Translate

jueves, 31 de mayo de 2007

El españolismo no tiene futuro en Cataluña

Pues vale, pues me alegro. En Madrid tampoco. ¿O es que creéis que fuera de los feudos nacionalistas se ganan elecciones por ser "istas" de algo?

¡Qué gran desgracia debe ser esto de vivir con nacionalismo, que hasta los que están en contra lo necesitan!

Hay algunos por aquí que me dejan de piedra. Resulta que no se puede ser, simplemente CIUDADANO. ¿Os suena para qué nació este partido?
No sé quienes serán estos inspirados, a los que no tengo el gusto, pero salen ahora con que o eres catalanista (al menos un poquito) o nacionalista catalán o españolista, pero algún "ista" hay que ponerse.

Pues os aseguro que se puede vivir la mar de bien sin pensar en que estas siendo españolista o antiespañolista o catalanista o antinacionalista.


La inmensa mayoría de los que vivimos y votamos en Madrid, simplemente lo obviamos, el término "españolista" es algo que se han inventado "los otros" buscando eternamente la diferenciación. Y elegimos pizza Tarradellas o Carrefour en función del precio y la calidad, por no citar el rollo del cava que ya aburre bastante.


Yo sé que soy española porque tengo un DNI y un pasaporte que así lo dice. Y que en la ONU tiene representación una nación (transcribo de Organización de Naciones Unidas, sin más intenciones) a la que conocen como España, en la que resido.


Y a partir de ahí, me interesa muy poco el nombre, siempre que se reconozcan y garanticen mis libertades y derechos individuales. A eso se llama CIUDADANIA y es a lo que aspiramos, se supone, en este Partido.


¿Que algunos creen que se obtienen menos votos por no ponerse una etiqueta "ista" aunque sea pequeñita? Pues habrá que aguantarse, porque este Partido no nació para convertirse oportunistamente en “ista” de lo que sea, por muchos complejos que se tengan de parecer “españolista” (¡¡¡¡uuuuyyyy!!!, el coco).


Igual, estos inspirados, piensan que Aguirre y Gallardón han arrasado por ir con el rollo españolista dale que te pego; pues no, ha sido por algo mucho más sencillo: han construido kilómetros y kilómetros de metro (sin que se les cayera ningún barrio encima).

Han ganado hasta en barrios obreros de izquierdas de toda la vida, como Villaverde, ¿alguien cree que les importaba más que un bledo a los de Villaverde la bandera y el himno nacional? Pues no. Les han puesto metro, hospital nuevo y cosas así. No se han visto por ninguna parte hordas brazo en algo cantando el Cara al Sol para ganar votos.


Repito, debe ser una gran desgracia eso de vivir con el nacionalismo, porque hasta los que no lo son o son anti, lo necesitan para identificarse en contra.


No sabéis lo bien que estamos los que simplemente PASAMOS y no necesitamos lanzar más vivas que a la LIBERTAD, o ni eso, que lo importante es tenerla, más que vitorearla.


Por Gloria de Madrid




martes, 29 de mayo de 2007

Mi experiencia como interventor de Ciutadans

Cuando me enteré que había sido requerido para realizar la labor de interventor en las elecciones municipales de 2007, tuve bastantes reticencias, la primera de todas porque nunca había pasado por tal experiencia, y por tanto desconocía como es el proceso de unas elecciones por dentro. Pese a todo ello acepte, pues sabía que somos pocos y era una labor necesaria para mis compañeros.

Me presenté en el colegio en el primer colegio electoral a las 8:30 y empecé a hacer el recorrido mesa por mesa para recoger el acta de constitución. Como manda la normativa llevaba mi distintivo, que me identificaba como interventor de mi partido. No tardé en darme cuenta, que los restantes interventores de otros partidos me miraban y hacían comentarios entre ellos. Incluso, en algunas de las miradas se reflejaba un desprecio, que en algunos casos llegaban a dibujar muecas de asco en sus caras. Me hicieron sentir como si estuviese invadiendo una propiedad privada donde no se permitían intrusos. Desde luego no voy a nombrar a los partidos que pertenecían aquellos en la que esta actitud era más evidente.

