Translate

viernes, 23 de diciembre de 2016

EL TELEPROCES


Resulta difícil encontrar un solo día que los medios de comunicación catalanes no hagan alusión al “proceso soberanista”, especialmente aquellos cuya mayor fuente de ingresos proviene de las generosas subvenciones que la Generalidad Catalana reparte. No es difícil entender el empeño que ponen en esta labor, si tenemos en cuenta que muchos de ellos no existirían sin el reparto de dinero público.

Gracias a esto y a que ningún perro muerde la mano que le da de comer, día tras día taladran a la sociedad catalana, a veces de forma sutil y otras descarada, con el afán claro de cambiarla la opinión pública a opciones favorables al denominado proceso. Una sociedad plural libre, no debería ser permeable a y este ataque mediático, pero la catalana, como otras, es una sociedad hastiada debido a muchos factores pero especialmente porque son víctimas de las grabes carencias producidas por un sistema económico injusto y caduco. Para esta gente, que lo está pasando tan mal, es fácil encontrar culpables a su situación, más si cabe, si no hay día que no les digan donde están, quienes son y como acabar con ellos. Este discurso demagógico, populista y falaz, cala especialmente en una juventud sin futuro ni ilusión, aumentando el radicalismo y las protestas contra un enemigo claramente de diseño, que además está identificado por los medios que deberían ser, supuestamente, independientes y creíbles. Ningún partido político, salvo los llamados anti-capitalistas, hacen alusión al verdadero problema, que no es otro que mal reparto de los recursos fruto de un sistema capitalista; que es en realidad es una gran estafa piramidal. Pero el discurso de los anti-capitalistas, así como el de Podemos tan engañoso como el discurso independentista. Éstos partidos persiguen el estalinismo como objetivo último. Es decir, retroceder en el tiempo para traernos la ideología causante directa de la muerte de millones de personas en la antigua URSS o en la china de Maho.

Es muy complicado saber quienes son los verdaderos promotores del independentimo. Quizás la respuesta esté en intereses puramente económicos o en la estupidez más soberana, que es pensar que entre pocos se puede arreglar un problema tan grande. Lo cierto y si que se sabe con certeza, es que el independentismo cuesta mucho dinero, y que ese dinero sale de los bolsillos de todos los contribuyentes. Sale de los impuestos que pagamos todos; supuestamente para solventar los problemas y no para crearlos. Ese dinero es destinado a propaganda institucional, sueldos de cargos inútiles, asociaciones y palmeros afines a tal empeño soberanista, a embajadas y soliviantar a una masa cada vez más desorientada. Mientras esto sucede, la presión fiscal aumenta, las lista de espera en hospitales, la atención ciudadana y los servicios se deterioran. ¿Alguien se ha preguntado que cantidad de dinero se ha destinado a este fin o que cambiará de conseguirse? 
Porque después de esto qué ¿Hay un proyecto de futuro? ¿Se acabará con esta gran estafa que es el sistema capitalista?
Mucho me temo que no hay respuestas para esta pregunta, pues ninguno que plantea la independencia o cualquier otra distracción, desea acabar con el sistema.  

viernes, 9 de diciembre de 2016

A otras cosas


Ha pasado mucho tiempo desde que escribí mis últimas líneas en este blog, tiempo que he utilizado para otras cosas que nada tienen que ver con la política u otras de las que solía escribir. Han sido Asuntos más importantes y que me han proporcionado muchas más satisfacciones que escribir de cosas sobre las que no puedo hacer nada. No obstante, esta nueva dedicación también ha sido inspiradora, y por ello quiero intentar transmitir aquí parte de experiencias.

Nunca fui hombre de pasiones desmedidas y mucho menos amante del deporte, pero siempre hubo algo que me atrajo y a lo que nunca renuncié; volar. Hace dos años; dejó de ser un sueño para convertirse en una realidad. Arrepentido estoy de no haber topado antes con la oportunidad y lanzarme yo solo a las nubes, pero más vale tarde que nunca.

Todo comenzó cuando un familiar, conocedor de mi afición al vuelo y a los aviones, me regaló un paquete de aventuras que incluía, entre otras cosas, un vuelo en paramente. Como ya había volado en Ultraligero y sabía que estaba por encima de mil posibilidades y lo del salto en paracaídas me daba un poco de grima, opté por un vuelo en paramente con piloto; lo que llaman un biplaza.

