Translate

viernes, 30 de diciembre de 2011

Tíbet, 60 años de ocupación


Mientras el mundo convulsiona cada día con noticias que nos meten el miedo en el cuerpo, otros sucesos que ya no son noticia, siguen sucediendo sin que nadie haga nada por evitarlo, pese a lo injusto e inhumano de estos.

A día de hoy, un pueblo entero está siendo exterminado por el gobierno chino. Una cultura entera está siendo reducida a cenizas con el beneplácito de la comunidad internacional, que no hace nada para evitarlo. Como consecuencia de esta ocupación genocida, muchos tibetanos, desesperados y hartos de que nadie les ayude, han decidido inmolarse, prendiéndose fuego a bonzo. Todos menos uno en la parte tibetana de Sichuán, una provincia del suroeste de China históricamente perteneciente a Tíbet. Seis de ellos han muerto. La respuesta del gobierno chino, esa gran potencia comercial y dictatorial, se ha limitado a decir que no cambia nada de su política respecto al Tíbet. Es decir, que seguirán relegando a la población autóctona a la exclusión social, con políticas de eugenesia destinada a su exterminio, convirtiendo templos y una cultura milenaria en atracciones de feria carentes de todo sentido espiritual, y por supuesto segurán introduciendo población china para ocupar todo el territorio tibetano desplazando a los tibetanos.

En su campaña de desinformación, los chinos llegaron a afirmar , que estas muertes eran inducidas por un grupo de tibetanos radical ubicados en la India y dirigidos por el Dalai Lama. El viceministro del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Comité Central del Partido Comunista, Zhu Weiqun llegóa decir que: Los partidarios del Dalai Lama "han engañado a personas ingenuas y jóvenes para que se autoinmolsaen con el fin de presionar al Gobierno chino", agregó. "Un grupo político que tiene que llegar a engañar a su propia gente para se queme a fin de mantener su propio medio de vida, ¿Qué tipo de grupo es, en última instancia? "En cuanto a la comunidad internacional, se comprende que bajo el punto de vista de sus intereses, puramente basados en el beneficio, no les interese para nada salvar esta cultura ancestral, basada en la paz y completamente alejada del materialismo consumista que hoy invade el mundo. El budismo, por definición es una filosofía que fomenta la paz, la austeridad y en ningún caso utiliza la violencia contra sus semejantes. Algo que es contrario a todo lo que la oligarquía que gobierna fomenta. No es de extrañar pues, que no interese para el genocidio que se está llevando a cabo en Tibet, pues tampoco conviene que se extienda la cultura que allí habían antes de la invasión del ejército chino.

Muy posiblemente, de no haber sido invadido, Tíbet hoy sería como Bután, un país donde la riqueza no se mide con su producto interior bruto, sino con el estado de felicidad de sus habitantes. Bután es un país autosuficiente y semicerado al mundo. Con unos parajes naturales que hacen soltar las lágrimas del más duro de los hombres. Este podría haber sido el futuro de Tíbet antes de que sus expectativas fuesen aniquiladas por las hordas comunistas de Mao.
Tíbet

Aunque a Tibet le llaman el país de las montañas, y realmente lo es, también es el país de las ricas tierras de cultivo, de las selvas tropicales y de las grandes llanuras, rico en agua y recursos naturales, toda una golosina para el voraz imperio chino, que no dudó ni un solo instante en tomarlo como si fuese suyo. Pero no contentos con ello, ahora, en una lenta agonía, extermina toda su historia y cultura, asesina a las gentes que lo poblaron y destroza todo cuanto hubo de bueno allí.
Buthan

Su próxima obra ira encaminan a facilitar la entrada de más población china. El nuevo aeropuerto no será para otra cosa que para facilitar el turismo y la entrada de más población china, en la ya más que atestada Lasha, en otro tiempo la ciudad prohibida y cuna de las tradición budista más antigua que se conoce.