Siempre con mi sonrisa en la boca y con amabilidad, solicitaba las actas a los presidentes de las mesas electorales, algunos de ellos me las daban a regañadientes, pero en general eran amables. Pero llegué a una mesa en la que había un interventor que pertenecía a un partido que no voy a nombrar, Solo diré que llevaba una camiseta con la inscripción INDEPENDENCIA en su camiseta, grande y a todo color. Cuando levantó la mirada y vio al partido al cual pertenecía empezó ha murmurar cosas ininteligibles, seguramente porque habla con los dientes tan apretados que era casi imposible entenderlo. Solo pude entender algo así como “ya están aquí estos…”. Era tal la rabia y el odio que desprendía que no tuve más remedio que apiadarme de el. Y con voz tranquila, como suelo proceder ante una persona desesperada le dije: “Disculpa, yo no he venido aquí a pegarte ni ha hacerte daño, no tengas miedo, no soy tu enemigo. He venido como representante de mi partido para verificar las elecciones. No debes preocuparte, de verdad, no voy a robarte tu cultura ni tu identidad”

Mi voz fue tranquila y sosegada pero con el suficiente volumen para ser escuchada por todos los miembros de aquella mesa. El hombre quedo perplejo, sin palabras para contestar. Los miembros de la mesa también callados, a la expectativa de lo que pudiese pasar. El presidente de la mesa sostenía en alto en acta y se quedó mirando al ofuscado interventor, como esperando un reacción violenta por su parte. Pero no sucedió nada y no di tiempo para que así fuese. Recogí mi acta de la mano del presidente y marche a otra mesa. Saludando y dando las gracias al presidente.

No voy a negar mi miedo en tal situación, porque pude percibir en aquel hombre el deseo de hacerme daño de verdad. Pero sabía que estaba en un sitio público con mucha gente a mí alrededor. Aunque parecían hostiles a mi presencia, dudaba mucho que fueran cómplices de un linchamiento.

Cabría plantearse hasta que punto esta sociedad está acumulando odio e intolerancia y ver que consecuencias podría traer esto si no se remedia pronto.

lunes, 28 de mayo de 2007

¿Democracia?

Existe una tendencia de los medios de comunicación a contribuir con su silencio al monolingüismo político, discriminando de sus artículos el ideario disidente del sistema establecido. Con ello consiguen de forma eficaz mantener la tendencia a crear una oligocracia de partidos y de políticos.

Ese silencio informativo a caído sobre Ciutadans desde el principio de su creación, sobre todo por muchos medios de comunicación afines a los grandes partidos o a los partidos nacionalistas. A esto se suma la incomprensible e injustificada discriminación que realizan las juntas electorales y una ley electoral, que con la disculpa de favorecer la gobernabilidad, prima más a los partidos más grandes. De esta manera el círculo queda cerrado y la democracia cuartada.

Además de las dificultades que encuentra Ciutadans para que su mensaje sea conocido por la opinión pública, este joven partido se ha topado con actitudes periodísticas cuya actitud resulta cuanto menos sospechosa. Estos periodistas, que hasta el momento presente han callado respecto a Ciutadans, no han dudado en cargar tinta envenenada en sus plumas para resaltar los problemas que este partido político atraviesa. Dificultades que, por otro lado, quedan ocultos en los grandes partidos, salvo contadas excepciones. Parece ser que hasta el momento en que han surgieran problemas, que por otra parte son normales en un partido tan diverso, Ciutadans no ha sido digno de aparecer en medios como TV3 o El País. Además lo hace ahora con grandes titulares: “Esperanzas Perdidas”, “Dimisión en bloque”, “Crisis en Ciutadans”. Se podría decir la típica frase que “Mal de muchos consuelo de tontos”, porque la circunstancia que expongo aquí no es una exclusiva de España. Esto se está produciendo como norma en la mayor parte de los países que practican la democracia como forma de gobierno.