Pocos tiempo después me encontré subiendo a una montaña del Pirineo aragonés por un abrupto camino que nos llevó a 3200mts de altitud. Allí, en una explanada, esperamos el el viento propicio para despegar. Hacía un día soleado, ni calor ni frío; un día perfecto para volar, escuché decir a alguien. La adrenalina y la emoción ya recorrían mis entrañas antes incluso de estar esperando ese momento, en el que después de una corta carrera, mis pies se separarían del suelo. Frente a nosotros un profundo precipicio, los picos de montañas lejanas y un enorme valle. Desde allí y mientras me preparaba, vi como otros, con la facilidad que dan años de experiencia, se elevaban del suelo con naturalidad, sin apenas esfuerzo; no daba la sensación de que aquello fuese difícil. Comenzamos la carrera y tras un intento fallido por falta de viento, la vela se infló correctamente y adquirió la forma de un ala lista para hacer lo que hacen las alas, volar. Bastaron cinco metros de corta carrera para que mis pies dejasen te cocar el suelo y aquella tela llena de ingeniería nos sostuviese, casi de forma mágica en el aire. El viento comenzó a sonar fuerte, azotando mi cara y los cordinos que nos unían a la vela. Mi piloto, que luego sería me mentor, me hablaba de las térmicas y otras sosas que todavía no entendía, mientras yo intentaba absorber todo lo que ocurría a mi alrredeor. Pasamos al borde de la montaña, surfeando el viento, con vistas de 360º absolutamente impresionantes. Debajo de mis pies pasaban árboles que parecían arbustos lejanos, un pueblo a lo lejos y mucho más lejos aún el prado que serviría de zona de aterrizaje. Lentamente el suelo se acercaba a la vez que nos acercábamos al lugar de aterrizaje. Luego sabría que aquello solo era un sucedáneo de lo que se siente cuando eres tú, y no un piloto experimentado, el que comanda la vela.

Los sentimientos que produce volar, solo o con instructor en un parapente, no tiene parangón. No es comparable con volar en un avión, ni siquiera en un ultraligero. Es libertad absoluta unida a un sentimiento de humildad producido por estar a merced del viento. Cuando miras hasta donde alcanza tu vista te sientes muy pequeño y frágil, pero a la vez feliz de ser parte del cielo y de sus caprichos. Esas sensaciones se graban a fuego en tu memoria y desde entonces, lo único que quieres es volver a repetirlas; eso fue lo que en mí caso me hizo repetir. La experiencia fue tan gratificante, que desde entonces perdí el interés por otras cosas y solo quedó asa vela y aprender a volar con ella. Al año siguiente comencé un curso, pero con tan mala fortuna que me partí el peroné debido a mi poca experiencia y por no utilizar un calzado apropiado. Lejos de amedrentarme, tan pronto me vi recuperado, volví y conseguí terminar el curso con éxito. Separar los pies del suelo en mi primer vuelo en solitario fue una de las experiencia más intensas y gratificantes que he sentido. Desde luego no comparables con el nacimiento de mi hija; es algo completamente diferente y muy personal. Posiblemente muchos dirán que exagero o que estoy demasiado entusiasmado y no veo las cosas como son, pero como he dicho, es una experiencia personal, por lo que nadie que no haya sentido lo que yo tiene el derecho a juzgar. Alguien que no haya mirado al horizonte y luego ver que debajo de sus pies todavía hay tres kilómetros para llegar al suelo, no puede juzgar, ni siquiera intuir, lo que se siente. El viento frio en la cara y retumbando en los oídos te da una noción de la velocidad. A medida que lo vas conociendo, ese viento deja de ser un desconocido y se hace tu amigo y aliado. Te dice a donde vas y te puede elevar por encima de las nubes, pero también ser tú perdición y debes respetarlo. Un parapente no tiene las naturales características otorgadas de forma natural a un ave, apenas las puede imitar. Pero te permite, al igual que las aves ascender y gobernar la trayectoria del ala, siempre y cuando respetes las normas de la aerodinámica. Una ascendencia debajo de una nube peligrosa puede llevarte a una altura donde el frío y la falta de oxígeno acaban contigo en cuestión de minutos. Las turbulencias, la falta de preparación del equipo o creerte poseedor de cualidades de piloto experto, sin serlo, pueden fracturar tus huesos o dejarte en una silla de ruedas. El riesgo es una parte ineludible de volar y la forma de minimizalo es ser meticuloso, precavido y no dejar llevar por las emociones inevitables que produce.

Espero que pronto sea auto suficiente y poder volar en cualquier lugar que sea bueno para ello. Porque entre otras muchas cosas que tiene este mal llamado deporte de riesgo, es que te hace salir de casa, tomar contacto directo con la naturaleza y aprender a respetarla. Te hace ser humilde, contactar con personas con tanto amor como tú por lo natural, por el vuelo y por el compañerismo. Son muchos los que he encontrado a través del corto tiempo recorrido con mí vela, pero todas ellas me han enseñado y ayudado. No tengo palabras para agradecer a todas ellas su inestimable ayuda y consejos. Algunos quitando de mi cabeza el ímpetu del principiante y otros enseñándome trucos y conocimientos. Este escrito va para ellos.





domingo, 17 de abril de 2016

El misterio de los papeles de Panamá.


Ya hacía mucho que no me daba por escribir y supongo que ser consciente de que tengo muy pocas posibilidades de cambiar nada, fue lo que me quitó las ganas. De todas formas, si bien es cierto que nada cambiaré ni lo pretendo ya, no quiero perder este desahogo que supone para mí escribir. Además, quizás algún día alguien lo lea esto, y si fuese uno de esos políticos salva patrias hipócritas, de esos que dicen ser nuestros representantes y que en realidad no representan más que la farsa a la que llaman democracia, ya estaría satisfecho.

