Translate

lunes, 23 de mayo de 2011

El movimiento 15M solo es el principio

Vistos los resultados de las elecciones recientemente celebradas en España podemos sacar varias conclusiones. La primera es que el bipartidismo sigue siendo predominante, la segunda es que aun quedan muchas personas, que hagan lo que hagan los políticos, siempre los votan. No es algo extraño, ya que es lo único que han conocido y lo único que se les muestra.
La gente se ha echado en brazos del PP en esta ocasión, como si tuviesen la barita mágica que fuese ha resolver los profundos y grabes problemas que tiene este país, problemas, que por otra parte  no son independientes de los problemas que tiene el mundo entero, lo hacen porque no reflexionan ni se cuestionan otras posibilidades. No se dan cuanta que todos son más de lo mismo y que no tiene ninguna solución a largo plazo. Las soluciones que ofrecen los partidos políticos convencionales están en el ámbito de un sistema económico totalmente insostenible. La gente que que da su voto a estos políticos sin visión de futuro, no comprenden que ellos no van a cambiar el mundo ni lo van hacer un lugar mejor para vivir, porque ellos, los políticos, no contemplan sistemas alternativos al establecido, solo su ideología y su ansia de tener el poder y una vida fácil y bien pagada.
El sistema, supuestamente democrático, en el que se mueve la política al uso no es más que el brazo armado de una casta de poderosos que subyuga a la inmensa mayoría de la población a la esclavitud, y esto seguirá siendo así hasta que movimientos como el de Madrid triunfen en todo el mundo. Ahora bien ¿Que debe hacer un movimiento de estas características para conseguir cambiar las cosas?
En primer lugar debe tener unos objetivos claros y bien definidos, hay que empezar por lo más básico pero apuntar a lo más alto. Si el objetivo es cambiar el sistema, no puede ser una organización local, debe ser a un nivel global, pues el sistema establecido, no se circunscribe en un solo país, debemos romper las fronteras. Todos contemplan el sistema económico y consumista establecido como el único posible, por lo que no queda otra que abolirlo a nivel global y luchar contra él desde todo el mundo. En el pasado esto no sería posible, pero hoy, con internet, si lo es. Desde luego, una de las cosas más importantes que se tendrían que tener en cuanta esta organización, sería una alternativa creíble y loable que de cabida a todos, sea sostenible en todos los sentidos y a muy largo plazo, ya que es todo lo contrario a lo que el sistema actual ofrece. Esto no se puede hacer a la ligera. Lo más lógico sería reunir a un nutrido grupo de expertos para que evaluaran los recursos disponibles y la mejor forma de repartirlos antes de comenzar a perfilar el modelo de gobierno y su estructura; y cuando hablo de recursos no solamente me refiero a la energía o los alimentos, sino a la fuerza del trabajo. Esto es muy importante, ya que una sociedad justa debería contemplar que los seres humanos hicieran trabajos de humanos, y no de máquinas. En ese sentido, sería muy recomendable leer las teorías del sociólogo y arquitecto francés Jacke Fresco (venus proyect), cuya linea  va en este sentido. Antes de definir el modelo hay que ver lo que hay que gestionar.
Usando toda la ciencia conocida y a la que se conoce pero no se tiene acceso, no sería muy aventurado decir que los recursos de la tierra podrían proporcionarnos hoy en día una vida mucho mejor que la que tenemos, no solo en el sentido de de supervivencia sino en plenitud, y además para todos y cada uno de los seres que habitan este planeta. Los que conocemos esta realidad debemos unirnos para comenzar esta lucha pacífica contra el sistema establecido.
Si ha demostrado algo el movimiento 15M, es la cantidad de personas despiertas que hay en el mundo dispuestas a ponerse en marcha cuando surge algo que puede motivarlos. Somos muchos, aunque nuestra dispersión y el aislamiento al que nos somete esta sociedad nos diluye y nos hace invisibles. Sabemos por nuestras conversaciones con otras personas, que cundo hablamos de estas cosas no quieren escuchar. Chorradas y tonterías de soñadores nos dicen. Prefieren perder su tiempo delante de la televisión, ver un partido de fútbol o divertirse de otras maneras antes de leer las chorradas que yo escribo, por ejemplo. Es normal, esta sociedad nos enseña que la plenitud de la vida está en la posesión, en disponer cuanto más cosas inútiles mejor. Evidentemente nos son conscientes de la necesidad de cambiar de mentalidad. Cambiar esto es mucho más difícil que derrotar el poder.
El 15M debe ser el principio de un levantamiento pacífico hacia una nueva conciencia, no solo un cambio de políticas o gestión de los recursos. Debemos dejarnos de placeres banales para ponernos a trabajar en serio y empezar el cambio tan necesario que necesita la humanidad. No solo por nosotros, sino por los que vendrán detrás.