Por otro lado, los enormes recursos de los que disponen los grandes partidos y el despliegue de los mismos en las campañas electorales, no deja espacio para otras formaciones políticas minoritarias. Para éstas resulta casi imposible hacer que su mensaje llegue a toda la ciudadanía. De esta manera se consigue que grandes ideas e ideologías puedan ser conocidas por la ciudadanía. Esta circunstancia, sumada al uso que los partidos hacen de los votos recibidos, pactando para provocar que no sea la candidatura más votada la que acceda al poder, está provocando el hastío de los votantes; que ven como sus votos acaban en manos de partidos que no han votado mayoritariamente. Como consecuencia de todo esto, la abstención, el gran enemigo de la democracia, gana poco a poco terreno.


Cabría por tanto cambiar la ley electoral, limitar los presupuestos de las campañas electorales o la creación de listas abiertas que evitasen la degradación progresiva del sistema democrático.

Bilingüismo mal entendido

Recientemente alguien que conocía mi pertenencia a Ciutadans, partido político que defiende entre otras muchas cosas, el bilingüismo, y que conocía también mi lugar de nacimiento, Catalunya; me preguntó que por qué no escribía mi Blog en catalán. Mi respuesta iba a ser muy simple “Me defiendo mucho mejor en español porque es mi lengua materna”

Pero por otro lado, y cuestionándome la irrelevancia de la pregunta y la obviad de la respuesta, pensé que sería mejor darle un respuesta más elaborada, y así le respondí.

Mí querido amigo:


Tu pregunta me deja un poco perplejo. Sería impensable, por ejemplo, que esta misma pregunta fuese trasladada a Bélgica, y que un ciudadano belga le preguntase a otro porque escribe en neerlandés y no en flamenco. Me pregunto si quizás me lo cuestinas porque tienes algún tipo de aversión al idioma de Cervantes, o piensas que lo tengo yo al catalán. Si es así estás equivocado.

Yo como tú soy ciudadano residente en Catalunya. Entiendo y leo perfectamente el catalán, no de la misma manera lo escribo y lo hablo. Y esto es así, sencillamente, porque preferí en su momento uno de los dos idiomas para expresarme.

Como ves, no he tenido ninguna dificultad en leer tu pregunta, que estaba escrita en catalán y supongo que tú, que has tenido la suerte de poder estudiar en español y en catalán, tampoco tendrás ninguna dificultad en leer mi respuesta. Dada esta circunstancia, los dos nos entendemos y podemos comunicarnos. Y precisamente esto me hace incidir más en lo extraño de tu pregunta, que por otra parte espero haya quedado contestada.

Un cordial saludo

martes, 22 de mayo de 2007

Los señores de guante blanco

Nuevamente, los señores de la Sociedad General de Autores (SGAE), con Tedy Bautista a la cabeza, nos salen con ridículos argumentos para atracarnos indiscriminadamente. Nos pretenden tratan a todos de delincuentes e idiotas, pasándose la presunción de inocencia por el forro, y no digamos otros derechos, como el de la libertad de expresión.

Ahora ya no solo se conforman con estimar que todos los que compramos CDs vírgenes los vamos a utilizar para copiar material protegido, ahora también presuponen que todos utilizaremos para este fin las impresoras, las cámaras digitales, las memorias, los discos duros, internet y un largo etcétera. Quizás un día solo se salven del canon los sordos y ciegos, porque a este paso son capaces de poner un canon por tener ojos y oídos, dado que con estos órganos podemos ver y oír material protegido.

Uno de los argumentos más utilizados por estos señores para cuartar el derecho a la cultura, porque de eso se trata, es la crisis del sector. Dandoles la razón tengo que reconocer que es cierto, la industria en torno a estos artistas, los parásitos que giran en torno a ellos, se llevan menos beneficios, o mejor dicho dejan de ganar en dinero que antes ganaban con mucha facilidad. Y esto sucede porque siguen anclados en un modelo de negocio obsoleto y que no tiene en cuenta las nuevas tecnologías. Por su parte, la SGAE, lejos de intentar solucionar estos problemas, que sería una forma de defender los derechos e ingresos de los autores, critican cualquier iniciativa que intente levantarle el monopolio. Critican y no se cortan, al afirmar que los derechos de los autores no están protegidos con sistemas como Copyleft creative commons u otras iniciativas del mismo estilo. Esta claro que lo que realmente quieren es seguir mantenido el monopolio de la gestión de los derechos de autor, dejando a otras iniciativas o gestores una presencia testimonial para que no digan que inflingen las leyes de forma descarada. Tendremos entonces que preguntarnos porque la SGAE se llama así, porque a todas luces, lo que esta entidad parece defender no son los derechos de los autores, si no el mantenimiento de un sistema obsoleto y su propia esistencia.