Y hablando de políticos y de farsas: Que bien que han quedado retratados todos los fueron elegidos por el pueblo español. Ahora ya sabemos, sin ningún genero de dudas, lo que les mueve realmente. A la vista de los hechos, quedó claro que no es el interés común, como predican algunos a viva voz; esos nuevos progres, que de nuevo tienen lo mismo que Stalin. A estos, como a los acorbatados de toda la vida, producto de un sistema capitalista caduco, no les importan los problemas cotidianos de la gente que les votó, tampoco sacarnos de la crisis, ni la república, ni la supuesta identidad del los pueblos; otro invento de control e ingeniería social. Si fuese así o cualquier otra motivación altruista y honesta, hubiese sido muy sencillo llegar a acuerdos y formar un gobierno estable; cosa que no han hecho ni harán, porque en el fondo les importamos una mierda. La razón de tal insulto a los votantes es simple y cristalina, tanto como el porqué algunos de ellos tienen cuentas bancarias opacas en paraísos fiscales; solo les mueve el dinero, la ambición y el poder. No están en política para para ayudarnos, sino para lucrarse a a nuestra costa. Puede que alguno quede que no haya sido tocado por la la corrupción y la ambición desmesurada, pero poner la mano en el fuego por cualquiera de ellos es tener la certeza de que, más temprano que tarde, no quedará de la mano más que las cenizas.

Por cierto y hablando de cuentas bancarias opacas. La que se ha montado con los papeles de Panamá, eso si que es opaco. Nos quieren hacer creer que han descubierto ahora la Luna. Como si nadie antes hubiese alzado la vista al cielo nocturno y se preguntase que era aquello que brillaba. ¿Realmente se cree alguien que es nuevo que la gente con dinero evadía impuestos en paraísos fiscales? Lo que es nuevo es la forma en que el contenido de los documentos es sacado a la luz y la forma que está siendo utilizado por los diferentes medios de comunicación, según su ideología e intereses, para atacar objetivos políticos. Resulta muy sospechoso también, que en estos papeles solo aparezcan nombres y cuentas de importancia relativa, al menos de momento, no demasiado relevantes. Si, es cierto que ha caído algún ministro, artista o director de cine, pero todos ellos, con perdón, cucarachas, sí los comparamos con los grandes depredadores, esos cuyas fortunas equilibrarían la riqueza de este planeta. Los nombres de estos tipos, posiblemente los responsables de todo esto esto salga a la luz pública ahora, no saldrán nunca en los papeles de Panamá. Me pregunto, y esto es pura especulación, sino será que quieren quitarse de en medio una futura competencia o es una advertencia de los autoproclamados dioses para aquellos que pretenden acercarse al Olimpo. Aunque podría ser mucho peor, esto puede ser utilizado como una buena escusa para abolir definitivamente el dinero en efectivo, lo que supondría un control total y un paso de gigante en un más que posible plan maestro. De ahí al chip implantado para pagar, solo hay un paso.

Bueno, de momento ya me he quedado a gusto, así que hasta más ver.

jueves, 16 de julio de 2015

Se ha consumado la traición de Tsipras


Mal que me pese a mí y a otros muchos que han profetizado lo que ocurriría, la traición y el engaño al pueblo griego se han consumado. Tal y como había sido pronosticado, planificado y después de un amago de democracia, que no fue más que una escena de una obra pobremente interpretada pero magníficamente planificada, Tsipras ha mostrado su verdadera identidad como un buen sirviente del sistema capitalista; poniendo en manos de los banqueros a todo un país, a cambio, prácticamente, de nada. Es muy posible que Tsipras haya cumplido con las órdenes desde el principio dadas por la élite que ansía el control total del ser humano. Esta élite tenía tenía, desde hace mucho tiempo, a la cuna de la civilización humana como objetivo. Sea como fuerte, la cuestión es que, al final de esta obra de teatro macabra, de esta tragedia, nunca mejor dicho, griega, este pueblo, igual que muchos antes, ha terminado sin soberanía, sin recursos y sin patria. Porque todo cuanto se puede vender del país será vendido, nada quedará en manos públicas a fin de pagar una deuda usurera e ilegítima, que por muchos esfuerzos que se hagan, jamás habrá dinero para pagar, ni siquiera los intereses de la misma. 

Los pobres griegos no se enteran, ni se imaginan siquiera, que las penurias que hubiesen pasado de haberse salido del sistema, hubiesen sido una broma comparadas con las que tendrán que pasar por permanecer en el euro. Nadie les ha explicado nada sobre las consecuencias, al sido conducidos y engañados. No han querido escuchar a los que le hablaban del poder inmenso de un NO a Europa. Han dicho Si al sometimiento, a la austeridad, a una vida esclava, perdiendo una oportunidad de oro para destruir el sistema opresor que dependía de esta jugada para proseguir con sus planes. Desgraciadamente, con SI, hemos perdido todos los que creemos en la libertad de verdad.

