Translate

martes, 5 de febrero de 2013

La educación no es conocimiento

En otros tiempos, no muy lejanos, la situación política y el grado de corrupción existente en la sociedad española hubieses causado un levantamiento popular violento. Por que no ocurre eso ahora en un escenario donde los tiranos y corruptos campan a sus anchas, donde la injusticia, el crimen económico y la desigualdad de derechos y libertades es más evidente que nunca, es algo que se debería estudiar detenidamente.

 Para mí una de las claves está en sistema educativo impuesto en occidente desde la época napoleónica hasta nuestros días. La idea que tenía Napoleón sobre la educación y su implantación en la sociedad no tenía nada que ver con el acceso al conocimiento de todos los ciudadanos. Esto se resume perfectamente en una de sus frases más célebres, donde se refleja claramente cual es la finalidad del sistema educativo para él: “El gobierno debe organizar la educación de modo que pueda controlar las opiniones políticas y morales”

Con el desarrollo posterior del sistema se fue dilucidando con más claridad cual era el propósito perverso del sistema educativo, quedándose muy cortas las pretensiones que tenía Napoleón, conocido por su clara tendencia al despotismo. Para empezar a entender donde está la raíz del problema hay que separar lo que es conocimiento de lo que es educación. Si sustituyésemos la palabra educación por socialización, no cambiaría nada, estaríamos diciendo exactamente lo mismo. De ello se deduce que la educación no trata de impartir conocimientos, sino de imponer al individuo un modelo social con el que no necesariamente tiene que estar de acuerdo, sino obligado por la ley. Solo hace falta examinar, sin demasiada meticulosidad el texto de las constituciones europeas, que son muy similares,  para darse cuenta de la trampa que se esconde detrás de este concepto de obligatoriedad.

 Dice la constitución española en su artículo 27:
 1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

 2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.

5. Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.

6. Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales.

7. Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la ley establezca.

8. Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes.

9. Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca.

10. Se reconoce la autonomía de las Universidades, en los términos que la ley establezca.

Obsérvese que en el apartado 4 y 5 se produce una gran contradicción con el apartado 1. Si la educación es libre ¿Como es posible que sea obligatoria y que el sistema educativo se establezca igual para todos? Esta perversión intencionada establece un sistema educativo único y obligatorio para todos, lo cual representa una vulneración clara de la libertad individual de los padres para elegir que tipo de educación de para sus hijos. Estén o no de acuerdo con el sistema educativo, su capacidad de intervención sobre él es limitada por el propio sistema, siendo el resto de artículos que garantizan su participación en las instituciones educativas, en la práctica escasos y limitados; se pude decir que aplastados por el rodillo democrático del pensamiento único. Es la aplicación de la idea de Rousseau, "la prevalencia de la colectividad sobre el individuo".

Desde luego, no tendría nada que decir a esto si la intencionalidad del legislador fuese otorgar el libre acceso al conocimiento, pero en ningún apartado se hace mención alguna de ese concepto. Al definir un sistema igualitario y obligatorio se definen también las bases de una dictadura o de una imposición de un tipo concreto de educación destinada a la socialización del individuo, el pensamiento único, conveniente para el sometimiento ideológico y la creación de una persona dócil.

Después de todo el tiempo que lleva aplicando este sistema educativo, no es de extrañar que los frutos obtenidos sean individuos sin capacidad para pensar por si mismos y no se rebelen ante la opresión. Si nos fijamos detenidamente como esta desarrollado el sistema educativo, enseguida nos daremos cuenta de su intencionalidad perversa. Los profesores, por ejemplo, no se les puede denominar maestros. Esto que puede sonar lesivo, refleja una realidad de su verdadera función. No necesitan comprender, ni tener una idea global de la asignatura, simplemente el conocimiento de como impartirla. Un maestro es una persona cuya preparación va mucho más allá, debe conocer, comprender y sentir pasión por enseñar este conocimiento a otros, algo que en muy raras ocasiones sucede, precisamente por que son muy pocos los que han sabido salirse de la norma. En la práctica, al sistema no le gustan los maestros, Cuando se han rebelado como tales, se ha ocupado de apartarlos. Como anécdota, y es un caso real, me viene a la memoria aquella profesora andorrana que fue despedida porque sus alumnos aprendieron a leer y a escribir a los cuatro años, mucho antes de lo que el sistema establece. Sin duda, ante esta perspectiva, es para pensárselo dos veces antes de destacar.

 Pero profundicemos más, hagámonos preguntas tales como ¿Por qué se compartimentan las asignaturas y no se desarrollan como un conjunto, si en realidad todo está relacionado? ¿Por qué debe haber centros educativos y los alumnos estar encerrados en ellos durante un tiempo prefijado? ¿Por qué se premia la memorización de los conceptos en los exámenes y no la comprensión? ¿Por qué no se enseñan cosas tales como hacer una declaración de hacienda, contabilidad familiar, recurrir multas, cosas que pueden ayudarnos a no depender de otros y enfrentarnos al sistema? La respuesta está clara, es un sistema socializador diseñado para el sometimiento. Aburrido, cansino y desmoralizador, para evitar que los que tiene la capacidad de superarlo fracasen.

La importancia que tienen todas estas cuestiones en la sociedad actual, son la clave para comprender como hemos llegado a donde estamos, una sociedad idiotizada y dócil, que tolera sin demasiado alboroto todos los desmanes que el poder ejerce sobre los individuos que la componen. Individuos que ve con indolencia y pasividad como sus gobiernos machacan sus derechos fundamentales y los someten.

Para finalizar les dejo este vídeo. Una presentación magistral de todo lo dicho y mucho más, que hace pensar y llegar a conclusiones.