Respecto a otros argumentos, como el supuesto daño que la mal llamada piratería ejerce sobre los artistas, informes muy prestigiosos afirman que la incidencia de la piratería no solo no perjudica a los autores, sino que los beneficia. Y la verdad es que no hace falta echar mano a informes para darse cuenta de esto, basta con ver las cosas con un poco de perspectiva y no con los ojos de la codicia, que son con los que nos mira siempre la SGAE. Empecemos por lo fundamental, la necesidad de que la obra de un artista se conozca. Este hecho es, al fin y al cabo, la máxima satisfacción para un autor, y aporta por si solo los mayores ingresos al colectivo. También es la razón por la que la gente va a los conciertos; eso si, tiene que trabajar y demostrar lo que valen. Copiarse Cds como se copiaban antes las cintas o se grababan cintas de discos de vinilo, no solo no disminuye los ingresos del colectivo, sino que contribuye de forma mucho más eficaz que las caras campañas de publicidad al conocimiento de la obra. Por otra parte, las campañas de publicidad solo benefician a aquellos artistas que la empresa discográfica cree que son buenos, que no necesariamente tienen que ser los mejores, sino lo que a criterio de estas empresas es vendible. Es decir, que si no fuera por el boca a boca, o lo que es lo mismo, copiarse cds o bajarse música de Internet, los artistas que no son promocionados por las grandes discográficas tendrían que resignarse a los círculos marginales de distribución para ser conocidos. Y no por que son mejores o peores, sino porque a un empresario se le ha antojado así.

Pero no hace falta apoyarse en opiniones para argumentar, hay datos, y estos nos dicen que la música por ejemplo, lejos de estar en decadencia esta en plena ebullición. En los últimos años han proliferado con éxito muchos más locales de conciertos en directo que nunca. Igualmente se ha triplicado el número de conciertos. Por lo queda claro que el mundo de la música no esta en crisis y lo que si lo está es la industria.

Estoy completamente de acuerdo en que nadie tiene que usurpar la propiedad intelectual, que un artista debe cobrar por su trabajo ¿Cómo podría esta yo en contra de que alguien se gane la vida con su trabajo?

Pero no estoy de acuerdo en que la mala gestión de ese derecho me repercuta a mí como consumidor. Por otra parte, el material audiovisual se ha creado para ser visto y oído, es cultura, y nuestra constitución defiende el derecho al libre acceso a la cultura, y no dice nada de que solo los que tiene dinero para pagarla tengan acceso a ella ni que una entidad tenga que delimitar quien tiene acceso y quien no.

Otro de los argumentos también más utilizado por la SGAE para justificar sus atracos, es la ridícula idea de que por cada canción o película bajada de Internet se compra un disco o un DVD menos. Sin duda, yo como muchos ya nos hubiésemos gastado miles de euros si no hubiese existido el emule, porque desde luego no son precisamente baratos los originales. Además, el hecho de que me baje una canción de Internet no significa que me vaya a comprar el disco, porque, a lo mejor, el disco solo tiene esa canción que merece la pena escuchar. Yo seguiré comprando solo los discos originales o veré las películas originales que me gusten y que crea que tiene un precio justo. Jamás pagaré 18€ por un cd del cual solo pueda gustarme una canción o 10€ para ver un bodrio de película, es decir, lo mismo que hacía antes de que existiese Internet.

Otra cosa que no comprendo es la adtitud de algunos gobiernos frente a las demandas de la SGAE. Sin duda es comprensible que una empresa privada con ánimo de lucro, como es la SGAE, pretenda defender sus intereses y su estatus, al fin y al cabo, alguien tiene que pagar en mantenimiento de sus imponentes sedes, el no poco austero mobiliario y no digamos los “pequeños” sueldos de los directivos y recaudadores. Lo que no es de recibo es que un gobierno, que se dice socialista, defienda arbitrariamente los intereses de esta entidad y encima otorgue a las empresas fabricantes de hardware la categoría de recaudadores de impuestos. Que oscuros intereses moverán al PSOE y a otros gobiernos a hacerlo, ¿Quizás una parte del pastel?

