Translate

lunes, 21 de mayo de 2007

Ataque contra la cultura

radio 3



El gobierno socialista, en un intento baldío para eliminar el déficit presupuestario del ente público de RTVE, ha metido mano a RADIO 3. Muchos de los grandes profesionales de esta emisora están siendo despedidos o prejubilados. Estos profesionales, especialistas y con una experiencia de muchos años en cada de los géneros musicales que tocan, son sencillamente irremplazables. Ellos han contribuido como nadie en este país a difundir la cultura musical, se han atrevido a poner la música que ninguna emisora comercial de radio podría poner, nos han dado a conocer nuestras músicas sin perjuicios y con una total asepsia política. Sin ninguna duda, no hay emisora ni profesionales que hayan en este país que haya hecho tanto por la cultura.



Sin Radio3 el espectro radiofónico de este país se quedaría con encefalograma plano. Radio3 es un oasis en medio de un mar plagado de mediocridad y contaminado por la política y los intereses comerciales. Tan solo hace falta darse una vuelta por el dial para ver que es lo que queda sin Radio3; emisoras politizadas hasta la médula que deben cumplir el cupo lingüístico, las restantes emisoras musicales son simples gramolas que se dedican a poner éxitos consagrados y que no deben trabajar con más de doscientos discos al mes. Por último quedan las grandes cadenas, cada una de ellas dedicadas al entretenimiento, o mejor dicho, al atontamiento de la ciudadanía. Unas cadenas cuyos informativos tiene una clara tendencia a sesgar la información dependiendo de la orientación política del grupo.



Este gobierno en vez de cargar contra Radio3 y sus profesionales, podría volver a convertir TVE en un servicio público, algo que ha dejado de ser hace mucho tiempo para dedicarse a hacer la competencia a las televisiones privadas, cuya programación parece hecha para idiotas y hambrientos de miseria humana. Esta medida sería mucho más eficaz y provechosa para la ciudadanía de este país que cuartar RADIO3. Porque hacer esto sería como cerrar el Prado por no ser rentable.