Translate

viernes, 12 de septiembre de 2014

¿Como se puede entender que haya secretos de estado en una democracia?


La contestación sería: Pues de ninguna manera. En el momento en que un gobierno limita el acceso o pone trabas a cualquier ciudadano al acceso a la documentación generada por el gobierno, deja de ser democracia para acercarse a un estado totalitario. La transparencia es sinónimo de una democracia madura y es una propiedad que define un gobierno amigo de su pueblo y a su servicio. De igual forma, un gobierno al servicio del pueblo no puede tomar decisiones importantes que condicione el nivel de vida de sus ciudadanos sin antes consultarlo, y mucho menos defender intereses que no favorezcan el bien común  del mismo. Los acuerdos comerciales secretos con otros países, estrategias militares deben ser trasparentes como todo lo demás. Argumentar leyes y decisiones, es una obligación cuando parten de personas puestas al servicio de un país.

 La tecnología de internet proporciona todos los medios para que esto sea posible y no hay ninguna razón para que el pueblo no esté al corriente de todas las decisiones y actividades de su gobierno, sobre todas si estas afectan el futuro o presente de los ciudadanos. Mientras no exista esta transparencia no podemos llamar a ningún estado demócrata, pues al ocultar información importante que afecta a los ciudadanos o decidir por cuenta propia decisiones que afectan directamente a éstos, solo podemos  considerar que estamos ante un gobierno totalitario o una dictadura parlamentaria. No sería un gobierno que sirva al pueblo, sino un gobierno que sirve a otros intereses, pudiendo ser estos ajenos al pueblo. Claramente denota un interés por ocultar información, por tanto debemos desconfiar  de las intenciones reales que tienen.




Los países más hegemónicos y con mayor poder militar del mundo utilizan el secreto de estado como forma habitual de gobierno. El caso de los Estados Unidos es un ejemplo fragante. A parte de utilizar sus medios de comunicación para desinformar a su propio pueblo y al resto del mundo, hay claras evidencias de que es capaz de gestar atentados de falsa bandera o auto atentados, como los acometidos en New York, Cuba, la segunda guerra mundial o en Japón. Algunos de estos atentados de falsa bandera o provocaciones meditadas han sido utilizados para inducir guerras o entrar en ellas. Algunas de estas maniobras encubiertas están perfectamente documentadas y probad¡as, otras, todavía más recientes, saldrán a la luz tarde o temprano, ya que como dice el refrán: No hay mentira que cien años dure.

Sin embargo, no deja de ser paradójico, que tiendo en cuenta todo esto, se considere a Estados Unidos como la democracia más grande del mundo. Por otra parte Rusia y China, también grandes potencias mundiales y con armas nucleares, practican el secreto de estado, pero teniendo en cuenta que Rusia es una democracia joven y China directamente es una dictadura, es comprensible, lo cual deja  a Estados Unidos, con el lamentable honor de ser el país con el gobierno más ocultista y mentiroso del planeta.

Resulta paradójico también que sea considerado,  en términos económicos como el país más influyente. Sin embargo, su economía está en  banca rota. Solo se sostiene gracias a las mentiras mentiras, secretos y su armamento. Estas mentiras convencen,  no solo a su propio pueblo, sino al mundo entero, que parece no importarle ser engañado. 

Para más información:
http://www.enriquedans.com/2012/10/la-verdadera-democracia-es-una-democracia-sin-secretos.html 
http://www.gibralfaro.uma.es/historia/pag_1611.htm