No terminaré esta exposición sin hacer un especial hincapié en una cuestión que es sangrante y que atenta gravemente contra la libertad de expresión:

Multitud de páginas Web dedicadas a ofrecer enlaces de música y películas han sido acosadas y cerradas de forma cautelar. Denunciadas, claro está, por la SGAE. Estas páginas no contenían material sensible, pero decían donde se podía conseguir. Los señores de guante blanco, sustituir señores por lo que corresponde, argumentan que estas páginas se lucran gracias al trabajo de otros, para ello utilizan el hecho de que estas páginas utilizan la publicidad para pagarse el servidor. Hay que destacar la frase “Se lucran del trabajo de otros”, porque creo que es esencialmente a lo que se dedican las discográficas o la misma SGAE. Quizás la SGAE da pues por entendido que los webmasters de estas páginas no han puesto esfurzo, dedicación y tiempo para construir sus webs o buscar patrocinadores para pagarse el servidor. Quizás será porque los recaudadores de la SGAE últimamente no se tienen que moverse mucho de su sillón para ir por los PUBs y discotecas recaudando el impuesto revolucionario como hacían antes, ya que comunicaron en su momento a estos locales las ventajas de tener domiciliados los pagos en el banco.

Lo peor de todo no han sido que solo an atacado a las páginas web dedicadas a la difusión de los sitios donde se puede encontrar material protegido. Cualquier página web que haga una crítica a este monstruo financiero es susceptible de ser perseguido hasta caer abatido por la terrible maquinaria jurídica. Véase el caso putasgae o la asociación de Internautas.

lunes, 21 de mayo de 2007

Situación actual del mapa geopolítico mundial


La Tierra sustenta actualmente a más de seis mil millones de seres humanos y se prevé que para el dos mil veinticinco seamos ocho mil millones. Esta población es por si misma una agresión contra nuestro planeta y contra todos los seres, que aparte de nosotros, vivimos en él. Sin embargo, no es tanto el número, sino la forma en la que vivimos lo que está produciendo más daño.
Todas las especies que viven en el planeta contribuyen con su existencia a preservar un frágil equilibrio natural que sostiene la vida; incluso la bacteria más insignificante puede ser crucial para que este equilibrio se mantenga. El ser humano, por el contrario, es la única especie, que además de autodenominarse inteligente, destruye de forma consciente este equilibrio natural, poniendo en peligro su existencia y la de las demás las especies que habitan la Tierra.
Los gobernantes de nuestra sociedad, supuestamente los individuos más inteligentes y cualificados, son conscientes de esta realidad, y lejos de hacer algo por cambiarla siguen mirando hacia otro lado y pensando solo a corto plazo. De lo que se deduce que el ser humano está fracasando en su evolución, no tanto como especie, sino como sociedad.
En el transcurso de nuestra historia reciente grandes pensadores han planteado sistemas políticos para regir los designios de la sociedad humana. Su objetivo era crear con ello una saciedad sin desigualdades sociales, progresista, libre y solidaría. Por desgracia, y por muy buenas que fuesen sus   intenciones, no tuvieron en cuenta la naturaleza humana. Porque el ser humano, por muy inteligente que se considere a si mismo, sigue siendo un animal irracional en muchos aspectos, y donde esta irracionalidad se manifiesta de una manera más clara es cuando se examina su comportamiento social.
Un ejemplo de la irracionalidad de la sociedad humana se refleja en la organización política del mundo. Porque hoy en día hay ciento noventa y ocho países o estados, cada uno delimitado por fronteras dibujadas en el mapa del mundo. Estos países se distinguen por tener cultura propia, idioma y normas. Cada uno de estos países mira por el interés propio, sin tener en cuenta los recursos naturales globales. Es evidente pues, que el ser humano no se identifica a si mismo con la su especie, sino con la tribu o el clan. Una tribu que lucha y protege su territorio de caza y a los miembros de su tribu, desestimando o dejando de lado el resto del mundo salvo que convenga al interés de la tribu. Esta organización política parece a todas luces contraria al conocimiento que ha alcanzado el ser humano de su entorno vital y científico. Porque pese a conocer las limitaciones de nuestro habitad y saber que científicamente no existen diferencias raciales o genéticas entre nosotros, seguimos viendo a nuestros semejantes de un país diferente al nuestro como una especie a parte.
El fenómeno del nacionalismo, por tanto, es una clara evidencia de nuestro primitivo desarrollo como sociedad. Y Lejos de abolirse o crear cauces para ello, es un fenómeno que sigue creciendo. Con ello se siguen creando diferencias entre culturas para justificar nuevas naciones, y no siempre de forma pacífica, contribuyendo a la posibilidad de conflictos bélicos y tragedias humanitarias.
Esta organización política es incompatible a medio y largo plazo con la paz mundial y la permanencia del hombre sobre la tierra. Lo es también con la consecución de grandes objetivos comunes y con la toma de decisiones que hagan posible que nuestra especie no acabe colapsando el planeta.
Todos los esfuerzos por crear instituciones y acuerdos comunes como El protocolo de Kyoto, las naciones unidas, la Unión Europea, etc... No avanzan porque siempre chocan con el precepto de la singularidad tribal y los intereses de cada entidad política, es decir nación. Estas naciones, dentro de sus fronteras pueden, bajo el manto de la soberanía, violar los derechos humanos, contaminar o agotar los recursos naturales, que considera suyos y no propios de toda la humanidad.
Cabe esperar que todavía, y a pesar del daño hecho, exista la posibilidad de replantearnos la dirección de nuestra evolución como sociedad. Tomando como referencia política el ser humano y no la tribu o la cultura o las singularidades raciales. Porque de otra manera nuestro futuro o el futuro de nuestra siguiente generación esta avocada al desastre.
Se podría deducir de estas palabras que soy un globalista o un defensor del NEW ORDER, es todo lo contrario. Lo que pretende este movimiento vinculado con las más altas esferas de poder, no es la defensa de la humanidad, de la que yo soy firme defensor, sino su control y esclavitud, y eso es algo con lo que jamás podría estar de acuerdo, ni yo, ni nadie que no tuviese una ambición sin límite o fuese un psicópata.  