Esto no sucederá porque Grecia es una tierra baldía, carente de recursos naturales, desértica y habitada por vagos que no se preocupan más que por si mismos, como nos quieren hacer pensar los medios de comunicación, sino por un plan diseñado por los mismos terroristas financieros de siempre. Los que antes se apropiaron de África y de sus ricos recursos sembrándola guerras tribales que todavía perduran, hundido a media latino América en la miseria y el populismo poniendo a sus títeres en el poder, provocado crisis artificiales para hacer acopio de propiedades sin pagar un duro por ellas. Los mismos terroristas que han vendido armas a ambos bandos en todas las guerras mundiales, los mismos que arman y entrenan a terroristas y luego imponen leyes que suprimen libertades en nombre de la seguridad. Grecia solo es un paso más en su conquista, pero un paso importante. 
Tendríamos que estar prevenidos y no hacernos ilusiones con otros líderes, supuestamente salvaparias y perroflautas que van de revolucionarios, no vaya a ser que sean unos infiltrados del sistema , como Tsipras.  

martes, 30 de junio de 2015

Dos caras de una misma moneda


Syriza o Podemos se presentan como gallos de pelea contra el sistema, pero al final acaban siendo defensores del mismo. Así sucede porque, en realidad, detrás de estas formaciones políticas no hay más que un manojo de ideas ilusorias. Los seguidores de estas formaciones, pobres ilusos, ignoran que solo es posible la revolución si previamente se desmantela el sistema capitalista; algo que ninguna de estas formaciones a propuesto ni propondrá, porque fueron creadas por el propio sistema como cruz de la misma moneda.

El propio Pablo Iglesias, a la hora de criticar a Alexis Tsipras, afirmó que tenía que haber negociado más. Sinceramente, esto no es lo que se esperaría de un líder revolucionario. Lo lógico, dada el supuesto pensamiento revolucionario de Iglesias, es que lo hubiese dicho otra cosa, como por ejemplo, que Alexis tenía que haber mandado a la CE y al FMI al mismo lugar donde los islandeses los mandaron en su momento desde el principio. Pero está claro, que tanto Iglesias como Alixis, como cualquier marioneta que crea este sistema, obedecerá a sus amos. Así pues, bajo ese manto de revolucionario y perro-flauta, no hay más que otro sirviente del sistema, jugando a ser el poli bueno.

Ya no se puede seguir ideales de hace cientos de años; capitalismo, comunismo, nacionalismo y todos los demás ismos. Todos estos conceptos han quedado eclipsados por el conocimiento, la ciencia y la razón. Estos ideales, basados en la lucha de clases, deberían ocupar el mismo lugar que ocupa la religión. Aquel que siga esgrimiendo estos ideales como bandera, sean del lado que sea, solo solo es una piezas del juego que se está jugando en tu mente. Un juego hecho para distraerte mientras te exprimen como fruta en la licuadora.

El próximo domingo, por una vez, y sin que sirva de precedente, Alexi concederá la voz al pueblo griego, algo que se debería hacer con cada ley o cada decisión de cualquier gobierno; vamos, lo que debería ser normal en una democracia de verdad. Pero por una vez será concedido, como si fuese un gran regalo de un gran demócrata, un regalo envenenado. Porque sea cual sea el resultado, ya es demasiado tarde. Los griegos, ya no pueden desvincularse de este sistema. Además, votarán en un ambiente de incertidumbre y miedo, aterrorizados por las amenazas de esos terroristas económicos llamados banca privada y sus sirvientes, bombardeados por los bien pagados sicarios de la pluma. Si deciden no asumir las condiciones de sus acreedores, sufrirán penurias y aislamiento. Quizás, hasta tengan que echar mano de las armas que el gobierno alemán le obligo a comprar a condición de estos le prestasen dinero. Esas armas podrían servir ahora para contener la furia de un pueblo umillado.
Pero la cosa no acabará allí, claro que no. Este plan es mucho más complejo de lo que parece. Todo el sistema económico está a punto de colapsar y Grecia puede ser el detonante de una bomba de proporciones inauditas. Una bomba, que de estallar, reiniciará el sistema e impondrá el nuevo orden que tanto ansían las mentes perversas que están detrás de todo esto. Unas mentes que han ideado un plan donde nadie pueda quedar fuera de control.

Imaginen un mundo donde tarjeta de crédito y documento de identidad estén fusionados, donde se elimine el dinero efectivo ¿Donde quedará la libertad entonces? Este es el plan, lo que pretenden de esta nueva crisis artificial.

Defenderse de lo que ya parece inevitable es difícil a estas alturas, pero todavía hay tiempo. Algunos acumulan oro, sobre todo los más ricos, pero el oro no llena los estómagos y su valor es como el del dinero, tiene el que le quieran dar. Los más listos, están haciendo acopio de tierras fértiles, a ser posible con agua, pero la propiedad de la tierra es algo que depende de los gobiernos y de las leyes, que pueden cambiar al antojo de regímenes totalitarios. De la misma forma que ya hoy, muchos gobiernos hacen pagar impuestos por el Sol o uso del agua, en el futuro pueden exigir tributos impagables por las tierras o explopiarlas. La única forma de desbaratar los planes de la élite, es la desobediencia y la resistencia pacífica. Lo único que necesitan para mantenernos sometidos es nuestra atención y sometimiento voluntario. Solo quitándoles eso, su feudo, aparentemente inexpugnable, se vendrá abajo.

