Translate

jueves, 5 de febrero de 2015

Disidente, ahora eres terrorista.


El acuerdo alcanzado por el partido PPSOE convierte a cualquier disidente en terrorista. A partir de la imposición de la nueva ley tendremos que pensarnos muy bien lo que digamos en las redes sociales o en nuestros blogs, porque podríamos ser acusados de terroristas por el simple hecho de denunciar una de las muchas fechorías que comete este gobierno fascista. Bastaría con incitar a la gente a protestar y que en nuestro nombre cometieran cualquier acto vandálico, para que nos metieran en la cárcel. Es una vuelta de tuerca más utilizando la escusa del terrorismo para controlar y meter miedo a los disidentes, que en absoluto tiene que ver con el terrorismo y si con el descontento de esta forma de eliminación de los derechos.

Pero para entender lo que está pasando y como poco a poco han conseguido mermar nuestra libertad, hay que entender que es el terrorismo y de donde está su origen. Solo entonces comprenderemos como los que nos dan las soluciones, es decir, el aplastamiento de nuestra libertad , son los mismos que lo han creado el terrismo.

Para que existan personas dispuestas a morir o cometer los más atroces asesinatos, debe haber un caldo de cultivo apropiado. Este se compone principalmente de pobreza, que es lo que lleva a la desesperación y a la falta de educación, entre otras cosas. Pero la pobreza puede ser de dos tipos: la natural, que implica hambre y falta de recursos básicos para vivir y la creada artificialmente. Es este tipo de pobreza es la que crea el terrorismo. Su existencia se fundamenta en una comparación entre los que tiene muchas cosas y los que no las tienen tantas. Yo Pienso que este es un concepto artificial y equivocado, porque la comparación no puede ser posible. Se puede ser muy rico sin nada más que lo necesario, algo que esta sociedad intenta tapar. Esta pobreza solo existe cuando trastornan nuestra percepción de la necesidad o la propiedad.

Pero para ciñéndonos al tema y explicar como actúa este tipo de pobreza sobre la creación del terrorismo hay que poner un ejemplo que les sonará a muchos, porque casi todos los países sometidos al capitalismo y a sus crisis han pasado por estas etapas:
Imaginen un país cuyo medio de vida principal es la agricultura tradicional y la ganadería. En este país la gente es feliz con lo que tiene y vive de su trabajo sin ningún problema. Tiene sus fiestas su vino y mucha libertad. Por ellos viven tan despreocupados que no saben que sus tierras ocultan grandes recursos naturales sin explotar y que otros han puesto sus ojos en ellos para mantener su enorme su hegemonía económica y de poder. Primero aparecen los exploradores extranjeros y localizan estas riquezas escondidas, evaluando su valor y como hacerse con ellas. Lo más lógico sería que estos ofreciese algo a cambio por estos recursos ¿Pero que le puede interesar a una gente que vive a gusto con lo que tiene?
Para conseguir que estos pobres ignorantes abracen el sistema capitalista, utilizan los mismos métodos de seducción y marketing a los que nos tiene acostumbrados a todos en occidente, pero si esto no funciona, entonces entra la caballería y las malar artes. Se desestabiliza el país con guerras civiles que acaban siempre con un dictador títere que cumplirá su cometido facilitando el acceso a estos recursos. Una vez establecido el sistema capitalista en el país, los sicarios económicos se encargan de subyugar el futuro de este país a créditos impagables. Así es como se entra en la era moderna. Las tierras que antes eran fértiles se convierten el páramos contaminados y los agricultores que quedan entran en la pobreza porque sus productos ya no se pagan con su valor real, sino con el valor que los invasores quieran pagar. Poco a poco abandonan sus tierras y estas son compradas por multinacionales por una miseria. La gente emigra a las ciudades, donde se ve avocada a la miseria y la desesperanza. Cuando lo han pedido todo, a los jóvenes solo les queda la rabia, que puede acabar siendo canalizada por la religión y o cualquier otra forma de extremismo. Han perdido su tierra, su modo de vida y son profundamente infelices. Les han puesto la miel en los labios enseñándoles las maravillas a las que nunca podrán tener acceso, el camino ha sido trazado.
Pero incluso su rabia y violencia extrema, es un bien para el sistema capitalista invasor. El uso de esta violencia se utiliza excusa para controlar a las gentes que viven, sin ser conscientes su esclavitud en sus propios países, gobernados por mismos que han creado el problema. La rabia transformada en terrorismo, les sirve para poner leyes que merman derechos y libertades de su propio pueblo. Son ellos mismos los que compran los recursos robados por los terroristas, con los que estos financian sus ejércitos. Ellos son también los que les venden las armas. Así se cierra el circulo del terror y el cinismo.
No se sabe muy bien de lo que son capaces de hacer para saciar su hambre de poder y gloria. Mentir es algo que hacen con auténtica sinceridad. Solo hay que ver lo que está pasando en Ucrania para darse cuenta de su cinismo y la forma en la que actúan, hasta donde pueden llegar. Mientras piden a Rusia que no apoye a las supuestas tropas insurgentes, ellos llenan los arsenales del gobierno títere de Kiev. En realidad es una forma de sometimiento, pues los auténticos gobernantes de estos países, no dan este dinero, lo prestan a cambio de favores. Pero estos préstamos, como en todos los países donde han intervenido, no los pagarán los gobernantes, sino el pueblo. Así es como se conquistan países sin derramar una gota de sangre real. El gran misterio de todo esto es

¿Como es posible que todavía les sigamos, obedezcamos sus leyes y utilicemos su dinero?
Al final, será verdad que el terrorismo lo causamos todos nosotros.