Ataque contra la cultura

radio 3



El gobierno socialista, en un intento baldío para eliminar el déficit presupuestario del ente público de RTVE, ha metido mano a RADIO 3. Muchos de los grandes profesionales de esta emisora están siendo despedidos o prejubilados. Estos profesionales, especialistas y con una experiencia de muchos años en cada de los géneros musicales que tocan, son sencillamente irremplazables. Ellos han contribuido como nadie en este país a difundir la cultura musical, se han atrevido a poner la música que ninguna emisora comercial de radio podría poner, nos han dado a conocer nuestras músicas sin perjuicios y con una total asepsia política. Sin ninguna duda, no hay emisora ni profesionales que hayan en este país que haya hecho tanto por la cultura.



Sin Radio3 el espectro radiofónico de este país se quedaría con encefalograma plano. Radio3 es un oasis en medio de un mar plagado de mediocridad y contaminado por la política y los intereses comerciales. Tan solo hace falta darse una vuelta por el dial para ver que es lo que queda sin Radio3; emisoras politizadas hasta la médula que deben cumplir el cupo lingüístico, las restantes emisoras musicales son simples gramolas que se dedican a poner éxitos consagrados y que no deben trabajar con más de doscientos discos al mes. Por último quedan las grandes cadenas, cada una de ellas dedicadas al entretenimiento, o mejor dicho, al atontamiento de la ciudadanía. Unas cadenas cuyos informativos tiene una clara tendencia a sesgar la información dependiendo de la orientación política del grupo.



Este gobierno en vez de cargar contra Radio3 y sus profesionales, podría volver a convertir TVE en un servicio público, algo que ha dejado de ser hace mucho tiempo para dedicarse a hacer la competencia a las televisiones privadas, cuya programación parece hecha para idiotas y hambrientos de miseria humana. Esta medida sería mucho más eficaz y provechosa para la ciudadanía de este país que cuartar RADIO3. Porque hacer esto sería como cerrar el Prado por no ser rentable.