Hay muchas alternativas para organizar el mundo y la sociedad humana, de forma que todos, sin excepción, tengan las mismas oportunidades y puedan realizarse como seres humanos. Desde luego, ninguna de las propuestas que tiene para nosotros los que ostentan el poder en estos momentos de oscuridad, desea eso para nosotros. Porque para que halla ricos, debe haber muchos pobres, algo que nunca debería suceder en un mundo de abundancia como este, que bien gestionado y aplicando la ciencia, debería procurar nuestro bienestar.

lunes, 22 de junio de 2015

Sigue la huelga de los técnicos de Movistar


Hace ya más de un mes que no tengo línea de teléfono ni Internet a causa de la huelga no oficial de los técnicos del monopolio llamado Moviestar; de ahí mi silencio en este blog. Hoy me he tenido que tirar de móvil para publicar este post, pero tenía que hacerlo.


A pesar de que han sido muchos los que hemos sufrido los sabotajes de los técnicos, mal pagados y cabreados de Movistar, nada o muy poco se ha hablado en los medios de comunicación de ello. La razón de este silencio informativo, como dije en otro post, es fácil de intuir: la corporación tiene acciones en muchos de estos medios y en los que no, invierte grandes sumas en publicidad. Así es normal que ninguno se atreva o decir palabra que pudiese molestar; por la cuenta que les trae, claro.

Desesperado he llamado a los supuestos competidores de mi compañía, pero no hay alternativa barata ni de mejor calidad, porque todos son simples arrendatarios de las líneas y no proveeodores de servicios. Por otro lado, mi compañía actual no puede darme ninguna solución más que esperar a que los técnicos de Movistar se dignen a arreglar mi linea, es decir, que empalmen los cables que cortaron. Mi compañía, como todas las demás, no tiene técnicos ni se cuida de las líneas. La responsabilidad de las líneas es de Movistar, que es la propietaria. Pero a la gran compañía mi problema, como el de tantos otros, le importa un comino.

No quiero ser malpensado, pero supongo que esta demora, que calificaría de tercermundista, podría ser para que pierda la paciencia y me pase a la fibra óptica que han instalado recientemente en mi barrio, también propiedad de los mismos. Pero si es lo que esperan, pueden esperar sentados. No voy ha pagar por un servicio que cualquier alemán tendría por la mitad de precio. Ni que venga con canales de televisión, que bien podrían metérselos por el sitio que más le duela y que no quiero para nada.

Resulta paradójico, que estas mismas líneas de cobre, utilizadas ahora para servir de soporte a una red lenta y de muy baja velocidad, un día nos pertenecieron a todos, antes de ser mal vendidas a los amigotes de políticos de turno. Pese a que desde entonces han sido pagadas mil veces, seguimos teniendo una de las ADSL más caras y de peor calidad de Europa. La inversión les ha salido redonda, es de suponer que suficiente para haber invertido en infraestructuras modernas o haber abaratado el precio de las redes antiguas. Pero nada de eso a ocurrido, solo los sirvió para poner lineas de fibra con tecnología obsoleta y llenándose los bolsillos a costa de cobrarnos de más por un servicio pésimo.

En las imágenes se puede ver es lamentable estado de conservación de estas lineas y la falta de protección de las cajas, donde cualquiera puede abrirla y destrozar el cableado ¿y esto es una gran compañía de teléfonos?

domingo, 17 de mayo de 2015

Sin salida


La respuesta del gobierno español al movimiento 15M fue la ley mordaza. De la misma forma que el terrorismo sirvió como escusa para que los estados eliminen libertades, derechos o violen nuestra privacidad. Es la vieja estrategia de problema, reacción, solución. Su eficacia ha sido tal, que no es exagerado decir que ni el mismísimo Hitler hubiese soñado una mundo mejor. Ni siquiera George Orwell fue capaz de imaginar hasta que punto fue profética su novela 1984, pues lo que tenemos ahora es casi peor que el mundo que él recreo. Nos vigilan, nos someten a un sin fin de leyes, nos prohiben todo tipo de cosas, cuartan nuestra libertad, condicionan nuestra educación, nos obligan a mantener el sistema con trabajo esclavo, nos enferman, y nos atontan con sus entretenimientos, todo ello en pro del dios dinero y el poder. Las democracias han quedado secuestradas por las multinacionales, los gobiernos contaminados de los intereses financieros, la libertad convertida en una palabra sin significado. No se puede negar que de nos ser por el terrorismo o por movimientos como el 15M, esto no hubiese sido posible.

