causas son muchas. El resultado es que pocos quedan que miran a las  estrellas o  contemplan romper las fronteras del espacio.  La mayoría  solo se preocupan de preservar un sistema que dejó de funcionar hace mucho tiempo. El motor que un día nos movió, hoy solo se mueve por inercia. YA no hay energía que lo alimente.  La inmediatez de los superfluo y lo banal, se ha convertido en objetos de culto, desechando muchas de las cosas que nos hacen humanos. Hemos sustituido una cárcel para nuestra mente y nuestro espíritu humano, de la que no queremos salir por miedo a lo que hay en el exterior.  

La clase política, que debieran ser los buenos dirigentes que fomentasen la cohexión social y la motivación, se han convertido en títeres del sistema económico, parte de su maquinaria de represión. En vez de hacer las labores por las cual reciben inmensos beneficios, se dedican al postureo, que es aparentar que hacen algo. Nos echan la culpa de los problemas, cuando son ellos quienes permiten a las grandes multinacionales que sobre exploten los recursos y a la población. Nos dan lecciones de ecologismo montados en coches de lujo y aviones privados. Nos hablan de feminismo e igualdad, en países avanzados, donde esto es residual. No hablan de feminismo en los países árabes, con religiones del medievo, que consideran a las mujeres  como objetos decorativos. No hablan de ecologismo en China,  la India o aquellos países más contaminantes, lo hacen en los lugares donde pueden obtener dinero del alarmismo y el miedo. Con demagogia, postureo, alarmismo  e hipocresía, no se resuelve nada.