Translate

miércoles, 28 de noviembre de 2012

El oligopolio la energía en España


Para los que reciben cada mes en su casa el temido recibo de la luz, el gas, o van a llenar su depósito de combustible, decirles, que aparte de pagar un precio injusto y caro por la energía, están enriqueciendo a unos cuantos ladrones sinvergüenzas y que tienen más cara que espalda. Seguramente esto ya lo saben, al igual que piensan que no pueden hacer nada por parar este latrocinio. Y la triste verdad es que es así, no por ustedes, claro, sino por la gente que han votado para que esto no suceda.

Los ladrones de guate blanco, en una sociedad capitalista y gobernada por una falsa y corrupta democracia, tienen todas la de ganar. Ayudados por los gobiernos, da igual del color que sean, estos roban a manos llenas a un pueblo cada vez más empobrecido, esclavo e indefenso. Todos los gobiernos, al menos en este país, han servido a estos sinvergüenzas en sus pretensiones de forrarse a costa del sufrido ciudadano. Nadie les ha plantado cara, si no todo lo contrario, los políticos han obedecido como sirvientes. Y gracias a todo esto podemos ver como, mientras ellos se pasean por paraísos fiscales, alardeando de sus fortunas arrebatadas al pueblo, el pueblo, sumido en una profunda crisis, que en parte ha sido provocada por esta casta de parásitos inmundos, ya no puede ni quejarse.

Durante muchos años, la escusa para cobrarnos de más en el recibo de la luz, fue el tan nombrado déficit tarifario. Este déficit se lo tenemos que agradecer a un señor que ahora es multimillonario y asesor de una gran empresa farmacéutica, seguramente en pago por favores inconfesables . Él fue quien, con una decisión precipitada y estúpida, paralizó la construcción de varias centrales nucleares ya iniciadas. Bien podría, si tan en desacuerdo estaba con esta energía, haber terminado las planificadas y no construir más, o negociar de otra manera con las compañías eléctricas, pero no. Su incompetencia y precipitación, no solo creó una deuda enorme, sino que aumentó la dependencia del petroleo y sus consecuencias; esto es el déficit tarifarlo.

Los sucesivos gobiernos, lo único que hicieron después, fue demorar la deuda, siempre modulándola en el recibo de la luz por motivos electorales o tan bastardos , como querer aparentar un déficit falso para entrar en la UE; pero eso no es gratis. Las compañías eléctricas vendieron esa deuda a sus amigos los banqueros. Ahora, ya no solo debemos cientos de millones, sino miles de millones, que crecen día a día por los intereses impuestos por estas entidades usureras. Y en manos de los bancos, esa deuda es innegociable, no hay otro remedio que pagarla, a menos, claro, que llegase un gobierno valiente y la declarase odiosa; pero eso no sucederá. Se ha demostrado con los sucesivos gobiernos, que una vez en el poder cumplen con las exigencias de sus amos, que, por supuesto, no son los ciudadanos.

Para desgracia de todos, esto solo es una parte de un gran problema problema con la energía en este país: La incompetencia, o quizás la complicidad de los gobiernos con las grandes multinacionales de la energía, ha propiciado que el oligopolio sea una práctica habitual. Unas pocas compañías eléctricas y petroleras, controlan todo el mercado de la energía. Son a la vez productoras, intermediarias y vendedoras. Entre ellas pactan precios y estrategias. Por supuesto, si una empresa nueva quiere competir y entrar en este mercado monopolizado, las compañías, que están en posición dominante, actúan en conjunto en su contra, ya sea reventando precios o utilizando el gran poder que les han concedido los gobiernos. Estas compañías, en sus gasolineras dictan los precios, imponen los márgenes e impiden la competencia con férreos contratos. Sus establecimientos acaparan todo el territorio y los mejores lugares de suministro. Son sus gasolineras y las manejan como parte de la empresa. Con ello obtienen un poder que les permite manejar a su antojo a los políticos para que las leyes reguladoras les beneficien. Es fácil, bien sea untándolos directamente o dándoles buenas jubilaciones. Pero si esto no fuese suficiente, contratan a mercenarios de la pluma que hablen bien de ellos. Que digan, por ejemplo, que las energías renovables son poco rentables. De esta forma aumentan sus cuentas de resultados, y sobre todo, su poder, impidiendo la proliferación de estas energías.
Dije antes que los ciudadanos estamos indefensos, pero no es cierto, en realidad simplemente tenemos miedo a coger lo que nos pertenece por derecho de nacimiento Porque sea cual sea la energía que hoy se consume, toda ella procede del Sol, es de todos por derecho, como lo es al agua o el aire, el único elemento del cual todavía no han sacado un impuesto o comercializado. Pienso que saltarse el contador de la luz o reventarlo no es algo tan grabe, simplemente se toma lo que es de uno.

Tanto los oligopolios creados por las multinacionales de la energía y las políticas dictadas por estos, están frenando el desarrollo de energías alternativas y limpias, porque estas no les producen beneficios. No faltan investigadores que han conseguido logros espectaculares, ni tampoco altruistas que querían donar sus inventos a la humanidad, pero antes de que eso sucediese, desaparecieron o murieron en extrañas circunstancias. Nadie sabe cuantas patentes han sido compradas por petroleras o eléctricas. Esto es algo más que un mito, hoy en día se puede acceder a esa información, solo hace falta mover el ratón para ver cuantos murieron por decir que iban a cambiar el mundo con sus inventos. Coches que funcionan con agua, agua salada que se transforma en energía, generadores que movimiento continúo; en fin, está hay para quien quiera investigar.
Para finalizar este vídeo de la Sexta, amigitos despechados de anteriores gobiernos, que ahora, cuando ya no reciben tanta subvención, se vuelven contestatarios, pero sea por lo que sea, bienvenidos.