Son muy evidentes las vinculaciones del terrorismo con las cloacas de algunos estados, de la misma forma que el 15M es un producto de los servicios secretos españoles. A estas alturas de la película, donde las informaciones corren libremente, es ser sumamente ingenuo pensar que esto no es así. Las armas no crecen en los árboles, los lanzagranadas de alta tecnología no son fabricados en un taller clandestino, se fabrican en los estados poderosos, los mismos que financian a estos grupos armados aparecidos de la nada. De la misma forma, en una sociedad tan polarizada como la española, no hay movimientos espontáneos que surjan de la nada sin instigadores que lo fomenten. Sé que es difícil pensar que son los propios gobiernos quienes promueven este tipo de amenazas, pero cuando uno ve las consecuencias, no le cabe otra hipótesis viable. El problema lo han creado ellos para implantar cosas que de otra forma nadie aceptaría. No es nuevo, ni es la primera vez que se hace. A lo largo de la historia se ha hecho muchas veces, de la misma forma que se han utilizado los atentados de falsa bandera para provocar situaciones favorables al poder.

Solo tenemos que fijarnos en algo sutil, de lo que nadie habla y que no se dice en los medios de comunicación. La auténtica amenaza para el bienestar de todos está en los paraísos fiscales. Allí se gurda el dinero que sirve para comprar armas, es donde se evaden los impuestos que podrían mejorar la vida de la gente, es donde residen las grandes fortunas del narcotráfico y de los políticos corruptos. Sin duda es uno de los mayores problemas que tienen actualmente el mundo. Pero claro, siguen ahí, nadie los toca. Ningún gobierno hace nada por erradicarlos, no hay soldaditos americanos invadiendo estos lugares para devolver el dinero a los pobres o a las arcas de los maltrechos estados víctimas de la especulación y de la deuda usurera. Son auténticos terroristas que matan de hambre a mucha gente, pero nadie mueve un dedo. Muchas bonitas palabras, alguna que otra concesión, pero ahí están, protegidos por todos los gobiernos.

El 15M, que ahora vuelve para decirnos que siguen en la brecha, no me da ninguna confianza. Para mi, los resultados de sus existencia son más represión, y lo único que realmente importa son los resultados. ¿Acaso traen algo nuevo? ¿La abolición del dinero? No, no traen nada de esto, de hecho no es más que humo. Pues cuando no tienen ninguna alternativa creíble, no es un movimiento revolucionario, solo hacen el ruido suficiente como para justificar una reacción del gobierno. Asambleas sin resultados, donde no se establece una desobediencia civil activa, una revolución de verdad, un reset del sistema o la abolición de un sistema ya caduco que limita las aspiraciones del ser humano.

Olvidan que hay otros caminos, que es posible crear una sociedad justa, donde el ser humano solo tenga que trabajar la mitad de lo que lo hace ahora o quizás menos. Elimínese la propiedad privada, el dinero y los estados y tendremos un mundo más humano. Utopía no es un sueño, puede ser una realidad si lo que realmente se quiere es hacerla posible, pero no están por la labor. República, comunismo, monarquía, capitalismo, un sin fin de ideas confusas que nunca han llegado a buen término. Todas estas ideologías y otras tantas que me dejo, han consistido en el sometimiento de la mayoría a un pequeño grupo elitista, que lejos de mirar por los intereses de todos, solo mira por los suyos.

domingo, 10 de mayo de 2015

Silencio de los medios de comunicación ante la huelga de técnicos de Moviestar.


Pocos se han enterado de la huelga y de las manifestaciones de los técnicos de mantenimiento de la mayor compañía telefónica de España, o mejor dicho la única. Unas protestas bien fundadas, ya que la situación actual de este colectivo es terrible, aunque no muy diferente a la de otros trabajadores, cuyas empresas, a pesar de tener grandes beneficios, han aprovechando la crisis para reducir salarios y precarizar los contratos, sirviéndose de subcontratos y otras estrategias similares que van en contra de los derechos laborales ganados con mucho sufrimiento.

Esta compañía, como muchas otras, han llevado a sus trabajadores a la esclavitud sin ninguna justificación; bueno, ninguna no ya que los beneficios de sus altos cargos y los de los inversores de han crecido en proporción a lo perdido por sus trabajadores. Estamos hablando de una compañía propietaria de todas las líneas de cobre y que ahora también está monopolizando la fibra óptica. En estas condiciones, la competencia es un puro camelo. Todas las otras compañías son satélites que utilizan o alquilan sus infraestructuras. Infraestructuras por cierto, obsoletas. Pues como ya dije en otro post, no solo las lineas de cobre lo son; la fibra que están poniendo es multimodo, una tecnología que ha ya se ha quedado antigua. Pero como ha ocurrido con las línea de cobre, la aprovecharán hasta sacarle todo el jugo para luego implantar otra y volvernos a pedir dinero por ello. En esta situación, no es de extrañar que España esté a la cabeza de los países donde las telecomunicaciones son las peores y más caras.
Lo más escandaloso y el motivo fundamental de este post es que casi ningún medio de comunicación de este país, especialmente la televisión, haya dedicado algún comentario a las numerosas y concurridas manifestaciones de los trabajadores de esta compañía, la precaria que viven o la situación de las telecomunicaciones en el país. Pero no deberíamos extrañarnos mucho, pues la razón es que parte de los beneficios obtenidos por la situación de falta de competencia real es que se puede invertir mucho en publicidad, comprar medios de comunicación o contratar en sus consejos de administración a políticos; lo que se conoce como puertas giratorias. Exactamente eso es lo que hace esta multinacional, cuyo capital un día fue de todos los ciudadanos. Un capital humano y técnico malvendido, curiosamente por el socialista Felipe Gonzalez; aunque todo hay que decirlo, por orden expresa de la EU. Así pues, está claro que los medios de comunicación no pueden morder la mano que les da de comer; no solo por perder la fuente de ingresos que supone la publicidad, sino porque buena parte de ellos están comprados. Así es como se consigue que los medios de comunicación masiva hayan quedado reducidos a meros productores de propaganda y exaltación del liberalismo. En tales condiciones, ya es imposible creer o orientarse por ellos, están contaminados y no son fiables; cosa que ya se sabe desde hace tiempo.

Pro otra parte, no hay que olvidar nunca lo que significa una privatización para entender todo esto, sobre todo si lo que se privatiza son empresas vinculadas a sectores estratégicos de un país, como es la energía, las telecomunicaciones... en definitiva los servicios básicos. Se trata de convertir algo que es de todos los ciudadanos y ha sido pagado con sus impuestos, en propiedad privada de algunos, ya sean extranjeros o inversores que solo quieren conseguir un rendimiento económico, sin importarles para nada el bienestar de los ciudadanos o la calidad del servicio. La privatización de servicios significa perder la independencia de un país y de los gobiernos. El país queda completamente subyugado al capital y los intereses económicos, que como todo el mundo sabe, no son los mismos que los intereses de los ciudadanos.

En definitiva, esto es más de lo mismo, cosas que se suman a un sistema neoliberal que está conduciendo al ser humano a un estado de esclavitud, donde la libertad desaparece para implantar, de facto, un sistema totalitario, donde el capital es lo que está por encima de la necesidad humana. Si esto es lo que pasa cuando se privatiza este servicio público, imaginen lo que puede pasar con la sanidad.

Quizás muchos de los usuarios se hayan visto afectados por averías, fruto de sabotaje de los piquetes, pero en mi opinión no les faltan motivos para hacer estas y otras acciones más contundentes. Quedarse impasibles mientras el movimiento neoliberal va destrozando todo a su paso es casi peor que ser uno de estos enfermos que no les importa más que engrosar su cuenta de resultados a costa del mal de otros. Es algo que el capitalismo llevado a su extremo ha favorecido y lo sigue haciendo, cada vez con más virulencia.

No hay que plantearse si las privatizaciones son buenas o no; a la vista están los resultados para quieran verlos y no ignorar sus nefastas consecuencias. A la hora de votar en en esta democracia contaminada por los medios de comunicación y condicionada por la opinión de una mayoría aborregada, hay que tener en cuenta que quizás no sea tan descabellado votar a partidos políticos de que pretendan nacionalizar sectores estratégicos. Lo malo es que ya sabemos en que quedan las promesas electorales una vez que los partidos acaban en el poder; siempre se someten a los poderes económicos, incumpliendo sus promesas y haciendo lo que le interesa al poder.

lunes, 27 de abril de 2015

La sabiduría de uno mismo


Los gobiernos no quieren que seas sabio, ninguna institución política o religiosa desea personas sabias en su seno. Todas temen a estas personas porque no obedecen ciegamente, porque no se dejan manipular o doblegar, no actúan como robots, se cuestionan toda la información que reciben. Para una persona sabia no hay fuente de información fiable, todas son cuestionables, tampoco líder político de fiar. Las personas sabias prefieren morir antes que vivir siendo esclavos. Estas personas son temidas por las religiones y las multinacionales, rechazadas por los ejércitos odiadas por los gobiernos; que harán todo lo posible para neutralizarlas.

No hay que confundir la inteligencia con la sabiduría. Aunque es cierto que para ser sabio se necesita inteligencia, no es cierto que alguien inteligente tenga que ser sabio. Hay personas muy inteligentes, que pese a su gran intelecto son unos ineptos, es más, puedes ser psicópatas dispuestos a joderte la vida. Las personas sabias no van por ahí haciendo el mal a los demás, aprovechándose de ellos o compitiendo contra otros, colaboran y se ayudan entre ellos, porque como sabios saben que de ello recibirán mucho más que lo que ofrecen. No rehuyen de las experiencias nuevas ni hacen juicios a priori. Saben perfectamente que las cosas pueden no ser lo que parecen.

Todo nace con un comentario o con una intuición; algo no cuadra y te indica que las cosas no son como parecen u otros dicen que son. Si ante esa duda no buscas tu propia respuesta, a buen seguro no serás una persona sabia, porque las personas que pretenden tal atributo quieren conocer su entorno para estar prevenidos de eventualidades. Las versiones oficiales, lo que diga la ciencia, la apariencia, nada de esto basta para configurar una verdad. Es la propia experiencia y los resultados de la misma lo que configuran el entorno. Solo cada uno puede dibujar su propio mundo. 

He aquí un buen ejemplo de lo que digo. 

viernes, 24 de abril de 2015

El trabajo

La volatilidad del  valor del dinero está provocando que en los últimos tiempos que   nuestro trabajo pierda también valor, es decir, los sueldos disminuyen y el coste de la vida y los impuestos suben. Hoy tener un trabajo ya ni siquiera  garantiza disponer de lo necesario para vivir.  Esta distorsión se debe a cuatro ideas , carentes de toda razón y lógica, que han se han impuesto como el ideario macabro  que  condicionado nuestras vidas hasta llegar a la semi-esclavitud:

1. Sociedad de consumo:  Constantemente estamos siendo bombardeados con estímulos subliminales o directos que no conducen a pensar en una idea del bienestar equivocada y maniquea, donde el lujo y lo superfluo son las metas y lo necesario representa la pobreza. Algunas de las ideas que hemos adoptado son de una estupidez impropias de gente que se supone inteligente: Pensar, por ejemplo,  que para ser diferentes  hay que tener cosas diferentes a los demás, aunque estas cumplan la misma finalidad, que lo escaso es valioso por ser escaso y no por su utilidad real o que la ropa distingue a la persona que la lleva, entre otras muchas; son las ideas estúpidas que han conformado lo que llamamos sociedad de consumo. La consecuencia de este pensamiento ilógico, en mi opinión inducido de forma intencionada, es una mayor necesidad de trabajo y una desigualdad de recursos básicos creciente. Mientras unos nadan en el lujo, otros tienen, literalmente, que matarse a trabajar para asegurarse de tener lo básico. Así mismo es la causa de que  algunos psicópatas atesoran cantidades indecentes de dinero, suficiente como para que no hubiese una sola persona en este mundo que pasase hambre. Pero claro, sin la sociedad de consumo, sería impensable la existencia de de la segunda idea equivocada.  

2.   El dinero:  Es  la fuente de toda confusión. En si mismo, representa una gran mentira por la que la mayoría de personas perdemos la vida trabajando inútilmente para obtenerlo, y lo hacemos sin ser conscientes que no tiene un valor real. Se ha convertido en una motivación y un objetivo vital, a pesar de ser una simple representación de un valor efímero y manipulable. Unas cuantas entidades privadas  lo emiten y lo regulan  en exclusiva, lo que  hace que  quedamos a su merced, sin defensa posible ante sus decisiones. Pero lo peor que tiene el dinero son las cosas que se hacen por conseguirlo, ya que se ha convertido en una motivación en si mismo, en un bien. Hoy es más importante  obtener beneficio monetario que beneficio real. Esto es así hasta el punto de que algunas empresas farmacéuticas producen  medicamentos que no para curar, sino para hacer que la  enfermedad se vuelva  crónica y poder vender más producto.  Otros se dedican a  producir cosas con fecha de caducidad inducida para poder así vender más; lo que se llama obsolescencia programada. Y si hay alguien que hoy en día piense que algunas empresas no ocultan tecnologías que arruinarían sus negocios, aunque estas tecnologías mejorasen el mundo, es que no puede ver más allá de sus narices, pues si hay dinero que perder no importa quien sufra. En resumen, todo lo que se haga debe hacerse para conseguir dinero, pero claro, el dinero no es más que una representación, no es un beneficio real directo que suponga una mejora  en la calidad de vida, sino solo la obtención del mismo.   

3. La política:  considerar que las instituciones que gobiernan el mundo en un sistema basado en el dinero, van ha defender el beneficio humano y no el monetario, es tan ingenuo como pensar que una empresa armamentística produce armas para mantener la paz. No hay en la práctica ninguna órgano gubernamental  que no esté contaminado por intereses financieros, ya sean las personas que  dirigen o de la institución en si. Todas lo estamentos del estado u organizaciones políticas, alcanzado cierto tamaño o nivel de poder, acaban en manos de los intereses capitalistas. 

4. Propiedad privada. En si mismo es un término falaz, teniendo en cuenta que la vida tiene fecha de caducidad. Es absolutamente inmoral tener algo útil para otras personas  guardadas en una vitrina, sólo para contemplarla. Tan inútil como desperdiciar la riqueza de una tierra cultivable para que el dueño  y señor de las tierras la utilice como coto de caza particular. El interés común debe prevalecer siempre sobre el particular. Ya Platón intuyó que su república no se podría salvar si no se arbolecía la propiedad privada. Y efecto, la propiedad privada representa uno de los defectos de la mente, el apego.   


Resulta curioso comprobar que nadie dentro del sistema cuestiona el dinero y sus procesos, que nadie plantee alternativas,  salvo contados grupos de personas que han decidido desprenderse de este yugo y renunciar al control que suponen vivir en una sociedad cada día más controlada, menos libre e inhumana. No debemos esperar demasiado a que esto cambie, ya que la inmensa mayoría de las personas viven engañadas, por tanto, sometidas al sistema. Cumplen sus leyes, pagan sus impuestos y votan en las elecciones amañadas de las falsas democracias, que solo son una ilusión.